Conecta con nosotros

NBA

Tobias Harris, viaje al centro de la Tierra

Los años de Harris en la NBA, donde ha pasado de ser un nombre a un hombre a base de kilómetros y fe

tobias harris

Tobias Harris vive otro traspaso en su carrera | Alejandro Gaitán (The Wing)

El coche es de alquiler. La música es deprimente. La ginebra no merece un halago. El último Whatsapp que entró en el teléfono de Kate data de hace dos horas, el cual fue un audio de dos minutos de su exnovia Rachel diciéndole que podía pasarse a por sus cosas cuando quisiera. «Joder, qué viaje de mierda me espera hasta Philadelphia«, masculla Kate mientras sus ojos sólo vislumbran millas y millas de carretera. La majestuosa Interestatal 40 separa Los Ángeles de su Philly natal, lo que se traduce en más de un día y medio de ruta al volante.

El ansia por recibir mejores noticias se diluye cuando sólo la sobresaltan diversas alertas de Bleacher Report y ESPN en la pantalla del móvil. Movimientos, fichajes y demás parafernalia del mercado NBA. Ella, fan de los 76ers desde que su padre la llevase a ver a Iverson en los playoffs de 2001, no espera que la franquicia dé otro paso adelante como hizo con la contratación de Butler hace casi tres meses. Tan sólo quería la confirmación de que Davis llegaba a los Lakers a cambio de todo hombre menor de 25 años, el alma de Jack Nicholson y la confirmación de una secuela de ‘The Wire’. Sin embargo, una leve vibración da paso al tono de llamada que Kate pusó a conciencia para identificar las llamadas entrantes de su padre.

Sin despegar mucho los ojos del volante, descuelga y activa el altavoz. Unas palabras de transición sin más miga dan paso al reporte informativo.

-Cielo, anímate, al menos Philadelphia se ha hecho con Tobias Harris. No todo iba a ser malo esta semana.

-¿Cómo? No me ha llegado nada.

-Acabo de leérselo a Woj en Twitter. Harris, Marjanovic y Mike Scott a cambio de Shamet, Chandler y Muscala más una primera ronda de 2020 y la primera ronda no protegida vía Miami de 2021. Ni tan mal, eh.

-Pues no, la verdad. Candidatos más que nunca del Este, salvo que nos crucemos con Boston en primera ronda y nos cruja. En fin, entro a un túnel. Te llamo cuando pare a comer. Un besito para ti y otro para mamá.

-A ver si se deja. Un beso, cariño.

Tobias Harris. Pues ésa es una operación con todo el sentido del mundo. El tipo había crecido mucho, era el líder de los Clippers y no había sido All-Star de milagro. Su pensamiento rápidamente cambió cuando se acordó que Harris haría el mismo viaje que estaba haciendo ella ahora mismo, sólo que en avión privado y sin chuparse dos días de coche. Jesus Christ. 

Así es, Harris ha sido el gran nombre del mercado. Mientras Lakers y Pelicans iniciaban una pseudo Guerra Fría que acabó en unas ridículas tablas, los 76ers, bajo el radar, hicieron el mejor movimiento posible para sus aspiraciones de anillo. Tobias Harris es el puñal que necesitaban para completar un quinteto de fábula y un roster candidato al Este y aspirante al trono si KD deja la Bahía.

Nació con el nombre de Tobias John Harris el 15 de julio de 1992 en Islip, Nueva York. Es hijo de Lisa y Torrel Harris y tiene cinco hermanos. Tres chicos: Tyler, T.J. y Terry; y dos chicas: Tori y Tesia. Estudió y jugó hasta 2008 en el instituto Half Hollow de Dix Hills, Nueva York, para más tarde irse en su año junior al instituto Long Island Lutheran Middle de Brooklyn. De vuelta a Half Hollow para su curso senior, tuvo el honor de ser seleccionado para el McDonald’s All-American de 2010.

Allí disputó apenas doce minutos, suficientes para lograr unos notables 13 puntos, 4 rebotes y dos asistencias. Compartió cancha con varios de los actuales jugadores NBA como son Kyrie Irving, Harrison Barnes, Cory Joseph, Tristan Thompson o Brandon Knight. Aquella actuación le valió una beca para estudiar en la Universidad de Tennessee, donde sólo jugó una temporada, la 2010/2011, antes de dar el salto a la NBA en el Draft de 2011. Disputó 34 partidos, 33 de ellos como titular, llegando a los 15,3 puntos, 7,3 rebotes y 1,3 asistencias por encuentro.

Te puede interesar

TW Podcast: Tobias Harris, a los 76ers y Reggie Bullock, a Lakers

No tuvo la mejor de las suertes en la noche del Draft, pues su nombre salió en el puesto 19, pero es verdad que por delante de él hubo nombres ilustres sobre el papel. Al margen de Kyrie Irving, Derrick Williams, Enes Kanter, Tristan Thompson, Jonas Valanciunas, Kemba Walker, Klay Thompson, Kawhi Leonard o Iman Shumpert fueron algunos de los novatos antes drafteados. Sus derechos fueron a Charlotte Bobcats, franquicia que lo movió la misma noche del Draft a Milwaukee Bucks, donde comenzó su aventura NBA.

