Conecta con nosotros

Draft NBA

Trae Young, cuando el físico no lo es todo

El jugador de Oklahoma despierta pasiones y dudas a partes iguales.

TW Update – 13/01/2018

Por si fueran pocos sus logros esta temporada en la NCAA, Trae Young regala una nueva exhibición de baloncesto: iguala su máximo en puntos con 43 y lo hace con victoria en la prórroga sobre TCU. Un 56% en tiros de campo, 11 rebotes y 7 asistencias.

La NBA es cada día una liga donde el físico cobra más importancia. Jugadores como Russell Westbrook, Giannis Antetokounmpo o Joel Embiid destacan por tener capacidades impropias en los estándares actuales dentro de sus respectivas posiciones. Parece que, desde hace unos años, va quedando atrás el perfil de jugador poco físico y muy inteligente que brilló de la mano de Steve Nash o Jason Williams (sin desmerecer a otros jugadores) en la primera década del siglo XXI. Esta temporada, por suerte, tenemos un exponente de gran renombre típico de esta corriente: Trae Young (Oklahoma).

El base de los Sooners es un jugador contrastado desde su etapa en HS, muestra de ello su participación en el McDonald’s All American del año 2017. Sin embargo sus características le habían convertido en un prospect poco llamativo para el Draft de la NBA y la posibilidad de pasar varios años en Oklahoma, parecía ser muy interesante.

Lo cierto es que todavía queda mucho tiempo para que nuestro protagonista tome una decisión al respecto pero de lo que no hay dudas es que está dominando la NCAA en este inicio de temporada. Dicho esto esto, procedamos a desgranar a este magnífico jugador.

Trae Young, una de las sorpresas de la temporada.

Trae Young, líder indiscutible en Oklahoma. Vía Soonersports.com

Un físico pobre

Trae Young es un base que cumple con la altura y peso mínimos exigidos, de forma no escrita, por la NBA. Con sus 6-2 pies (1.88m) y sus 180 libras (81kg) destaca negativamente en su capacidad atlética. Para algunos prospects las capacidades atléticas no son tan importantes si cumplen con los estándares de tamaño y peso, pero en el caso de Young sí puede condicionar su futuro.

En una NBA donde los bases son cada vez más físicos, no poder aguantar los contactos supone una lacra muy importante, sobre todo porque las situaciones de bloqueos, ya sean Pick and Roll Pick and Pop (las más utilizadas actualmente), suponen bastantes choques. Este problema se acrecienta todavía más cuando nos damos cuenta de la búsqueda hacia la eficiencia de la NBA actual: limitar la media distancia en favor del triple y las penetraciones o juego cerca de canasta. Así pues, encontramos en Trae Young un jugador con una carencia para defender este tipo de jugadas cerca del aro, pues no supone una resistencia demasiado grande.

 

Una cabeza privilegiada y un talento anotador de élite

Sin embargo, como hemos comentado en la introducción de este artículo, Young es un jugador que destaca por otras cosas, entre ellas su excelente inteligencia o, como suele denominarse en USA, el IQ. El base de Oklahoma sabe posicionarse sobre la pista en defensa, pero es en el apartado ofensivo donde, gracias a su capacidad de lectura y buen hacer en el pase, consigue marcar las diferencias.

En su primera temporada, y tras ocho partidos (prácticamente un cuarto del curso), se coloca como el tercer jugador con más asistencias por partido con 8.8, solo por detrás de Erick Neal (Boise State) y Emmett Naar (Saint Mary’s). Pese a ello, la influencia que está teniendo Trae Young en los Sooners es mayor que la de sus contrincantes, pues no solo es el tercero en asistencias, sino que, además, es el actual líder en anotación de toda la liga universitaria con la escalofriante cifra de 28.8 puntos (48 por ciento en tiros de campo y 37 en triples).

Si realizamos una comparativa, pese a cogerla extremadamente con pinzas, entre Lonzo Ball (ahora en Los Angeles Lakers) y Trae Young, nos damos cuenta de cómo está dominando el jugador de Oklahoma. Utilizaremos las estadísticas por 100 posesiones.

FG% 3P% PTS REB AST STL TOV OFRtg DEFRtg PER
Lonzo Ball 55% 41% 22.4 9.2 11.7 2.8 3.8 131.3 100.7 24.7
Trae Young 48% 37% 44.3 5.4 13.5 2.8 5.8 129.7 101.7 36.5

 

¿Qué pretendemos mostrar con esta comparativa? En ningún momento ponemos a Trae Young al nivel de Lonzo Ball como prospect, ni mucho menos, pero sí como jugador NCAA. Si bien es cierto que Lonzo era un jugador con un estilo más All Around, podemos ver que Young consigue consigue acercarse mucho a sus registros, incluso superarlo en algunos aspectos como las asistencias, la eficiencia (PER) o la anotación por cada 100 posesiones.

 

Liderazgo y asunción de retos

Como es normal, conforme avance la temporada y lleguen rivales más fuertes, el jugador de Oklahoma bajará sus números, pero ha demostrado que los retos no le asustan. Muestra de ello son sus actuaciones ante conjuntos como Oregon, USC o Arkansas, universidades que ofrecen bastante oposición a equipos como Oklahoma:

PTS FG% 3P% REB AST STL TOV
vs Arkansas 28 44% 44% 3 5 2 4
vs Oregon 43 50% 36% 4 7 2 4
vs USC 29 50% 36% 1 9 1 3

 

Como se puede apreciar en la anterior tabla, las actuaciones ante los grandes rivales a los que se han enfrentado los Oklahoma Sooners, no han sido sino fechas destacadas para Trae Young, siendo Oregon la que más repercusión tuvo en su stock (fue catapultado hacia la primera ronda gracias a ese partido).

 

Stock y futuro en la NBA

Actualmente Trae Young ha conseguido ascender hasta la primera ronda del Draft de la NBA en diferentes mocks. Nadie duda de su capacidad para mantener este reconocimiento que se le ha otorgado pero, si de verdad quiere tener un futuro en la mejor liga de baloncesto del planeta, es mucho lo que tiene que trabajar.

Cuando vemos jugar a Trae Young recordamos a bases que, pese a tener un gran talento, sus capacidades físicas lastraron su posición en el Draft. Podemos encontrar diferentes ejemplos como Tyus Jones (Minnesota Timberwolves) o Shabazz Napier, jugadores que, pese a tener una capacidad natural para anotar y/o dirigir, pese a poseer todo ese talento natural que hace falta en la NBA, no han tenido el papel que se presuponía en la NBA.

Es por esto que, durante los próximos meses, Trae Young deberá trabajar su cuerpo para conseguir una mayor fuerza y ganar peso. Esto no solo permitirá que aguante mejor los contactos en defensa, sino que facilitará su trabajo cerca del aro y las situaciones de bloqueos en las que se empareje con un interior tras el bloqueo.

Young tiene una tarea difícil por delante, pues los antecedentes no son buenos (roles minoritarios) para alguien de su nivel. Sin embargo, estamos hablando de un jugador freshman que, con todo el tiempo que tiene por delante, podría hacer grandes cosas en el futuro.

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This