Conecta con nosotros

NBA

Utah Jazz se abona al triple como sistema ofensivo

Tienen los jugadores adecuados para hacerlo y se adapta al perfil moderno del resto de franquicias.

Utah Jazz ha empezado la nueva temporada con ganas de adaptar su ataque a la NBA moderna, aumentando el número de posesiones por partido y lanzando más triples que nunca, algo generalizado entre muchos equipos de la liga. Estos últimos años, han sido reconocidos por su buen hacer defensivo, de la mano de Quin Snyder, con ataques más pausados, sobrios y efectivos.

Aun así, los ataques lentos son más fáciles de frenar si la defensa rival está bien colocada, por lo que la franquicia de Salt Lake City ha decidido dar un salto en velocidad de juego y ejecución para intentar pelear por hacer grandes cosas en el salvaje Oeste.

 

Utah Jazz cambia de método ofensivo

El sistema está claro, buscar al hombre abierto para tirar más y mejores triples que en años anteriores. Cada vez vemos más esto en la liga, con esquemas ofensivos muy bien trabajados, mucho movimiento sin balón y jugadores con rangos de tiro cada vez más amplios, por lo que las defensas aún van a tardar en acostumbrarse a todos estos cambios.

En solo tres partidos de Utah Jazz podemos apreciar esta tendencia. Han pasado de tirar menos de 30 triples por encuentro a 35 en este inicio de temporada regular. Esto viene con el aumento de las posesiones, que son casi 6 más por partido que el año pasado. Por supuesto, hay menos tiros de dos y los puntos en la pintura se mantienen en los baremos de los últimos años, dejando claro que la media distancia empieza a sobrar en el estado mormón, al igual que en el resto de la liga.

Lo bueno de este equipo es que no tiran por tirar y, pese a haber perdido dos encuentros de los tres disputados, están en un 38% de acierto desde el perímetro, mejorando el porcentaje de otros años, por lo que la apuesta de momento no le está saliendo mal.

Los protagonistas, preparados para el cambio

Obviamente, si no cuentas con los jugadores adecuados para esta tarea, será muy difícil hacer válido este sistema, que se basa mucho en el acierto de tus tiradores. Si una o varias piezas del engranaje fallan un día, como pasó en Memphis, el equipo debe estar preparado para buscar otro plan de ataque alternativo y no encasquillarse.

Ricky Rubio es el base ideal para estos nuevos Utah Jazz. Es un jugador que sabe controlar el tempo de los partidos y un reconocido organizador. Es perfecto para subir el balón y tenerlo en las manos hasta que pueda dar la asistencia en jugadas “simples” de catch&shoot tras bloqueo indirecto. Además, lleva ya un tiempo demostrando que no le puedes flotar, ya que también ha tenido grandes noches desde el perímetro (este año, 36% con casi 4 lanzamientos por noche).

Además, un equipo que se mueva mucho con y sin balón necesita buenos bloqueadores para ejecutar bien este tipo de sistemas. Obviamente, el espacio que crea Rudy Gobert es muy útil en estas situaciones y es el segundo clasificado en screen assists de toda la liga. EL ala-pívot también suele ayudar en estos casos, para crear un sistema con dos bloqueadores, dos jugadores moviéndose off-ball y un ball handler, normalmente Ricky o Donovan Mitchell.

Donovan Mitchell, llamado a ser la estrella de estos Jazz, algo que se echaba en falta estos últimos años, no ha empezado bien del todo la temporada. Sabemos que es capaz de crearse su propio tiro y que es letal cuando tiene un buen día, pero le hemos visto pecar de exceso de individualismo. Curiosamente, su mejor porcentaje viene cuando da entre 3 y 6 botes y solo anota el 25% tirando justo después de recibir. Aun así, está tirando 10 triples por noche con acierto inferior al 30%, por lo que parecen necesarios un cambio de mentalidad y una mejor selección de tiro.

Joe Ingles está siendo una de las sorpresas de este inicio de año. Tras dos grandes primeros partidos, falló mucho en el tercero y el equipo lo notó. Su exhibición contra Warriors le pone como el mejor tirador del equipo, capaz de moverse muy bien sin balón para recibir o demostrando una mejora botando el balón y creándose su propio tiro. De momento, 50% de acierto con 8 intentos por noche, un baremo muy bueno.

En el banquillo, Jae Crowder ha comenzado bastante fuerte en este aspecto. La segunda unidad ha ganado poder ofensivo gracias a su porcentaje superior al 42%, bastante bueno con casi 5 intentos por partido y siendo desde el perímetro el 67% de sus lanzamientos. Además, Dante Exum, Alec Burks y Georges Niang también han demostrado poder aportar ese espaciado y una capacidad de tiro decente si están liberados, por lo que las posibilidades siempre están ahí.

 

Buenas sensaciones, resultados dispares

Como decimos, el comienzo de temporada no ha sido el ideal, pero no hay que desanimarse. Contra los Warriors consiguieron meter 81 puntos al descanso y batieron el récord de la franquicia, anotando 19 triples (46 intentos en total), en una vorágine ofensiva que derivó en tragedia cuando, tras una mala segunda parte, terminaron perdiendo sobre la bocina con un palmeo de Jonas Jerebko, miembro de la plantilla hasta este mismo verano.

Contra los Kings consiguieron su única victoria, anotando 123 puntos, algo raro de ver el año pasado (104 de media) con un 50% de acierto en el lanzamiento exterior. Contra los Grizzlies llegó el peor partido hasta el momento, además de un toque de atención para estos Utah Jazz y su nuevo sistema. Tras dos partidos anotando mucho y de manera más o menos eficiente, perdieron estrepitosamente en casa contra un equipo en teoría muy inferior. Sólo 8 triples en 32 intentos, con un balance muy negativo de los titulares, que sumaron 3/21 T3 y aún así no buscaban otra manera de anotar que les fuera mejor.

Ese puede ser un problema para estos Jazz. Viendo el ritmo anotador con el que ha empezado la liga y que su conocido y temido entramado defensivo puede verse comprometido con mayor facilidad, es importante asentar el nuevo sistema con presteza. Si un día no te entran los triples, es importante saber cuándo parar y buscar alternativas de anotación (Mitchell y Gobert en la pintura son muy efectivos), no obcecarse buscando el triple. Las oportunidades de tiro liberado ya llegarán, no hay que forzar las jugadas para que acaben en triple.

Se avecina una complicada gira por el Oeste para Utah Jazz. Rockets, Pelicans, Mavericks y Wolves pondrán a prueba a Joe Ingles, Donovan Mitchell y compañía, en una serie de partidos que puede marcar el devenir de esta nueva ofensiva. Eso sí, como funcione y los rivales no puedan frenarles, vamos a vivir un gran espectáculo.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This