Conecta con nosotros

NBA

Vlade Divac, por un nuevo futuro en Sacramento

Divac seguirá hasta 2020 como GM de los Knigs. Y es que su último verano ha hecho olvidar cualquier mal anterior.

La primera vez que Vlade Divac aterrizó en la ciudad de Sacramento para ser parte de la franquicia de los Kings fue como jugador. La franquicia por aquel entonces corría en una dinámica perdedora, pero con la firma de Divac, sumadas a la de Jason Williams y Chriss Webber, la dinámica había cambiado. Fue en la temporada 2001-2002 donde Vlade Divac se convirtió en un jugador de talla All Star, cuando esos Kings alcanzaron su cumbre. La final de la conferencia oeste. Pero fueron batidos ante los Lakers de Shaquille O’neal y un Kobe Bryant  que ansiaba su primer anillo.

El primer trabajo para el Yugoslavo ya estaba hecho. La franquicia de Sacramento por fin tenía un nombre en la NBA. Pero Vlade Divac aún no estaba contento. Y es que desde 1951, cinco años después de la primera campaña de la NBA, los Kings no se habían hecho (ni se han hecho) con ningún título. Lo volvió a intentar dos temporadas más con Sacramento, pero esta vez, en ninguna de las dos ocasiones logró pasar de las semifinales de conferencia. Tras estos dos últimos intentos, se marchó a una segunda etapa en los Lakers en busca de la gloria. Pero tras dejar Sacramento, su decadencia a causa de problemas en la espalda empezó. Llegando a provocar su retirada en el 2005.

 

Vuelta a casa, esta vez como General Manager

Ya sea por haber estado tan cerca de conseguir el anillo con Sacramento o porque allí vivió sus mejores años, en el 2015 Vlade Divac aceptó el cargo como “General Manager” de los Sacramento Kings. Por aquel entonces, los Kings estaban ya en la zona baja de la NBA. De tal manera que en la temporada 2014-2015, acabaron con un récord de 29-53 y acabaron en la posición número 25 de la Liga.

Kevin Cortopassi (CC)

Al igual que había hecho como jugador, a Vlade Divac le encargaban volver a situar la franquicia de Sacramento en lo alto de la NBA. Y siendo aspirantes al anillo, no como el hazmerreír de toda la NBA.

 

Un inicio duro con libertad limitada

Los primeros movimientos de Vlade Divac, al no tener los Sacramento Kings ni grandes jugadores con valor (DeMarcus Cousins aparte) para realizar traspasos ni ser un atractivo en la agencia libre, fueron más bien centrados en el “draft”. Donde pudimos empezar a observar un factor importante en la reconstrucción que planeaba el ahora General Manager. DeMarcus Cousins no contaba a largo plazo. Las elecciones de Willy Cauley-Stein o  el traspaso del recién seleccionado Maquesse Chriss en el siguiente draft por Georgios Papagiannis, Skal Labassiere y Bogdan Bogdanovic, todos interiores excepto el recién subcampeón de Europa con Serbia, nos lo iban indicando cada vez con más fuerza.

Pero había un solo problema. Y es que el presidente de la franquicia, Vivek Ranadivé no estaba de acuerdo. DeMarcus Cousins era considerada una estrella de la liga, e incluso el mejor para algunos el mejor center de esta. Por lo que el nuevo proyecto debía ser construido alrededor de él.

Con eso en mente, el Yugoslavo lo intentó. Consiguió traer el mejor base posible para Cousins, a un Rajon Rondo que necesitaba recuperar galones en la NBA. Además, lo rodeó de tiradores como Marco Bellineli, Omri Casspi o Seth Curry. Aún así, tan solo se consiguieron cuatro victorias más que la pasada campaña.

Esta vez el señalado fue el “Head Coach”, George Karl. De quién se decía que no podía controlar el vestuario ni la cabeza de DeMarcus.

Y llegó la temporada del traspaso

Como ya hemos comentado, con el traspaso de Marquesse Chriss en el draft 2016, el traspaso de DeMarcus Cousins se presentaba como algo inminente por la cabeza de Vlade Divac. Pero el presidente de la franquicia aún no estaba de acuerdo. Y la espera se hizo larga, incluso eterna. Fue en la noche del “All Star”, mientras Cousins jugaba el “All Star Game”, que se produjo el intercambio. Pero la espera había sido demasiada larga. Llegando a pasar factura. Ya que tal y como afirmó el mismo Divac, en el pasado habían recibido ofertas mejores.

Así que finalmente intercambiaron a DeMarcus Cousins y a Omri Casspi con los New Orleans Pelicans a cambio de Buddy Hield, Tyreke Evans, Langston Galloway una primera ronda de este Draft y una segunda ronda de este mismo Draft.

El traspaso en el momento se criticó. Se criticó porque como se ha comentado, podrían haber recibido más. Se criticó porque DeMarcus Cousins lo estaba dando todo por la ciudad y el equipo de Sacramento. Se criticó porque con David Joerger como nuevo Head Coach parecía que la loca cabeza del center estaba más controlada. Pero lo cierto es que mirando de cara al futuro, puede que hasta los Kings salgan ganando. En un escenario como el de Sacramento, Buddy Hield tiene más soltura para ser el anotador puro que nos deleitó a todos en su etapa universitaria. Además, esa primera ronda en la noche del Draft 2017 fue traspasada a los Portland Trail Blazers en lo que sería el principio de un gran verano en Sacramento.

 

Vlade Divac, uno de los ganadores del verano 2017

Como hemos dicho, el primer movimiento de este verano fue el traspaso en la noche del Draft. Por la primera ronda de los Pelicans, el General Manager consiguió un traspaso con los Trail Blazers en los que se traía dos primeras rondas que se convertirían en Harry Giles y Justin Jackson. A eso se le debe sumar la adquisición del base DeAron Fox con su pick.

A este grupo de jóvenes, más el ya comentado con Labassiere, Papagiannis y Cauley-Stein o el firmado Malachi Richardon, se le deben sumar las firmas de Bogdan Bogdanovic y Frank Mason, con los que David Joerger va a contar con un joven grupo con mucho potencial por delante para trabajar.

Pero un equipo en reconstrucción no puede estar formado solo de jóvenes jugadores con ganas de comerse el mundo. También son necesarios otros que ya lleven sus años en la liga, hayan curtido su talento y tengan tanta experiencia como el mismo diablo. Y eso bien lo sabe Vlade Divac. Es por eso que ya con el joven bloque formado, trajo a dos veteranos muy respetados en la liga, como son Vince Carter y Zach Randolph. Además, hay que sumarle la firma de George Hill por tan solo ocho millones de dólares.

 

La renovación, merecida

Si bien es cierto que su inicio fue decepcionador, desde el traspaso de DeMarcus Cousins, el principal objetivo de Vlade Divac para iniciar su reconstrucción, la ilusión ha vuelto a Sacramento. Y ahora lo más necesario en Sacramento es estabilidad. Es por eso que se ha decidido renovar el contrato del GM, hasta el 2020. Y haciendo balance de todo lo sucedido y de como cogió el equipo en el 2015, sin rumbo alguno, podemos decir que Vlade Divac ha iniciado el cambio hacia una era mejor en Sacramento.

Ahora los Kings deben demostrar que el papel realizado en los despachos no ha sido en vano y traducir todo el trabajo en la pista. Pero Divac ya ha empezado a hacer que los Kings no salgan solo para bromear de su franquicia y apuntan a volver a estar arriba en el futuro.

Y quien sabe. Quizás esta vez si que Vlade Divac consigue que sus Kings ganen el anillo, aunque sea desde los despachos.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This