Su temporada rookie no fue demasiado bien, pues sólo disputó 42 de los 82 partidos con un minutaje muy menor, pero no desfalleció para seguir luchando la campaña siguiente, la 12/13. Con una participación de tan sólo 28 partidos, los Bucks movieron a Harris a los Magic en su segunda temporada, donde acabó firmando buenos dígitos (17,3 puntos, 8,5 rebotes y 2,1 asistencias en los 27 partidos que disputó con la franquicia de Florida en aquella segunda mitad de curso).

En Orlando pasaría las dos siguientes temporadas completas, es decir, la 13/14 y la 14/15, donde cuajó grandes actuaciones, siendo titular casi indiscutible en la segunda de ellas (63 titularidades en 68 partidos así lo atestiguan). Tocaba dar el siguiente salto evolutivo en su carrera. De nuevo, tras disputar la primera mitad de la 15/16 con los Magic, fue traspasado a los Detroit Pistons, donde volvió a disparar sus registros ofensivos.

En Detroit no sólo le esperaba la estabilidad profesional, sino también la amistad. Al igual que Tobias Harris, Bojan Marjanovic también jugó la temporada 16/17 en Detroit procedente de los Spurs, donde sus minutos le habían valido un contrato muy apto para un jugador de sus características. De apariencia introvertida, el gigante serbio entabló una relación muy personal y saludable con Tobias, llegando a ser un foco de atención para los aficionados NBA, quienes reconocieron rápidamente en aquella amistad una extraña pero bonita casualidad.

Con Detroit viendo brillar a Tobias, fue reclutado por Doc Rivers y sus Clippers (otra vez) a mitad de la temporada 17/18. Esta vez, y atendiendo a la felicidad del jugador, Marjanovic también fue traspasado a Los Ángeles en calidad de defensor y amigo. Inmersos en una época de transición y reconstrucción a futuro tras la disolución del Big Three, los Clippers fueron un escaparate perfecto para que Harris mostrase y mejorase sus armas baloncestísticas: anotación y versatilidad defensiva.

Sin embargo, aquel jugador de presente y futuro necesitaba algo más que un Staples acomplejado para crecer y poder consolidarse en el universo NBA. Así pues, llegamos al momento cumbre de este viajero profesional. Con tres temporadas de traspaso a mitad de curso, la cuarta no se hizo esperar, pero trajo para el forward de Nueva York un premio muy suculento. La gerencia de los 76ers echó un doble órdago durante la temporada. El primero, hacerse con los servicios de un Jimmy Butler deseoso de salir de Minnesota. Con cuatro de las cinco piezas de su quinteto rozando el sobresaliente, faltaba un cuatro de nombre y calidad.

Elton Brand, taciturno y pensativo, barajaba opciones desde su despacho mientras el mundo NBA estaba pendiente del futuro de la ceja. Tobias encajaba en todo: salario, talento, personalidad y opciones de futuro. Eso sí, había que traerse también a Marjanovic para completar el pack y hacer más fácil la adaptación de Harris. Dicho y hecho, los 76ers pasaban a ser oficialmente temibles.

La carrera de Tobias Harris es el claro ejemplo de que no vale con tener talento para triunfar, también necesitas una franquicia con paciencia y estabilidad para lograrlo. A pesar de las millas que lleva a sus espaldas, el bueno de Harris se está haciendo un nombre a base de virtudes y bondad, sus dos marcas de agua personales. Un notable dentro de la pista, una matrícula de honor fuera del parqué. Quién sabe si, cuando caiga el imperio de los Warriors, Tobias no será el elemento fundamental que llevará el cuarto y deseado anillo a Philadelphia. The traveler from Islip.

Al fin, tras una travesía infinita, Kate llega al bloque de apartamentos donde hace no mucho compartía noches de pasión y bienestar mental con la siempre misteriosa Rachel. Apaga el motor, inspira y abandona el vehículo. Decidida, abre con su manojo de llaves el portal y, por educación, golpea la puerta del apartamento con los nudillos. Rachel aparece en su campo visual con un outfit de lo más casero: pantalón corto, sudadera de los 76ers y calcetines de lana.

-Bueno, no te molestaré mucho. Recojo las tres cajas que dejé y me marcho.

-Tranquila, tú nunca molestas. Además me pillas a punto de vestirme para ir al estadio a pillarme la camiseta de Marjanovic. 

-¿No te coges de la Harris? Qué rara eres, la virgen.

-Bueno, es que para que el talento pueda lucir, tiene que haber alguien que apoye siempre, hasta en los peores momentos.

-En lo nuestro, ¿quién fue Boban y quién Harris?

-Tú sabrás. Si quieres lo hablamos cuando vuelva tranquilamente.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This