Conecta con nosotros

NBA

Misión Imposible 7: Westbrook y Schroder

Sam Presti ha vuelto a hacer magia y ahora toca encajar las piezas. ¿Funcionará el nuevo experimento de OKC?

Dicen los críticos que «Misión Imposible: Fallout» es una de las mejores o incluso la mejor película de la saga. Recién estrenada la sexta entrega de la mítica línea protagonizada por Tom Cruise, ya se habla de una séptima parte en 2021.

Sin embargo, tendremos antes de tiempo esa entrega. Misión Imposible 7 estará disponible mucho antes de lo esperado, solo en unos meses. Gracias a Sam Presti y al rendimiento mostrado por Carmelo, el episodio protagonizado por Westbrook y Schroder llegará en octubre a los mejores cines, a sus casas.

 

Sam Presti, un mago especialista en sacar ases

Victor Oladipo, Taj Gibson, Paul George, Carmelo Anthony… y ahora Dennis Schroder. Sam Presti se las ingenia para conseguir talento cuando escasea, para sacar traspasos muy beneficiososo cuando nadie mira. El GM de Oklahoma parece tener siempre un as en la manga y ofrecer exactamente lo que busca un equipo necesitado de traspasos.

El caso Carmelo por Schroder es similar, aunque la inversión realizada por Melo termina en negativo. El as en esta cuestión es Dennis Schroder. Más allá de que encaje o funcione en el rol que le encomiende Billy Donovan, el alemán es un base que combina a la perfección experiencia, potencial y juventud.

Más talento conseguido por Presti en un momento en el que tenía menos valor de mercado del que atesoraba hace unos meses. Ni es el primer caso, ni será el último.

 

El rol de Dennis Schroder

Los Hawks le dieron permiso a Sam Presti y Billy Donovan, GM y entrenador de los Thunder, para hablar con el alemán antes del traspaso. Le comunicaron que le querían usar como sexto hombre y por lo visto el base recibió encantado la noticia, tanto que en su Instagram colgó rápidamente un montaje en el que aparece con una camiseta de Oklahoma y modificó su biografía para reflejar a su nuevo equipo.

Pero no todo es tan sencillo como estar contento con el rol que te dan. Y ese rol que te prometen en julio puede que sea más difícil seguirlo unos meses después, cuando la realidad llega y el baloncesto empieza a jugarse. El primer ejemplo de una buena planificación de fichajes mal conectados durante la temporada lo tiene, precisamente, en los Thunder de este último año.

Cuando hablamos de Westbrook y Schroder hablamos de dos jugadores muy similares en estilo. Dos de los mayores amasadores de balón de la liga cuyo tiro de tres es muy poco fiable. Esta última temporada, Westbrook y Schroder comparten cifras prácticamente calcadas desde el exterior, un 29% en triples con unos cuatro intentos por partido.

Si bien el ataque de Oklahoma es algo pobre, la defensa es de élite. Un quinteto del que sale Carmelo y en el que debería entrar Jerami Grant junto a Westbrook, Andre Roberson y Steven Adams, le da a Billy Donovan un cinco inicial potentísimo atrás. Pero ¿y cuándo entra Schroder? El alemán tiene el mismo defecto que Russell: acumular un gran número de desconexiones y una importante falta de esfuerzo defensivo. Como punto negativo, Schroder no tiene el físico que sí puede colocar Westbrook entre su defensor y el aro.

Visto todo esto, el rol que tendrá Dennis como sexto hombre es mucho más que un acierto, es todo un lujo. Disponer del ex de los Hawks como líder de una segunda unidad es, sobre el papel, escribir ya su nombre para los candidatos a Sexto Hombre del Año. Schroder contra bases suplentes significa generar ventajas una detrás de otra.

El problema llega con Westbrook y Schroder juntos. Dos puntos débiles en defensa y necesitados de balón, si uno tiene el naranja en sus manos el otro pasará desapercibido. Las defensas les flotarán (más todavía cuando jueguen off ball) y en estos Thunder, que fueron el 23º equipo en acierto en triples la pasada temporada, tenerles sobre la pista solo empeorará el espacio para un equipo que precisamente tiene un gran número de jugadores especialistas en atacar el aro.

 

La anarquía para Westbrook y Schroder

El estilo de estos Thunder es de sobra conocido y se ha radicalizado desde la marcha de Kevin Durant hace dos veranos. El caos reina en los ataques de Oklahoma por el hombre que los dirige, Russell Westbrook. Un estilo muy particular del que ya hemos hablado donde Dennis Schroder puede sentirse cómodo.

La carrera del alemán en la NBA comenzó en los Hawks, donde tenía el mismo papel que tendrá ahora, era el suplente de (un base All-Star) Jeff Teague. Aunque existe una diferencia importante: aquellos Hawks jugaban un baloncesto colectivo establecido en el que solo Schroder se salía de la marca. Era el rompecabezas de un sistema rígido, el verso libre de los mejores aprendices de los Spurs de 2014.

Precisamente ese estilo anárquico que siempre ha caracterizado su juego, más controlado en los últimos años (experiencia como titular y estrella de Alemania), puede volver a soltarse en Oklahoma. Westbrook y Schroder son dos de los bases más destructivos en cuanto a estilo de toda la NBA, tienen una enorme capacidad anotadora y si Dennis consigue recuperar el rendimiento desde el triple que tenía en los años buenos de Atlanta, pueden funcionar.

 


 

Una vez asumido el fracaso de Carmelo Anthony, el trabajo de Sam Presti ha vuelto a ser espectacular. Por esa línea es imposible echar algo en cara al ejecutivo, que entrega una primera ronda, consigue un talento (Schroder) a bajo precio y añade a Luwawu-Cabarrot, joven francés que está en fase de desarrollo.

La pregunta tiene que llegar en pista. ¿Funcionará el experimento Dennis Schroder? Como sexto hombre apenas hay dudas, ya ha cumplido con ese rol siendo peor jugador, pero lo importante es si podrá jugar al lado de Russell Westbrook y acumular minutos juntos. Porque sino el primer perdedor será él y tendrá muchos minutos en el banco.

El caos y la anarquía pueden venirle muy bien. Puede que dentro de ese loco estilo Westbrook y Schroder casen, desconcierten y ejecuten a un ritmo altísimo protegidos por tres defensores de élite. Pero también hemos visto que ese estilo tiene techo, que es prácticamente imposible vencer a unos Warriors o Rockets cuando tus niveles de eficiencia son tan bajos.

Y eso son precisamente Westbrook y Schroder. Una verdadera Misión Imposible.

 

Foto: Scott Daniel Cooper | starting5online.com (modificada por Nacho Losilla)

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This