Conecta con nosotros

Draft NBA

Los Portland Trail Blazers encuentran soluciones en el Draft

Las incorporaciones de Zach Collins y Caleb Swanigan buscan paliar los problemas en la pintura.

Zach Collins, nueva incorporación para los Trail Blazers – Foto: USA Today-Sports.

No era una noche más, y desde luego no se comportaron como si así lo fuera. El ansiado día del Draft 2017 por fin llegó a nuestras vidas, y allá por las tierras del estado Oregón, unos cuantos elegidos se pusieron el mono de trabajo para captar mucha atención. Los Portland Trail Blazers fueron uno de los agitadores de tan señalada velada de la mejor forma: firmaron un gran traspaso, y eligieron la mar de bien.

Mucho se especulaba antes de que Adam Silver saliera a la palestra y diera por comenzada la última edición del Draft acerca de los posibles movimientos desde las oficinas dirigidas por Neil Olshey. En el pasado curso, los Blazers fueron una de las franquicias que más dinero gastaron en salarios, pero su rendimiento en la cancha acabó siendo bastante mediocre con una clasificación a Playoffs por los pelos. Tocaba explorar opciones.

Portland afrontaba la noche con tres picks de primera ronda en su haber (15, 20 y 26) y acabó escogiendo “solo” a dos jugadores. Olshey tenía muy claras las necesidades de su equipo, y utilizó estos activos de la mejor forma para intentar cubrir las fisuras que ha sufrido el cuadro de Terry Stotts en los últimos tiempos. Estas grietas se han encontrado principalmente en la pintura, y por ello, las elecciones de Zach Collins y Caleb Swanigan parecen más que acertadas.

Mientras todo el mundo del baloncesto miraba a Chicago y Minnesota por el traspaso de Jimmy Butler, los Blazers ultimaban su plan de ataque en silencio frotándose las manos. Cogieron el listín telefónico, marcaron el número de los Sacramento Kings y trabajaron en un acuerdo beneficioso para ambos. Portland intercambió sus elecciones 15 y 20 por la 10 que poseían los californianos. Así, los de Oregón podrían echar mano al que muchos consideran como uno de los tapados de este Draft, mientras que los Kings seguirían sumando talento joven a una plantilla muy prometedora. Todos ganan. Todos contentos.

 

Encaje perfecto

Los problemas en la posición de ala-pívot han sido un quebradero de cabeza constante para Terry Stotts. Ninguno de los jugadores que han ocupado este lugar ha sido capaz de responder a las expectativas de su técnico para acompañar primero a Miles Plumee y más tarde a un inconmensurable Jusuf Nurkic. Ni Noah Vonleh, ni Meyers Leonard se han ganado una plaza fija, y parecía evidente que encontrar otras opciones era prácticamente prioritario para los Blazers. Con la elección de Collins se puede haber dado un paso de gigante hacia una regularidad muy añorada, pero como todo rookie, no podemos dar nada por sentado.

Evidentemente, el jugador de la Universidad de Gonzaga ha mostrado hechuras de un prospecto magnífico; llegando a la punta de su éxito en una Final Four que levantó mucho interés entre la NBA. Collins se ha nutrido de su gran habilidad anotando con movimientos en el poste en la NCAA, pero ni mucho menos se puede obviar su buena muñeca desde la media distancia. Podría verse muy beneficiado de la atención rival hacia Nurkic y de la inteligencia de su nuevo compañero para encontrarle en posiciones claras bajo el aro. Pero si en algo puede ayudar el de Gonzaga al pívot bosnio es en defensa y en rebote. Collins ha demostrado poder destacar en esta parcela gracias a su actitud e instinto, pero aún le queda mucho trabajo para mejorar sus excesivas faltas personales y sobretodo su fuerza.

Precisamente es en este último punto donde entra la elección número 26 de los Trail Blazers: Caleb Swanigan. El jugador de Purdue ha luchado por transformar en músculo toda su corpulencia y así hacerse un monstruo bajo los aros en la NCAA. También ha mejorado ostensiblemente su capacidad de tiro, atreviéndose incluso a lanzar de tres cuando las defensas se cierran para evitar su entrada a canasta. Los peros llegan en defensa. Su imponente fuerza no se ha convertido en un arma para detener a la ofensiva rival, y su falta de altura, velocidad y salto no le convierten en un protector de aro ni de lejos.

Ambas incorporaciones de los Trail Blazers pueden ocupar tanto los puestos de cuatro como de cinco. Presumiblemente, Collins hará las veces de ala-pívot con mayor asiduidad, mientras que Swanigan apunta a recambio en la posición de Center desde el banquillo. Veremos cómo les afecta a ambos jugadores el salto a la NBA, pero en un futuro próximo pueden convertirse en un recurso habitual para Terry Stotts (sobretodo Collins). Olshey puede haber tocado la tecla correcta en este Draft, pero seguro que todavía vamos a oír hablar mucho de los Blazers en lo que queda de verano.

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This