Conecta con nosotros

NBA

Oklahoma City Thunder no se resiente sin su MVP Russell Westbrook

La franquicia mejora sus ‘stats’ a la espera de un Westbrook que debe contar más con su equipo.

Tras un terrible comienzo de temporada (0-4) donde Oklahoma City Thunder registró los peores porcentajes de tiro de toda la NBA, la franquicia se encontró con un revés de tal magnitud como es la lesión de un Russell Westbrook que dejaba a su equipo cojo en ataque tras los interminables problemas en defensa que causó -y causa- la baja de Andre Roberson. Malas noticias para un Billy Donovan que comenzó a sembrar dudas sobre su capacidad para el puesto y el objetivo de relanzar a una franquicia ganadora tras la marcha de Kevin Durant.

Andre Roberson, el “prototipo NBA” que extrañan los Thunder

Westbrook, tras perderse los dos primeros partidos de temporada regular, dejaba de nuevo a su equipo con un balance de 5-4, tras conseguir cinco victorias consecutivas y sufrir un esguince de tobillo frente a New Orleans Pelicans.

Un mazazo para su equipo, que veía cómo iban saliendo las cosas como querían, o al menos, iban ganando partidos. Los miedos aparecieron de nuevo tras el mal inicio de curso, tras los malos porcentajes y tras la sensación agridulce de pensar que ‘Russ’ y Paul George no serían suficiente para llevar a los Thunder a luchar con los grandes de la liga.

Russell Westbrook stats

Guillermo Mayol (The Wing)

Pero nada más lejos de la realidad. El papel de estrella nunca le irá grande a Paul George. El alero se ha echado el equipo a la espalda y está mostrando todo su arsenal sin el volumen de tiro que absorbe Westbrook en cancha. Es el eje central de la ofensiva del equipo, bien respaldado por el siempre presente Steven Adams y por la gran versión que estamos viendo de Dennis Scrhöder. El alemán se salió con 28 puntos en su primer partido sin su base titular, dejando claro que es y siempre será un jugón, un auténtico lujo este año para salir desde el banco.

Tras 6 partidos sin su estrella, los Thunder han callado la boca a muchos, con un balance de 5-1 y 9 victorias en los últimos 10 partidos. El efecto Westbrook parecía devastador, pero Billy Donovan ha demostrado que su plantilla es más profunda de lo esperado y sus jugadores importantes están más que preparados para afrontar este tipo de situaciones, constantes en una temporada tan larga.

 

Oklahoma City Thunder, al ritmo de Paul George

Si tuviéramos que elegir qué jugador es el más bonito de ver, independientemente de si sus ‘stats’ son mejores o peores, si nos centráramos en cómo un jugador hace del baloncesto un arte, uno de los candidatos seguros sería Paul George.

El californiano es capaz de ralentizar el juego a su antojo. Cambios de ritmo, un bote que parece peor de lo que realmente es, llevar el ‘timing’ de las jugadas a su velocidad, hacen de su estilo algo precioso de ver, como si el resto de jugadores se ralentizara cuando tiene la pelota y se acelerara cuando él quisiera. Es una estrella de la liga por sus números pero también porque hoy en día es un jugador único y difícilmente imitable.

Al margen de gustos y estilos, en estos últimos 6 partidos como líder indiscutible de su equipo, George ha respondido a la perfección tanto en la faceta anotadora como bajo los tableros: 26.1 puntos, 9.5 rebotes y 5 asistencias por encuentro. Números de candidato a MVP para el segundo espada de un equipo hablan muy bien de él y de las posibilidades de una plantilla que tras un inicio algo turbio ha sabido encontrarse en los peores momentos. Billy Donovan puede estar tranquilo. Y Russell Westbrook, también.

 

Schröder, a gran nivel: ¿Se adaptará a Westbrook?

En estos 6 encuentros sin su estrella (y rival en el puesto de base) el nivel mostrado por el ex de Atlanta Hawks es más que decente, promediando 18.5 puntos y 6 asistencias por noche. El alemán está siendo un titular de garantías mientras su estrella está de baja, siendo su mejor capacidad asociativa una de las claves de que los Thunder sigan consiguiendo victorias con una tendencia al juego colectivo, algo más ausente de lo normal cuando Westbrook está a los mandos. Obviamente, el sistema de Billy Donovan siempre se orientará a su estrella, pero sin él se ha demostrado que restarle anarquía al planteamiento de los partidos también puede generar victorias.

Si se conjugan para disputar grandes minutos juntos, la franquicia tiene mucho que ganar. Si solventan los posibles problemas de tiro exterior que causaría esta dupla, lo más probable es que todo sean buenas noticias para los Thunder esta temporada.

Gran nivel de Schroder en Oklahoma City Thunder

Keith Allison (CC)

 

Steven Adams explota su versión anotadora

El neozelandés es uno de los mejores socios de ‘Russ’ desde que llegara al equipo. Su capacidad para poner excelentes bloqueos, que liberan casi siempre a su compañero para un tiro o bien permiten una continuación suya con altas probabilidades de anotar o de ir a la línea de tiros libres, se ha mantenido intacta a pesar de la baja del ex de UCLA. Tanto Schröder como Paul George aprovechan casi en cada ataque las virtudes del pívot, que también ve incrementadas sus ‘stats’ hasta los 18.5 puntos por partido. Steven Adams ha arrimado el hombro y está adquiriendo una mayor importancia -si cabe- en las recientes victorias de su equipo.

