Conecta con nosotros

Mercado

¿Hay vida en los Charlotte Hornets después de Kemba Walker?

Los Hornets se encuentran ante el problema. El final del contrato de Kemba Walker se acerca y deben afrontar la situación.

Keith Allison (CC)

Desde la llegada de Michael Jordan en el año 2009, los Hornets han tenido que vivir distintas etapas. Se han cambiado de ubicación, de colores y de nombre. Lejos queda ya esa temporada de siete victorias, la cual fue el peor balance de toda la historia de la NBA. Sin embargo, los de Charlotte tenían motivos para soñar. La llegada de Kemba Walker significó la incorporación de un jugador diferente y que tenía madera para ser All-Star. El futuro ya no pintaba tan sumamente feo.

En el draft de 2012 de la NBA, los Bobcats seleccionaron a Michael Kidd-Gilchrist en el segundo puesto de Draft. Después de un sorprendente (7-5) de inicio, el equipo se sumió en una racha de 18 derrotas consecutivas. Tras esa tremenda caída los Bobcats no pudieron recuperarse, terminando la temporada 21-61. El 23 de abril de 2013 Mike Dunlap fue despedido por la dirección de los Bobcats. Dunlap sería reemplazado por Steve Clifford.

Las piezas iban encajando poco a poco y la llegada de Al Jefferson hizo que el equipo se colase en los Playoffs de la temporada 2013-14. La mala suerte fue que en primera ronda se vieron las caras con los Miami Heat de LeBron James y estos no tuvieron piedad. Tras una campaña de sequía y con Lance Stephenson en el equipo, los Hornets vuelven a Playoffs en 2016, pero se vuelven a topar con los Heat. Un veterano Wade se deshizo de los Hornets en la que es, hasta ahora, su última participación en Playoffs.

Los Hornets tienen un problema. La franquicia de Charlotte está viendo como poco a poco su proyecto se está atascando y tienen que decidir qué quieren hacer en el futuro. El principal culpable de que los Hornets tengan que decidir qué hacer con su futuro más próximo es precisamente su mejor jugador: Kemba Walker.

 

El contrato de Kemba Walker se acaba

Kemba no es un jugador cualquiera. El base de los Charlotte Hornets ya sabe lo que es ser All-Star y ha demostrado que es una estrella más en la liga. Su explosividad, capacidad para entrar a canasta, sus crossovers… le han convertido en uno de los  mejores bases de la Conferencia Este. El #15 de los Hornets está promediando 21.2 puntos por partido, 3.6 rebotes y 5.9 asistencias. Unos números de auténtica estrella que le están ayudando a competir por estar en el All-Star. Sin lugar a duda, Kemba Walker, se ha convertido en el jugador franquicia de los Hornets y de su continuidad depende su actual proyecto.

Guillermo Mayol (The Wing)

Las dudas en cuanto a la continuidad de Kemba vienen debido a que su contrato termina dentro de dos temporadas. Esta situación ante el estancamiento que vive en este momento la franquicia hace peligrar que el base considere renovar con su actual equipo. Ante esto los Hornets tienen varias opciones y deben intentar actuar como consideren necesario. La primera opción puede ser esperar a que el contrato de Walker finalice y que en 2019 se convierta en ‘FA’. Al convertirse en Agente Libre puede intentar volver a llegar a un acuerdo con los Hornets y seguir siendo el jugador franquicia del equipo. Sin embargo, también cabe la posibilidad que encuentre un proyecto más atractivo y los de Charlotte se vayan con las manos vacías.

Es ese el momento en el que entra la opción dos. Una que invita a intentar traspasar al jugador en el mercado y por lo menos asegurarse algún jugador de futuro con el que construir. Con dos campañas que le quedan de contrato no sería una locura pensar que se intentase traspasar al jugador en el caso que decidan que el proyecto no da más de sí. Otro inconveniente es que vistos los últimos comportamientos del mercado no sería de extrañar que el jugador saliese a la baja y que la necesidad les hiciese que su precio baje. Pero eso dependerá de si deciden comenzar la reconstrucción o no.

 

Dwight Howard, la segunda espada

Aunque no todas las noticias son negativas para los Charlotte Hornets. El equipo se ha encontrado con una inesperada resurrección de Howard. El pívot está volviendo a ilusionar y está realizando una buena temporada. Desde el año 2014 el bueno de Howard no promediaba más de 15 puntos por partido. Además el jugador ha reconocido que ha vuelto a tener ilusión por jugar al baloncesto y se le nota más eléctrico en la pista. Incluso, se le ha podido ver haciendo unos coast-to-coast que pocas veces ha hecho en su carrera.

Guillermo Mayol (The Wing)

La llegada de Howard es un ejemplo más de que la directiva de los Charlotte Hornets no tiene miedo a realizar traspasos y a ser agresivos en el mercado. En este momento a Howard le quedan dos años de contrato y terminaría a la vez que jugadores importantes del equipo como Kemba Walker o Jeremy Lamb. Así que es posible que puedan dar una oportunidad más a la pareja Walker-Howard, pero su balance de (11-21) y su duodécimo puesto en la Conferencia Este generan muchas dudas.

De esta situación se ha dado cuenta Michael Jordan y según cuenta Marvin Williams ha tomado cartas sobre el asunto. «No fue una conversación de tú a tú. Simplemente quería escuchar lo que pensábamos, dónde queremos estar. Él nos dijo lo que pensaba sobre ello y lo que quería que fuéramos en el futuro». «Fue constructivo, apreciado y necesario», comenta Williams. «Nos dijo: ‘Vosotros sois los jugadores y esto es lo que espero de vosotros’. Y fue beneficioso porque él entiende estas rachas y cuando estás bien o mal», añade. A todo esto hay que sumarle, la lesión en el codo que mantuvo fuera a Nicolas Batum o la enfermedad que mantiene fuera de su puesto de entrenador jefe a Steve Clifford.

Toda esta situación ha obligado al equipo a renovar por la alta a jugadores como Nicolas Batum o Kidd-Gilchrist. El francés, como hemos dicho anteriormente, ha tenido problemas físicos que no le han dejado coger ritmo desde el principio y Kidd-Gilchrist no ha demostrado ser eficiente más allá de la defensa. Un aspecto que no ha acabado de limar. Pero hay que contar con una directiva que no tiene miedo a los traspasos y que jugadores como Frank Kaminsky o Malik Monk tienen mucho recorrido en el equipo. Ahora es momento de decidir si es momento de dinamitar el proyecto y comenzar a reconstruir.

Guillermo Mayol (The Wing)

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This