Conecta con nosotros

NBA

Zach LaVine, en el lugar adecuado en el momento oportuno

El escolta ultima su llegada para tomar las riendas de Chicago Bulls en lo que debe ser su gran año.

Zach LaVine

Guillermo Mayol (The Wing)

Los Chicago Bulls están cumpliendo absolutamente con todos los pronósticos que les situaban como uno de los peores equipos que nos disponíamos a ver en el transcurso de la temporada 2017-18. Con 15 partidos ya bajo la manga, los de Fred Hoiberg comparten el menor número de victorias de la liga junto a Atlanta Hawks y Dallas Mavericks, sumando «tres grandes triunfos», aunque la dinámica podría cambiar ligeramente con el cercano retorno de Zach LaVine.

El talentoso escolta que se lesionó de gravedad hace ya más de ocho meses, ha sido recientemente habilitado para iniciar los entrenamientos con contacto, por lo que sue regreso a las canchas parece estar más cercano que nunca. A pesar de que con su vuelta no se espera que los de Illinois tengan la suficiente capacidad como para revertir enteramente su actual panorama, sí que es cierto algunos aspectos del equipo cambiarán claramente.

 

¿De dónde llegarán los tiros del bueno de Zach LaVine?

La situación de LaVine en Chicago Bulls no tendrá absolutamente nada que ver con todo lo que ha estado viviendo estos tres últimos años como profesional. Después de una temporada 2016-17 en la que estaba firmando sus mejores registros a pesar de vivir en la sombra de Andrew Wiggins y Karl-Anthony Towns, el escolta cuenta finalmente con libertad para dar rienda suelta a toda su capacidad ofensiva.

Durante la pasada campaña en Minnesota, los mencionados Wiggins y Towns se combinaron para lanzar un total de 37 tiros en promedio por encuentro, jugándose el primero 19.1 de media mientras que el segundo contaba con 18. Zach LaVine, por su parte, y a pesar de figurar claramente como tercera espada del conjunto, quedaba un tanto al margen de ambos, con 15.1 lanzamientos por encuentro.

Para ver claramente el impacto que supone disputar minutos con ambos jugadores, tenemos a Jimmy Butler como gran ejemplo. Tras quince encuentros en Minnesota Timberwolves, Butler se encuentro promediando algo más de tres lanzamientos menos por encuentro que en su pasado año en Chicago Bulls, registrando la tercera marca más baja de su carrera.

Si bien es cierto que tanto Wiggins como Towns han reducido también su número de tiros por partido dada la presencia no solo de Bulter sino también de Jeff Teague, hemos de tener que en Chicago Bulls el joven Zach LaVine no va a encontrarse nada parecido como la competencia ofensiva que puede palparse a día de hoy en el equipo de Tom Thibodeau.

Con Justin Holiday actualmente como jugador con mayor número de intentos a canasta por contienda (14.6), y una efectividad verdaderamente atroz, parece realmente que a LaVine no va a costarle demasiado encontrar fuentes de las cuales extraer su tiro. Y Chicago Bulls debería intentar facilitarle el entrar en juego todo cuanto sea posible, algo que no cabe duda se verán obligados a hacer.

lauri markkanen

Guillermo Mayol (The Wing)

Hasta la fecha únicamente Lauri Markkanen, el brillante novato, ha demostrado suficiente cantidad de recursos como para ser capaz de anotar de distintas formas y colores. Sin embargo, todavía debe encontrar la consistencia que se adherirá a su juego con el paso del tiempo, por lo que a priori LaVine debería ver un notable incremento en su número de tiros, superando considerablemente los 15 lanzamientos que aprovechó durante el pasado año.

 

Un año para volar

Contando con que Zach LaVine vuelva a la acción en un buen estado de forma, algo que aparentemente así debería cumplirse pues, según informado, ha llegado a registrar ya algunas marcas atléticas superiores incluso a las que se vieron durante sus registros en su año de Draft, deberíamos esperar para él un año de grandes cifras y miradas atentas a su rendimiento.

Como hemos expresado anteriormente, Zach LaVine debió compartir cancha con jugadores muy dotados ofensivamente, unos jugadores que siempre contaron con un cartel de mayor relevancia que el que él mismo portó en su momento. Es precisamente por ello por lo que en todos los encuentros que dispute este año (lógicamente tras haber cogido algo de ritmo), deberíamos ver su faceta más anotadora hasta la fecha.

zach lavine

Guillermo Mayol (The Wing)

Posiblemente lo mejor acerca de tener que ver al escolta en un rol claramente dominador que nunca antes ha vestido, es que todo indicaría que es algo para que lo está preparado. Si bien es cierto que este año no podemos contar con que los de Illinois vayan a poder competir por algo más que la elección más alta del Draft, podrán deleitarse con lo que podría convertirse en un habitual recital ofensivo del jugador.