Compartiendo cancha tanto con George como con el alemán, Oklahoma City Thunder supera en 13.5 puntos por cada 100 posesiones a sus rivales, demostrando que estos tres son la columna vertebral provisional y que ésta ha resultado suficiente para seguir en una racha positiva de victorias. Cuando coinciden los tres, la tónica es la misma: 12.8 puntos por cada 100 posesiones. Y todo esto sin atender a los reservas.

Oklahoma y sus responsabilidades compartidas

Con la posición de base titular que Schröder ha heredado en estos últimos partidos, la referencia de banquillo o de complemento perfecto se ha ido disipando paulatinamente sin causar daños colaterales en los objetivos de la franquicia. Y es que no ha habido un jugador que haya tomado esa responsabilidad sino que ha sido un trabajo de equipo, donde cada partido han ido destacando diferentes jugadores.

El que más ha sobresalido entre los menos mediáticos del equipo es Jerami Grant. En su tercera temporada en OKC, promedia 10 minutos más que el año pasado (30.1) y registra máximos en puntos (11.6) rebotes (5.3) y robos (0.9). Asentado en el quinteto titular, más aún con la baja de Andre Roberson, su aportación desde la lesión de Westbrook ha sido vital en ciertos partidos (12 puntos y 8 rebotes contra Cavaliers o 15-5 contra Knicks, por ejemplo). Además, su polivalencia en aspectos defensivos permite quintetos más versátiles y con más cambios de marcaje dadas sus condiciones físicas.

Jerami Grant mejora sus stats en Oklahoma City Thunder

Guillermo Mayol (The Wing)

El resto de jugadores ha ido apareciendo según la noche, señal muy positiva de cara a posibles lesiones a lo largo de la temporada. En el grueso del equipo, los Thunder no dependen de nadie, porque todos pueden aportar en un momento dado. Terrance Ferguson (14-4 ante Rockets), Nerlens Noel (9-6 ante Suns) o Hamou Diallo (11-4 ante Knicks) son algunos de los complementos que han aparecido en diferentes partidos para ayudar a los tres protagonistas del equipo actualmente. Hay mucho que aprovechar en esta plantilla y, sin su estrella, todo esto está saliendo a la luz.

 

Westbrook está a punto de volver…

El regreso de una de las estrellas de la NBA es siempre una noticia positiva, pero en The Wing vamos un paso más allá y creemos que, una vez vuelva a las canchas, su impacto será positivo por el lado que todos conocemos, por su capacidad anotadora y de liderazgo; pero también puede ser negativo en cuanto a la progresión que muchos jugadores han demostrado en estos últimos encuentros (y victorias) sin él.

Cuando Russell Westbrook está en cancha y a su mejor nivel es difícilmente defendible, es imparable en sus penetraciones y su intensidad se extiende por cada uno de los minutos que disputa. Sin embargo, su uso del balón es en ocasiones excesivo (promedia un 35% de USG) y su influencia ofensiva se ve contrarrestada por el volumen de tiros forzados o malas decisiones que pueda tomar.

Es ese punto el que Billy Donovan debería trabajar una vez vuelva su estrella. Visto lo visto sin él, tiene a sus órdenes un equipo que responde y que comparte más y mejor el balón, siempre sin perder a Paul George como referencia ofensiva, Oklahoma City Thunder puede confiar en sus jugadores complementarios, cuya involucración ha sido clave para tener esta buena racha de victorias.

Paul George lidera a Oklahoma City Thunder sin Westbrook

Guillermo Mayol (The Wing)

El sistema ofensivo de OKC se centra en muchos bloqueos y aclarados para que sus dos estrellas logren ventajas para anotar o doblar ante las ayudas. Un ataque que cuenta con dos de los mejores en este aspecto pero que quizás puede volverse algo previsible y muy dependiente del acierto. No obstante, en vista de la alternancia de los buenos partidos de los jugadores menos ‘importantes’, quizás fuera posible –y mejor- tratar de involucrar más a toda la plantilla en un sistema coral que basarse en la calidad y el talento de Westbrook y George, tal como pasaba con Scott Brooks y la dupla de ‘Russ’ y Kevin Durant.

 


 

Si Oklahoma City Thunder quiere hacer algo grande esta temporada necesitará al mejor Russell Westbrook para ser competitivos. Pero su mejor versión no es la que más tira y la que más estadísticas genera. El mejor Westbrook llegará cuando sea capaz de involucrar a todos sus compañeros y pueda compartir mejor el balón, sin negar que todo sistema ofensivo debe salir de sus manos. Tras esa mala racha inicial, Donovan parece haber encontrado la clave para conseguir victorias de manera regular, y es momento de que se la sepa inculcar a un Westbrook demasiado acostumbrado a sobrevivir solo.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This