Conecta con nosotros

NBA

Vince Carter: Vinsanity, Vince y la última visita a Toronto

El primer gran héroe de los Raptors vuelve a casa en una noche que huele a despedida… ¿hora de perdonar?

Vince Carter con los Kings

Vince Carter con los Kings | Scott Ripley (The Wing)

El día 20 de Mayo de 2001, a escasas 12 horas de jugar el partido más importante de la historia de la franquicia canadiense, Vince Carter se encontraba en Chapel Hill, North Carolina. Mientras el resto del equipo hacía la sesión de tiro en el First Union Center de Philadelphia, Air Canada cumplía la promesa que le había hecho a su madre mucho tiempo atrás, al dejar la universidad: “volveré para graduarme”.

A las 9:00 atendía a la prensa, con cara de cansado, media hora antes de recibir el diploma en African-American studies. Antes de las once ya volaba rumbo a Pennsylvania y para mediodía, atendía a la prensa en Philadelphia. Sin alegría, sin luz en los ojos. ¿Cómo respondes a los que han criticado que en el día más importante de la historia de la franquicia hayas decidido ir a Carolina? “No voy a responder, no voy a hacer ningún comentario. No me importa”.

La serie fue de leyenda. Iverson se fue hasta los 54 en el segundo partido, Vince hizo 50 en el tercero y otra vez AI 54 en el quinto. Allen se fue hasta los 33.7 de media por partido y Vince llegó al séptimo promediando 32.2. Ninguno superó los 21 aquella noche, ni el 33% en tiros de campo. Victorias visitantes, auténticas palizas y partidos, como el primero y el último, decididos por una posesión.

Pero Vince Carter falló the shot. No el de Jordan, claro. Pero sí el tiro más importante de los Raptors en la corta existencia de la franquicia. Con 88-87 para Philly y algo más de dos segundos, Vince tuvo balón para meter a los Raps en las finales de Conferencia. El tiro no entró. Y desde entonces, la relación entre la franquicia, la ciudad y el futuro hall of famer nunca más fueron la misma.

Una salida por la puerta de atrás

Carter no era Carter en Canadá. Era Vinsanity, era Air Canada, era espectáculo, swag, era toda una celebridad. “Me vieron convertirme en eso, en Vinsanity” explica Vince en el documental The Carter Effect. “He made the city cool” dice Drake en el mismo documental, publicado en Septiembre de 2017. Inspiró a una generación entera siendo un héroe que nunca pidió.

Entre 1999 y 2001 Carter fue la leyenda. Era half-man, half-amazing y la cara visible de una franquicia que representaba a una ciudad y un país entero. Se fue Tracy McGrady rumbo a Florida, la Florida natal de Carter además, y le quedó en la espalda el peso de un país. Pero incluso con una mochila así, podía hacer cosas como el mejor mate de la historia de un partido, por encima de Frederic Weis. Era demasiadas cosas para un solo jugador, uno de carne y hueso. 

Para 2002, el mayor enemigo en la carrera de Carter hace su primera aparición: las lesiones de rodilla. Jugo 42 partidos y una operación le dejó fuera el resto de la temporada desde mediados de Marzo: en playoffs, sin Carter, consiguieron ganar dos partidos pero los Pistons alejaron a los Raptors en primera ronda. Sin aspiraciones de mejora, los Raptors cayeron al foso de la mediocridad y de ahí, al final de la tabla: entre 2002/03 y 2003/04, ganaron 61 partidos (37.1%), viendo los playoffs de lejos.

En Septiembre de 2004, a un mes y medio de empezar la temporada, el Toronto Star publicaba la noticia que los aficionados de los Raptors llevaban meses imaginando: Vince Carter ha pedido el traspaso. “En una reunión con el GM Rob Babcock y el nuevo entrenador Sam Mitchell, Vince Carter ha asegurado que es momento de ‘mirar por su propio bien’”Vince todavía aportaba mucho, era el mejor jugador de la plantilla y sus números seguían siendo, aunque peores, excelentes. Pero la sensación era que el Air Canada ya no era su pabellón, que los Raptors ya no eran su hogar y que el futuro, separados, tenía un mejor color.

La relación se rompe del todo después de su polémica rueda de prensa: «I don’t want to dunk anymore». Un punto de quiebre, un momento que cambió la personalidad del all-star. 

Vince Carter Sydney Olympics 2000 USA Team

Nike España

Vinsanity desaparece, llega Vince

En Diciembre, y tras un inicio de 8-17 –en la línea con las dos últimas temporadas– por fin pasa. Tras rumores de una pelea con Sam Mitchell, de lesiones de espalda que le alejaban de las pistas e incluso de haber amenazado con plantarse y no jugar, Carter era traspasado. La era de Vince en Toronto llegaba a su final y a cambio, los Raptors recibían a Mourning [0 partidos con los Raps], Eric Williams [4.7 puntos ese año] y Aaron Williams [1.6]. Ambos duraron hasta 2006.

Además, junto a los tres fiascos en forma de jugador, llegaron dos primeras rondas: la primera, un pick 16 fue a parar a Joey Graham. La segunda se gastó en traer de vuelta a Antonio Davis de New York: a cambio se envió también a Jalen Rose y dinero. Los restos del trade, a través de rondas, movimientos y traspasos, acaban en Luke Ridnour en 2015: fue cortado a los 10 días.

Y mientras Toronto naufragaba, Vince Carter emergía. Pero la ciudad canadiense no pudo nunca olvidar a su primer gran héroe; en 2005 volvía por primera vez y el recibimiento no fue el mejor posible: abucheos, silbidos y la grada en contra. Uno de los partidos de regular season más calientes que se recuerda en Toronto. 

Aquella noche anotó 39 puntos, 17 en el tercer cuarto, para remontar y ganar en Canadá. Aquel año pasó de meter 18.8 con los Raps a 27.5 después del traspaso. Y sí, por supuesto que volvió a machacar. No solo eso: en 2006 anotó un buzzer-beater en el Air Canada para ganar y un par de años después… repitió con un alley-oop después de haber enviado el partido a la prórroga sobre la bocina. Toronto le sentaba bien, la verdad. 


No fue hasta 2014 que Toronto no le perdonó públicamente. Un vídeo tributo de la franquicia, la ovación de una franquicia que veía, por fin en Lowry y DeRozan el futuro y un Carter lejos de su mejor nivel… un popurrí de coincidencias que hicieron que las emociones florecieran. Las lágrimas de Vince Carter reflejaban que lejos de ser aquel héroe que Canadá quiso crear, era solo él, Vince. 

Y hoy vuelve, por última vez, al lugar que le vio nacer, crecer, explotar y forjar la leyenda. Porque por mucho que Carter prefiera la versión Vince, la historia recordará por siempre a Vinsanity, conocido también como half-man, half-amazing o simplemente Air Canada. 

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This