La pasada temporada, aun siendo la citada tercera espada, aumentó el número de sus tiros de campo de 11.7 a 15.1, y lo mismo ocurrió con los lanzamientos exteriores, pasando a promediar 6.6 por los anteriores 3.9. A pesar del notable incremento, LaVine fue capaz de calcar la efectividad del anterior año, con un 45% en tiros de campo y un 38% en triples, aunque aumentando su eFG% de 51% a 54% dado el superior valor números de los tiros exteriores.

De hecho, mediante NBA/Stats ha sido posible comprobar la efectividad de Zach LaVine a diferentes distancia y con diferentes tipos de lanzamientos, observándose en prácticamente todos los parámetros unas cifras muy positivas. Si repartimos el juego ofensivo del escolta en dos simples tipos de tiros, bandejas y tiros en suspensión, nos llevamos gratas sorpresas:

 

SHOT TYPE SUMMARY FGM FGA FG% 3PM 3PA 3P% EFG% BLKA FGM
%AST
FGM
%UAST
Jump Shot 196 503 39.0 119 308 38.6 50.8 9 64.8 35.2
Layup 91 165 55.2 1 1 100 55.5 28 46.2 53.8

 

Aunque a primera vista un 39% en tiros en suspensión intentados pueda no parecer un porcentaje demasiado atractivo, hemos de tener en cuenta que más de 300 de los 500 intentados fueron triples, y que en última instancia nos encontramos con un eFG% superior al 50%, demostrándose así que realmente cuenta con un juego considerablemente efectivo.

Por otra parte, sí que podría ser un tanto más preocupante que su porcentaje de acierto en tiros asistidos y tiros no asistidos (es decir, generados por sí mismo) cuente con unos resultados bastante dispares. Sin embargo, el hecho de que en las bandejas encontramos un equilibrio favorable incluso a los lanzamientos no asistidos, hacen creer que debería ser capaz de aumentar su producción y generar valor de la forma que le sea más efectiva.

En general, es más que obvio que la gran dificultad que se encontrará Zach LaVine pasará por adaptarse a ser el principal foco de atención, una forma de situarse en cancha que nunca antes había experimentado. Ello, en principio, debería generarle ciertas dificultades en alguna que otra ocasión, pero a largo plazo habría que apostar por su capacidad ofensiva.

 

Potencial renovación a final de temporada

Cuando llegue el término de la temporada para los Chicago Bulls, y tras no haber extendido su contrato previamente, deberán pensar bien en la renovación de Zach LaVine, una firma que, a día de hoy, parece prácticamente segura. Solo una gran catástrofe en el juego o estado físico del escolta provocarían que los de Illinois no igualaran cualquier oferta que pudiera llegarle en verano, algo que desde la directiva de la franquicia han declarado constantemente.

Además, no solo es cuestión de que LaVine vaya a encajar como la máxima referencia del conjunto desde el momento en el que se sitúe en las canchas, sino que la situación económica del equipo también clama por un jugador que sea capaz de apoderarse del sueldo de estrella. Sin todavía idea sobre cuál será el objetivo de Bulls en la agencia libre, el escolta cuenta con el papel de gasto obligatorio.

zach lavine

Guillermo Mayol (The Wing)

No olvidemos que esta temporada ya fue de imperiosa necesidad el acordar un contrato con Nikola Mirotic por una cifra bastante generosa, todo ello por la obligación de la directiva de sumar salarios en un conjunto que poco peso económico presenta, algo que pudo llegar a ponerles en posición de recibir una sanción por parte de la competición.

Así pues, en un principio, y como hemos indicado salvo inesperada catástrofe, Zach LaVine recibirá una tremenda paga a finales de año que, tranquilamente, podría llegar en forma de contrato máximo. Lógicamente, para ello esta temporada será determinante, pero el jugador parece tener bastante claro todo lo que debe hacer desde que conociera su traspaso a Chicago Bulls.

 


 

En general, es fácil ver la situación en la que Zach LaVine y Chicago Bulls parecen estar hechos el uno para el otro. En un primer año de reconstrucción y en un conjunto carente de clara referencia hasta que se dé su retorno, el encaje económico y deportivo de ambas partes parecía diseñado de antemano por un maestro artesanal.

Todavía queda mucho por ver, pues hasta que LaVine no ultime su vuelta, realmente no podemos hacer más que especular con su retorno y las consecuencias que ello puede acarrera. Sin embargo, es innegable que a día de hoy el posible nuevo jugador franquicia de los de Illinois se encuentra en el lugar adecuado en el momento oportuno.

 

Foto: Scott Daniel Cooper / starting5online.com

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This