Conecta con nosotros

NBA

Terrance Ferguson, el 3&D que necesita OKC Thunder

El escolta ha mejorado su tiro exterior y su defensa para ser importante en la rotación.

OKC Thunder se está postulando como uno de los candidatos a intentar pelear el trono de la Conferencia Oeste con los todopoderosos Golden State Warriors. Además de la impresionante temporada de Paul George y la inestimable ayuda de Westbrook y Adams, otros jugadores han dado un paso al frente para ayudar a la buena posición del equipo. Uno de ellos es Terrance Ferguson, el escolta de segundo año que parece cada vez más cómodo en la mejor liga del mundo.

La primera temporada de Ferguson en OKC Thunder no fue fácil. Vivir a la sombra de uno de los mejores defensores exteriores de perímetro como es Andre Roberson y jugar con una segunda unidad que no terminaba de funcionar en ambos lados de la cancha no le permitía mostrar sus cualidades. La lesión de Roberson cambió todo para él. La oportunidad de ser titular al final de la temporada 2017/2018 y todo lo que llevamos de este año, además de pasar de jugar 12 minutos por noche a casi 25, han hecho que T-Ferg empiece a mostrar su potencial.

Comenzó la temporada de manera dubitativa, recibiendo críticas y con muchos nervios, pero poco a poco ha ido ganando en importancia dentro del equipo. Ser la última opción en ataque (salvo que esté abierto en el perímetro) en un equipo con dos superestrellas que atraen tanta atención facilita su trabajo como tirador. Trabajar con Dre en los entrenamientos le está ayudando mucho a convertirse en un defensor individual más que decente, por lo que el perfil 3&D le permite encajar a la perfección en ese hueco de escolta titular. Roberson probablemente no vuelva esta temporada, por lo que el natural del estado de Oklahoma podrá seguir demostrando su mejora.

 

Un tirador necesario

No abundan los buenos tiradores en la franquicia. Paul George está demostrando una efectividad fuera de lo común este año, Jerami Grant y Dennis Schroder han mejorado bastante en este aspecto y Patterson, Burton y Nader aportan de vez en cuando su granito de arena. Pese a empezar la temporada como uno de los peores equipos en el lanzamiento exterior, OKC Thunder lleva una espectacular racha de acierto en 2019, superando el 41% de acierto en triples en los 20 partidos disputados este año (volumen medio de intentos, 32,3 por noche).

Terrance Ferguson es uno de los culpables de esta mejora. Roza el 39% de acierto más allá de la línea de 3 puntos con casi 4 intentos por partido. No es un volumen muy grande, pero está claro que se puede confiar en él para acabar una jugada. La cantidad de defensas que atraen Westbrook y Paul George (entre ambos le dan el 75% de las asistencias que recibe) con el balón en las manos permite que haya espacios suficientes para moverse sin balón y ejecutar desde el perímetro.

Su acierto desde las esquinas es superior al 40%, aunque también tiene la capacidad de botar hacia el aro y finalizar con potencia, por lo que su presencia en los laterales puede suponer una amenaza seria para todos los equipos. Cada vez llega a los dobles dígitos con mayor facilidad y, si consigue anotar cuatro o cinco triples, puede ser determinante a la hora de ayudar a las principales armas ofensivas del equipo, sobre todo con la inconsistencia de Westbrook en el tiro este año y la cada vez mayor atención defensiva hacia Paul George.

 

Terrance Ferguson, aprendiendo de Roberson

El apartado defensivo es otro en el que ha mejorado el joven escolta. Obviamente, está muy lejos de aportar lo mismo que Andre Roberson, el especialista defensivo exterior por excelencia, pero cada vez se acopla mejor a las dinámicas defensivas del equipo (cortar líneas de pase y cambiar asignaciones) y aprovecha su explosividad para salir en transición.

Si nos fijamos en la rotación habitual de OKC Thunder, con 8 o 9 hombres con una presencia importante en minutos, su Deffensive Rating (puntos encajados por el equipo con él en pista por cada 100 posesiones) es bastante normal. Además, no llega a defender nueve tiros por partido y los porcentajes de los rivales no se ven excesivamente afectados por su presencia.

Es joven y tiene mucho que aprender de un gran maestro y, aunque su presencia en el apartado defensivo no tenga un impacto enorme aún, cada vez le vemos más concienciado, pegándose a su defensor y, sobre todo, esforzándose en la defensa individual. Además, aunque los números no sean excelsos, han mejorado sensiblemente respecto a su temporada rookie, lo cual tiene el valor añadido de que este año juega contra quintetos titulares y no suplentes.

 

¿Qué le falta para ser importante?

Además de los tiros de larga distancia y una defensa cada vez mejor, Ferguson necesita madurar como jugador para aportar más al equipo, especialmente con el balón en las manos.

Obviamente, Westbrook, Paul George y Dennis Schroder son magníficos ball handlers y no hay necesidad de que Terrance Ferguson haga de playmaker en casi ningún momento, pero nunca está de más. El 78% de sus tiros son tras recibir, además de que el 70% son estando abierto. Esto hace que no sean muchas sus oportunidades, siendo el sexto que más tira del equipo (menos de seis intentos por partido), con bastante distancia respecto al Top 5 (los otros cuatro titulares y Schroder). En su defensa, hay que decir que, pese a que la muestra de tiros punteados sea pequeña, tiene porcentajes bastante decentes para lo que se podría pensar (superiores al 40% con el defensor encima).

La pizarra de OKC Thunder, con muchos aclarados y pick&roll con los interiores, no favorece que los exteriores puramente tiradores puedan tener ese papel de Klay Thompson, pasando bloqueos y haciéndose el hueco. La ausencia de un pívot como pueden ser Jokic o Marc, con visión, tampoco ayuda a que el movimiento ideal sea cortar. Las jugadas en estático casi nunca son acabadas por el escolta, que espera paciente en una esquina a que el equipo rival haga un 2 vs 1 o una ayuda indebida.

El movimiento sin balón es esencial para convertirse en un arma peligrosa a larga distancia, por lo que, además de respetar las decisiones de Donovan, debería empezar a buscar más el estar abierto, algo que hace bastante bien en transición. Parece fácil abrirse y esperar cuando un compañero All-Star tiene el balón tras el robo y toda la atención recae sobre él, pero hay que ser listo y encontrar el hueco y el timing perfecto para la ejecución.

Por último, a muchos aficionados nos gustaría una mayor presencia en el clutch por delante de Schroder. Teniendo dos amasadores como Westbrook y George en pista, la presencia del alemán no se antoja tan necesaria en finales apretados, sobre todo teniendo a Terrance Ferguson disponible, mejor tirador y mejor defensor individual. Probablemente la mayor experiencia de Dennis le da una gran ventaja, pero Billy Donovan confía mucho en el joven escolta, que puede convertirse en un elemento muy importante en Oklahoma City.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This