Conecta con nosotros

Playoffs

El verdadero big-3 de Boston Celtics

Al Horford, Terry Rozier y Jayson Tatum se han convertido en la referencia de Boston Celtics en playoffs.

 

Alfred Horford es la referencia de Boston Celtics

Al Horford, alma y líder de Boston Celtics | Guillermo Mayol (The Wing)

En el equipo de Kyrie Irving, Gordon Hayward, Jaylen Brown o Marcus Smart, en la franquicia de Danny Ainge y el vestuario de Brad Stevens hay tres nombres que destacan por encima del resto. Terry Rozier, Jayson Tatum y Al Horford. Y solo Alfredo estaba previsto; el resto, han surgido por necesidades del guión.

Tres hombres que han llevado al máximo exponente la dicha next man up que tanto ha sonado en Boston el último año, el ubuntu de 2008 convertido en una premisa de emergencia. Cae uno, sale el siguiente. Cae otro, sale el siguiente. Así hasta 20 jugadores esta temporada, contando a Hayward.

 

Uno por cuarto y Joel Embiid

Entre los tres firmaron una tarjeta para entrar directos en la rivalidad. A repartir, 83 puntos, 18 rebotes, 12 asistencias, 29/46 en tiros (con 10/17 en triples y 15/16 en tiros libres). Career-high para Tatum, playoffs career-high de Rozier y exhibición de Horford que además le tocó bailar con Simmons.

Rozier dominó el primer cuarto, con 10 puntos. Rompió el partido con dos triples sin fallo y si no fuere por el rebote ofensivo, cuatro en cuatro minutos, Boston podría haberse escapado de inicio. Pero no, todavía no.

Tuvo que esperar a que Horford y Tatum llegaran. Antes del descanso, en el segundo cuarto, el dominicano anotó 10 puntos casi consecutivos y cogía el relevo Tatum. Cada vez que Belinelli o Redick se plantaban delante del rookie, Jayson miraba fijamente al aro como quien no ve nada más allá de su objetivo.

Smart heredaba el tercer periodo: dos triples y el 2+1 ante un Embiid que se peleaba solo contra la defensa de Boston. Baynes no podía con él, Horford veía como le cosía a distancia y Ojeleye no era ni una opción viable. Cinco puntos seguidos de Redick en 30 segundos evitaban el +20 al final del tercer cuarto. O lo aplazaban.

Volvía a aparecer Terry en el último periodo, con tres triples más [para un total de siete] y flanqueado por sus compañeros de big-3: 26 puntos entre los tres y solo dos tiros fallados en. Jugándose un game-one de semifinales, solo dos tiros fallados. Y por mencionarlo una vez más: sin los tres jugadores que más puntos generan del equipo.

 

La magia del 1-0

Llegó Rozier al pabellón con la camiseta oficial de Drew Bledsoe. «He’s my guy. I have never talk to him, but he knows my name and I know his». Y Eric viéndolo desde casa. Con Smart titular y fallando sus primeros cinco tiros y Jaylen baja de último minuto. Duda hasta la bocina. Smart dio intensidad, aunque recibió de lo mismo. En las zonas nobles, por cierto.

Tuvo para todos Marcus. Se peleó con Simmons a punto de finalizar el partido y dejó la que puede ser la jugada más marcus-smart de la carrera de Marcus Smart, un 2+1 robando un rebote a Embiid. La rabia la debió aprender de su presidente de operaciones, Danny Ainge. Todo por un tapón de Horford a Simmons que cobraron como falta.

El TD Garden se cebó con el australiano, al que cada vez que fue a la línea le cantaron el «Not a rookie» que tanta polémica ha suscitado en las últimas semanas. Y por alusiones, Donovan Mitchell debía estar viendo el partido. Luego, con Tatum anotando su punto 27, las cámaras enfocaban a Markelle Fultz mientras el TD Garden insistía «He’s our rookie». Idílico, claro.

Es parte de la rivalidad, que ha vuelto.
El jueves más.

 

 

Comentarios

Más en Playoffs

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This