Conecta con nosotros

NBA

Los Warriors están encantados de ser los villanos de la NBA

El equipo de San Francisco ha pasado de ser una franquicia querida a ser los «chicos malos de la liga»

Warriors

Los Golden State Warriors continúan siendo el equipo más odiado de la NBA. Keith Allison (CC)

El inicio de la temporada de los Golden State Warriors está dando mucho de que hablar. En un principio se podría pensar que los actuales campeones de la NBA están siendo protagonistas por su gran juego, pero no, no van por ahí los tiros. En tan solo cuatro partidos los de San Francisco ya han dado razones de sobra para seguir siendo un año más los grandes villanos de la liga. No nos engañemos, ellos están encantados.

El ojo del huracán lo encontramos en la segunda derrota de los de Steve Kerr. Los Memphis Grizzlies consiguieron desquiciar a los campeones y a falta de menos de un minuto, Curry lanzó el bucal en dirección al árbitro en señal de disconformidad. Lógicamente esto le costó una expulsión inmediata que hizo que se uniese a la fiesta el que faltaba, Kevin Durant.

El alero protestó esta decisión del árbitro y terminó siendo expulsado. Hasta aquí todo «normal». No es la primera vez que un jugador se va expulsado ni la primera vez que Steph lanza su bucal. Lo sorprendente llegó después. Mientras se iba a los vestuarios, KD comenzó a señalarse el dedo recordando a todo Memphis que él tenía un anillo. Sí, como cuando un niño coge su pelota y se va del parque porque los otros niños le han dicho algo que no le gusta.

Por si esto fuera poco, el dos veces MVP quiso echar más leña al fuego. Tras el partido, Curry dejó unas declaraciones dignas de analizar. «Me merecía ser expulsado, pero si hubiera querido dar al árbitro con el bucal lo hubiese hecho. Tengo muy buena puntería«. Lo típico que dice un jugador que acaba de ser derrotado y expulsado. Conclusión, multa más que merecida.

Pero el «show» de Warriors no había hecho nada más que empezar. Tras el partido de Memphis llegó el partido ante los Mavericks y claro, ¿no echáis de menos a alguien en toda esta historia? Efectivamente, Draymond Green no quiso ser menos que sus compañeros y dejó sus perlitas ante el equipo de Dallas.

En primer lugar dio una muestra de que es un genio del «Trash Talking«, algo que muchos ya sabemos. El «rookie», Dennis Smith Jr decidió que era una buena idea intentar hacer un «poster» al mejor defensor de la liga la pasada temporada. Como era de esperar, Green acabó impidiéndolo y se giró al novato diciéndole «Nunca vas a hacer un mate sobre mí«.

Como esto le parecía poco, Draymond decidió volver a dejarlo claro después del partido. «Esa mierda (el mate) nunca va a pasar. Esto no es la Summer League hermano, que pruebe suerte la próxima vez«. ¿Eso fue todo? Claro que no. Durante el partido, a falta de 5 minutos, Gian Clavell, rookie de los Mavs, saltó a la cancha y al ala-pívot de los Warriors solo se le vino a la mente preguntar en alto «¿Quién es ese?«.

Algunas de estas acciones son simples muestras de la chulería típica de los jugadores de la NBA. Pero también hay claras faltas de respeto, tanto a los novatos como a los árbitros. Dejando de lado esos dos casos, está claro que los jugadores de los Warriors tampoco están haciendo algo tan malo, de hecho muchos fans están encantados. Nuestro objetivo no es realizar una crítica, pero hay que reconocer que todo esto invita a una reflexión.

Hace no mucho, en 2012, 2013, los Warriors eran un equipo que caía bien a casi todo el mundo. Con un juego muy atractivo y un núcleo joven construido a base del «draft», se postulaban como el mítico conjunto que siempre apetece ver. Pero todo esto empezó a cambiar cuando ganaron el anillo al gran odiado hasta ese momento, Lebron James.

Además, al año siguiente se sumo al cóctel la pieza que faltaba. El abandono de Oklahoma por parte de Kevin Durant para poner rumbo en la agencia libre al equipo que le había eliminado en las finales de conferencia, los Golden State Warriors. Este hecho hizo que todos los focos comenzasen a apuntar de manera indiscriminada a San Francisco. Curry y compañía habían conseguido lo que nadie, Lebron James se presentaba como el héroe que podía acabar con esta panda de villanos. Ni si quiera «The King» ganando tres anillos había logrado que la gente le amase tanto.

170404 MIN at GSW-28

Los Warriors tenían una difícil papeleta. Eran el rival a batir tanto deportiva (eran el mejor equipo de la liga) como extradeportivamente, la gente les odiaba. Ellos tenía dos opciones, intentar cambiar esa etiqueta de chicos malos o aceptarla y vivir con ella. ¿No cabe duda de cuál eligieron no?

Desde el primer momento los de la Bahía decidieron que iban a ser los matones de la liga. El rey de los micrófonos de San Francisco, Draymond Green, declaró al principio de la temporada pasada, «Nos van a abuchear en cualquier ciudad. Lo más divertido es ser abucheado en un pabellón y tener la posibilidad de callarles la boca. No nos importa ser los villanos, que sigan abucheando porque no vamos a tardar en cerrarles la boca. Nos vamos a reír mucho cuando esto pase«. Más claro, agua.

Pero claro, a Draymond Green le encanta dejar las cosas muy muy claras. ¿Qué mejor forma de demostrar que estás encantado con todo el «hate» de la liga, que subiendo una foto a Instagram con unos globos en los que pone «Super Villains«? Pues eso, por si alguno tenía dudas, Green y compañía aceptaron este rol encantados.

Gang Gang Gang @javalemcgee @stephencurry30 @klaythompson @andre @andersonvarejao18 @pmccaw0 #KD @zazapachulia

A post shared by Draymond Green (@money23green) on

Si hace unos años nos dicen que los Warriors y Kevin Durant iban a ser el foco de críticas de la gran mayoría de la liga y que en cambio Lebron James iba a ser uno de los jugadores más amados, nos hubiéramos reído mucho.

Puede que muchos aficionados no les haga ningún tipo de gracia este papel que están llevando los Warriors y que los consideren como unos Bad Boys versión niñatos. Pero la verdad es que los fans del equipo están encantados con esta actitud de sus jugadores. Tras muchos años en el foso más profundo, este éxito les está sabiendo a gloria y se están encargando de demostrárselo a todo el mundo.


Al que no le guste todo esto, le aconsejamos que se vaya acostumbrando. Los Warriors pueden formar una dinastía y como aficionados vamos a tener que disfrutar de lo bueno (que es mucho) y aguantar lo que igual no es tan bueno. De todas formas, para canalizar la ira, no creo que falte mucho tiempo para que una empresa acabe fabricando dianas con la cara de algunos jugadores. Igual así algunos empiezan a dormir tranquilos.

Foto Kevin Durant: Scott Daniel Cooper / starting5online.com

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This