Conecta con nosotros

Mercado

Sergio Rodríguez, más cerca de Europa que de la NBA

El CSKA parece el próximo destino para un «Chacho» que no volvió a tener suerte en la NBA.

Peter Wong

Prácticamente nadie daba muchas opciones a que la aventura que inició Sergio Rodríguez el pasado verano saliera con éxito. Regresar, tras varias temporadas complicadas, a la NBA era todo un reto. Era la lucha porque el talento, más maduro y experimentado, ganase la batalla a un físico que ya sufrió en sus mejores épocas y le podía pasar mucha factura en su segunda escapada norteamericana. El equipo, los Philadelphia 76ers y el sueldo (ocho millones de dólares) eran los grandes atractivos para el español, una franquicia en donde podría ser titular y tener libertad para demostrar su nivel para la liga cobrando un salario muy superior a cualquier oferta que le pudiera llegar de las oficinas del Real Madrid.

De hecho, el guión se cumplió casi a la perfección… pero yendo de más a menos. Comenzó como base titular y en cada partido dejaba algún detalle de su talento, los «highlights» no paraban por sus asistencias o alguna canasta inverosímil, superaba los 10 puntos con facilidad y consiguió algún doble-doble; pero su rendimiento tanto ofensivo como defensivo no terminaba de ser lo suficientemente bueno y no convencía a su entrenador. Por ello, Tim McConnell le arrebató la titularidad y el «Chacho» dejó de ser el jugador de las primeras semanas; salvo en contadas ocasiones, ni rendía ni sorprendía; pero se las arregló para asentarse como un buen director de juego suplente, destacando por el número de asistencias que conseguía, sus promedios terminaron siendo, tras 68 partidos disputados —30 como titular—, 7.8 puntos, 2.3 rebotes y 5.1 asistencias en 22 minutos de juego. Tal vez suficientes para aspirar a seguir en la NBA (su principal objetivo) al menos con el rol de base veterano pasador.

Sergio Rodríguez estaba abierto a cualquier opción, incluso la de renovar por unos Sixers que, en líneas generales, no le dieron mucha bola; pero parece que el base no compartía la misma idea que los directivos de las franquicias de la NBA.

 

Sin ofertas a la vista

Pocos son los bases que se cambiaron de equipo y muchos los que llegaron, desde la universidad o Europa, causando muchas expectativas al público estadounidense. Muchos rookies firmaron contratos y otros luchan en las Summer Leagues por conseguirlos. Los equipos están esperando a ver qué jugadores «buenos, jóvenes y baratos» pueden pescar antes de ofrecer un contrato a los veteranos como Sergio Rodríguez que, ya de paso, poco podría rascar en cuanto a sueldo superior al mínimo salarial.

La intención del español era la de reactivar una carrera «larga» en la NBA y, probablemente por ello, todavía sigue esperando cualquier oferta. Pero, de momento, absolutamente nadie ha informado de un mísero posible interés de algún conjunto en hacerse con los servicios del español. En una liga donde salen bases como churros, es complicado hacerse un hueco por mucho cartel con el que se llegue desde España.

«Chacho» Rodríguez ya tenía claro que nadie le iba a igualar o superar los ocho millones con los que le convencieron en Philadelphia; pero ha pasado de ver cuanto dinero dejaba de ganar a esperar cualquier propuesta. Con casi todas las plantillas ya cerradas en el puesto de base (Derrick Rose es el nombre libre más llamativo), lo normal es que Sergio Rodríguez esté mirando ya la opción de regresar a Europa después de haberlo intentado pero sin mucha suerte.

 

Un CSKA caído del cielo

Sí, Sergio Rodríguez tiene todas las papeletas de jugar en Europa la próxima temporada. A partir de ahí, casi todas las puertas se abren para uno de los mejores bases europeos y, también, uno de los mejores bases que todavía estaría en el mercado continental.

Un regreso al Real Madrid donde solo Llull y Doncic —esta temporada— son fijos nunca se puede decir que no; pero nada hace indicar que ambas partes estén dispuestas a hacerlo posible: sería la más clara evidencia del «fracaso» de su aventura americana y el Madrid haría un movimiento que puede tener sus precedentes: que si sus jugadores se van a la NBA y no triunfan pueden volver «como si nada».

Pero, según varias fuentes cercanas al baloncesto europeo, hay una plaza que le queda como anillo al dedo al base español: el CSKA de Moscú. La ecuación es simple, los rusos necesitan a un base talentoso que supla las habilidades del serbio Milos Teodosic (recién aterrizado a LA por los Clippers) y están dispuestos a pagarlo a precio de oro y Sergio Rodríguez consigue un equipo candidato a la Euroliga, con un salario bastante parecido (esta vez sí) al que parece que podría cobrar en la NBA si le llegase una oferta y sin la necesidad del papelón que podría suponer volver a la liga española.

 

¿Cometió un error?

Sergio Rodríguez recibió tantas críticas como halagos cuando tomó la decisión de regresar a la NBA. Tal vez tomó muchos riesgos y no muchos esperaban que consiguiera triunfar, incluso aunque cayera en un equipo tan necesitado de talento en su posición como lo eran los Philadelphia 76ers. Pero nadie debería considerar una equivocación intentar aprovechar la oportunidad de redimirse de su complicada carrera en los Estados Unidos de joven cobrando, además, mucho más de lo que haría en Europa. Era una ocasión que Rodríguez debía coger y así lo hizo; debería recibir buenas palabras por no tener miedo a aventurarse a un reto por duro que pareciera: ¿quién no hubiera hecho lo mismo?

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This