Conecta con nosotros

NBA

La segunda juventud de J.J. Barea… con 33 años

Ginóbili no es el único latino que destaca pese a su veteranía.

J.J. Barea está jugando mejor que nunca/Danny Bollinger (CC)

Dallas no es un lugar para «viejos»; eso se puede pensar con los Mavericks en los puestos bajos del Oeste y con su primer proyecto ganador claramente agotado desde que tocasen la gloria en el 2011. Pese a ello, Dirk Nowitzki sigue siendo titular a los 39 años y, sobre todo, J.J. Barea realiza la mejor temporada su carrera con 33. Y es que el futuro texano pasará por Dennis Smith Jr., pero el puertorriqueño se resiste a entregarle la batuta del equipo completamente.

Pocas veces es tan sencillo justificar que un jugador está haciendo «la mejor temporada de su vida»: José Juan Barea promedia sus mejores números en puntos, rebotes, asistencias, en porcentaje de triples e iguala el de robos. Sus 11.8 puntos por noche le hacen el líder anotador del banquillo texano y sus 6 asistencias de promedio «lideran» la NBA; ningún otro jugador que sale desde el banquillo reparte tanto como él.

A destacar, sobre todo, su primer mes de campeonato, superando los 13 puntos por partido y siendo, en unas semanas donde ni Harrison Barmes, ni Dennis Smith Jr. estaban en su mejor momento, el líder del equipo. Entre sus mejores actuaciones, se encuentra la victoria de los Mavericks contra los Clippers, con un doble-doble de 21 puntos y 10 asistencias o la victoria el último día del año ante los Thunder, con 12 puntos, 11 asistencias y 7 rebotes.

 

¿Salida inminente?

Ecuación sencilla en la NBA: jugador veterano con sueldo bajo haciendo una temporada mejor de lo esperado en un equipo con récord perdedor y en reconstrucción igual a… sí, igual a traspaso a un contender a cambio de jóvenes o rondas del Draft. Pero ni los Mavericks son un equipo corriente ni J.J. Barea un jugador más. El veterano base es uno de los jugadores más estimados dentro del equipo y por los fans, uno de los pocos ganadores del campeonato del 2011 que todavía visten la camiseta de los Mavs y, en definitiva, es un miembro de la familia. Por lo tanto, no hay rumores ni parece que haya intenciones de sacar algún provecho del rendimiento de Barea más por un tema emocional que por un tema deportivo.

Además, también hay una justificación deportiva que sustenta la más que probable no salida del boricua. Los Mavericks están compitiendo cada vez más, todo apunta a que tendrán un pick top 5 del próximo Draft y llegarán a la agencia libre estival siendo uno de los pocos equipos con dinero fresco en la cartera. Aunque solo sea una lejana idea, en Dallas no descartan una mejoría del equipo de manera exponencial que les ponga en la lucha por los PlayOffs de la temporada 2018-19 y, en ese supuesto escenario, J.J. Barea es un jugador casi imprescindible en la escala rendimiento/salario (tiene esta temporada y la próxima por menos de 4 millones al año).

 


 

Pocos son los jugadores que consiguen hacer sus mejores números a los 33 años, y Barea es uno de ellos. Está disfrutando del baloncesto y sus fans, pese a las derrotas, están disfrutando de él. Además, con toda la seguridad que se puede tener en la NBA de que seguirá en la franquicia de su vida.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This