Conecta con nosotros

NBA

Hay que hablar de Steve Clifford

Los Magic cambian de una temporada a otra y solo con algunos retoques y, sobre todo, con un nuevo entrenador.

Hemos hablado mucho, o por lo menos más de lo que podíamos prever, de los Orlando Magic esta temporada; y no es para menos. La franquicia de Florida es una de las revelaciones de la temporada y, con el pase ya sellado para los Playoffs por primera vez desde 2012, es momento de repartir las responsabilidades (pero por primera vez, en términos positivos). Algunos jugadores están dando un nivel espectacular y jóvenes como Isaac han dado un paso adelante en sus carreras; pero el verdadero factor clave de este éxito no es otro que su entrenador, un Steve Clifford que ha cambiado la cara a este equipo. Y es que tuvo que regresar Clifford para que los Magic regresaran a la postemporada siendo, además, líderes de la división sureste.

Lo más sorprendente de la temporada de los Magic sería la regularidad (dentro de las aptitudes de la plantilla) con la que han afrontado esta campaña. Hace cinco meses que el conjunto de Orlando ya daba de hablar por sus resultados, aunque un servidor los dejó en cuarentena por la experiencia del año pasado.

Los Orlando Magic compiten, ¿revelación o espejismo?

Tuvieron problemas en diciembre y en enero, llegando a estar 20-31 y dando a pensar que, otra vez, caerían al pozo del Este. Pero esta vez no; volvieron a pisar el acelerador y hace un mes volvimos a destacar a los hombres de Steve Clifford, que nunca se desconectaron del grupo formado por ellos mismos más Pistons, Nets, Magic, Hornets y Wizards en la lucha por la sexta, séptima y octava plaza del Este.

Orlando Magic mira a los Playoffs y al futuro

¿Tenían los Orlando Magic una marcha más? Pues, de nuevo ante sorpresa de todos, la respuesta ha sido un claro sí. Los de Florida son uno de los equipos que mejor han cerrado la Temporada Regular: 18-8 desde el All-Star, racha de 8-2 en los últimos 10 encuentros y tres victorias consecutivas que han servido para cerrar su vuelta a los Playoffs, pudiendo disfrutar del último partido, aunque su rival, unos Charlotte Hornets que están apurando todas sus opciones de llegar a la octava posición, probablemente no les vayan a dar mucha tregua.

El resurgir de este equipo se explica por el cambio de identidad que les ha aportado Steve Clifford. Con poco dinero disponible, la plantilla era prácticamente la misma que no compitió por nada en la temporada 2017/18. Tras firmar a su entrenador y acertar con una renovación (obligada pero muy económica) de Aaron Gordon; los Magic firmaron jugadores de perfil muy bajo como Jerain Grant, Jarrell Martin, Isaiah Briscoe; eligieron con el pick5 del Draft a Mo Bamba y enviaron a Bismack Biyombo a los Hornets a cambio de un Mozgov que, evidentemente, ni ha jugado ni se esperaba. Por lo tanto, se ve a simplemente vista que la mejoría viene desde dentro de la franquicia, y eso es todo mérito de su entrenador y su cuerpo técnico.

La defensa, saber encajar a los hombres importantes y desarrollar a los jóvenes han sido las claves de unos Orlando Magic que harán sudar a cualquiera en primera ronda.

 

¡La defensa vuelve a Orlando!

Tras muchos años de juego insípido en todos los aspectos habidos y por haber; los Orlando Magic han conseguido, de la mano de Steve Clifford, tener una identidad; y esta identidad es protagonizada por la defensa. Tienen el octavo mejor defensive rating de toda la liga encajando 107.4 puntos cada 100 posesiones; pero es que esta cifra está siendo mejorada, siendo la mejor defensa en toda la NBA desde el 31 de enero.

Pese a tener a Nikola Vucevic como faro interior, la capacidad física de Gordon e Isaac, la incorporación de Michael Carter-Williams o las tablas de veteranos como DJ Augustin permiten tapar a los jugadores más débiles con una defensa asfixiante que, sin ninguna duda, gana partidos.

 

Los jugadores dan un paso adelante

A Nikola Vucevic no lo vamos a descubrir en la mejor temporada de su carrera profesional. El montenegrino, debutante en el All-Star es una máquina de anotar y de hacer dobles-dobles, jugando con gran acierto y llamando la atención de muchos equipos de cara a la próxima agencia libre.

El “5”, cuestión de estado en Sacramento

Pero el pívot no es el único que ha dado un paso adelante y ha encajado a la perfección las nuevas ideas que Steve Clifford ha llevado a Orlando.

Terrence Ross es un soplo de aire fresco desde el banquillo, casi 15 puntos en poco más de 26 minutos siendo el líder de la segunda unidad, jugando con libertad para explotar sus virtudes y más implicado que nunca atrás. Otro caramelito más que interesante para el próximo mercado.

En el campo de los jóvenes, Mo Bamba ha tenido una temporada de adaptación en la que se le ha podido ver destellos de su potencial e Iwundu, un jugador de menos cartel, se ha estabilizado con un rol de casi 20 puntos en los que aporta mucho equilibrio y defensa sin complicarse en ataque. Pero la gran noticia está siendo Jonathan Isaac; tras un año rookie flojo, con Clifford ha subido un peldaño como un gran defensor para acompañar a Gordon (líder del equipo en tapones con 1.3 siendo un power foward de 2.08 pero que pesa menos de 100 kilos) ayudándose de una envergadura única. Además, el que fuera pick 6 está mejorando en ataque: casi 9.6 puntos durante la temporada subiendo a los 12 con 36% de acierto desde el triple desde febrero.

Por último, y no por ello menos importante, los dos bases que son el pegamento del equipo. DJ Augustin es, probablemente, uno de los bases más infravalorados; pero es el típico jugador que no hace nada mal, reparte el juego con mucho criterio y asegura más de 11 puntos por noche sin necesidad de asumir mucho protagonismo. Luego, desde el banquillo, a los Orlando Magic les ha tocado la lotería con Michael Carter-Williams, el que fuera ROY está jugando mucho mejor desde que está en Florida, aportando un buen nivel defensivo y siendo el director de orquesta de la segunda unidad con un ratio de asistencias/pérdida de 4.2, un dato más que positivo.

 

¿Y el futuro… qué?

Markelle Fultz ha vuelto justo antes de PlayOffs

Alex Güell (The Wing)

Vamos a «amargar» un poco la alegría de los Orlando Magic y vamos a poner ya deberes a Steve Clifford para el verano. Y es que, si bien van a disfrutar con merecimiento de los Playoffs (seguramente solo de una primera ronda en la que pueden ser fácilmente barridos), el verano será clave.

Jugadores importantes como Vucevic, Ross, Iwundu y Michael Carter-Williams serán agentes libres y los Orlando Magic tendrán que luchar con muchos otros equipos para que no se marchen, aunque a su favor tienen el gran clima de Florida, los menos impuestos que se pagan en ese estado y que el equipo está ahora al alza con su pase a la postemporada.

Además, tienen la incógnita de Markelle Futlz, que llegó en el trade deadline desde Philadelphia y es una apuesta en firme y clara con miras al futuro que debe comenzar a jugar la próxima temporada, liberado de lesiones y con más confianza en sí mismo, dando carpetazo a sus problemas psicológicos.

Markelle Fultz a Orlando, proyecto con visión de futuro


Más allá de un verano donde correrán los billetes por Orlando, (apuesto por una super renovación para Vucevic) los Magic estén en el momento más dulce de su historia reciente. Siete años alejados de la postemporada son muchos y los aficionados cogerán con muchas ganas unos Playoffs que se han ganado con mérito y que tienen a Steve Clifford como su máximo exponente, haciendo muy evidente que el puesto de entrenador sí es clave en el éxito o fracaso de un proyecto, tengan a los jugadores que tengan.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This