Conecta con nosotros

Draft NBA

Luka Doncic, un talento que Sacramento no se puede permitir

Ni el esquema ni las necesidades del equipo favorecen a un prospect considerado top 5 por muchos analistas.

El Draft es un día especial, define el futuro de las franquicias y los jugadores de una forma casi irremediable. Elegir bien es clave para conformar un equipo ganador, casi independientemente de la posición en la que elijas. Hablamos de un día en el que el mayor talento que va a llegar a la NBA se reúne para conocer su destino. Este año hay un jugador especial que brilla con luz propia desde tierras europeas. Hablamos, cómo no, de Luka Doncic.

 

Luka Doncic, un talento especial.

Javier Mendia García (CC)

Un talento único desde Eslovenia

El baloncesto es un deporte nacido en Estados Unidos, pero que a su vez está arraigando en Europa de una forma impresionante. Ambos baloncestos son únicos, casi tanto que parecen deportes diferentes en muchas ocasiones.

Del viejo continente han salido grandes estrellas que han jugado a un gran nivel independientemente de dónde llevaran su talento, incluyendo a USA. Hablamos de gente como Drazen Petrovic o Avyrdas Sabonis, de las glorias de la historia reciente de la NBA como Pau Gasol, Dirk Nowitzki o Tony Parker.

Sin embargo, las nuevas generaciones llegan con la intención de hacerse un nombre entre las grandes leyendas europeas y por encima de todos los candidatos resalta el nombre de la perla eslovena: Luka Doncic. El jugador nacido en Ljubljana reúne el talento necesario para ser uno de lo mejores de la historia y ya ha demostrado mucho más de lo que hicieron algunos de sus predecesores.

El mundo entero se asombra ante las delicias que deja el esloveno sobre la pista, y gana adeptos allá por donde pasa. Sin embargo hay un lugar, una ciudad, que se rinde a sus pies pero tiene claro que no puede darle la corona de su reino: Sacramento.

 

Sacramento Kings y un bendito problema

Tras ser uno de los ganadores en la última lotería del Draft, Sacramento tiene en su poder el pick dos de 2018. En una camada en la que DeAndre Ayton y nuestro protagonista, Luka Doncic, parecen estar por encima del resto, las probabilidades de que los Sacramento Kings se queden con el jugador que no elija Phoenix Suns, primer pick del próximo Draft, son muy altas.

Por primera vez en lo que va de siglo, pese al pésimo historial de derrotas, los Kings tendrán un pick top 3 en el Draft, y lo peor de todo es que supone un problema, aunque sea bienvenido. Parece casi una realidad que la franquicia de Arizona se hará con DeAndre Ayton una vez Adam Silver ponga el reloj a funcionar. Esto deja a Sacramento con la responsabilidad de escoger al considerado de forma casi unánime como el mayor talento puro de esta camada.

¿Es un jugador que encaje en la estructura del equipo y las necesidades de la plantilla? En The Wing analizaremos la situación en profundidad, analizando el contexto y las estadísticas avanzadas del equipo.

 

Bogdan Bogdanovic la gran sorpresa para Sacramento Kings.

Bogdan Bogdanovic la gran sorpresa para Sacramento Kings. Scott Ripley (The Wing)

 

Un esquema inapropiado para el esloveno

Al draft se va por talento y se traspasa por necesidad. Ese es el dicho y debe estar presente siempre que se haga una elección. La cuestión llega cuando el diferencial de talento no es tan grande y el encaje de los jugadores se antoja complicado.

Luka Doncic es un jugador que ha brillado en dos contextos muy específicos: Real Madrid como principal generador y canalizador del juego, y la selección de Eslovenia con Dragic como creador en estático y amasador principal.

En los Sacramento Kings parece complicado que se pueda dar este contexto. El conjunto dirigido por David Joerger no posee ningún amasador como Goran Dragic, que sepa generar en estático a un alto nivel y permita a Luka Doncic rendir off the ball. De’Aaron Fox y Bogdan Bogdanovic son jugadores que están desarrollándose todavía como generadores y trabajan mejor en transición y ritmo alto que en parado.

Sin embargo, el problema no es tanto ofensivo, donde un perímetro formado por Fox, Bogdanovic y Doncic podría ser divertido de ver, sino en la defensa, uno de las grandes lacras de Sacramento. La franquicia californiana no tiene una defensa interior que le permita subsanar los fallos exteriores. Los Kings, son la defensa número 11 de la liga que mayor porcentaje de tiro permite desde la media distancia, la 7ª en mayor porcentaje permitido desde la zona (área no restringida) y la 11ª con mayor porcentaje permitido en la zona restringida.

Si la defensa interior es un problema, colocar un trío exterior que genera muchas dudas en defensa podría ser un suicido para toda la defensa del equipo.

 

¿Resuelve Luka Doncic las necesidades de los Kings?

Muchos podrían pensar que, si la defensa es mala, los Sacramento Kings deberían apostar por el ataque y jugar a 120 puntos por partido. Lo cierto es que el planteamiento tiene su lógica, pero no es el estilo de Sacramento. ¿Por qué? Tranquilidad, a ello vamos.

 

Jugadores de ritmo alto en un juego lento

Con la salida de DeMarcus Cousins de la franquicia californiana, una idea se instaló en las mentes de Vlade Divac y David Joerger, General Manager y Head Coach respectivamente. Sacramento Kings iba a jugar más rápido en la temporada 2017-18.

La plantilla da pie a imprimir una marcha más en ataque. De’Aaron Fox, Buddy Hield y Willie Cauley-Stein son jugadores importantes para los Kings, que rinden mejor con espacios y ritmo de juego. Sin embargo, la presencia de jugadores como Kostas Koufos, Zach Randolph o George Hill, además de un estilo poco modernizado por Joerger, han llevado a Sacramento a ser el equipo más lento de la liga.

Así pues, los Kings han finalizado la temporada con un pace de 97.06. Por debajo del 98 encontramos franquicias de tradición lenta como Utah Jazz, San Antonio Spurs o Memphis Grizzlies, además de conjuntos que han sembrado bastantes dudas este año como Dallas Mavericks. También Miami acompaña a estas franquicias entre los más lentos de la NBA.

¿Es viable tener un sistema lento con jugadores que necesitan uno rápido? ¿Puede Luka Doncic adaptarse al ritmo que imprimen sus compañeros de equipo a la vez que se somete al esquema de David Joerger?

Ambas cuestiones son clave para el encaje del esloveno. A la primera claramente debemos responder que no, mientras la segunda nos invita al optimismo, pues Doncic ha demostrado que se maneja bien en ritmos de juego elevado (selección eslovena como gran ejemplo).

De'Aaron Fox, el jugador más clutch de los Sacramento Kings.

De’Aaron Fox, el jugador más clutch de los Sacramento Kings. Scott Ripley (The Wing)

 

Carácter ganador sin situaciones para ganar

Una de las grandes virtudes de Luka Doncic es su carácter ganador. El combo guard del Real Madrid es un jugador ultra competitivo, un competidor nato al que se le ha culpado incluso de crío por sus enfados en momentos de mal juego.

Para muchos equipos esta cualidad es muy importante en un rookie, ya que el hambre de victorias augura un futuro con ellas si las cosas se hacen medianamente bien. Sin embargo, esa temporada Sacramento ha visto de sobra esa actitud ganadora en sus jóvenes (pese a no ganar por falta de talento diferencial).

De’Aaron Fox es el quinto rookie (al menos 15 partidos jugados en situaciones clutch) con mejor porcentaje de tiros de campo cuando el reloj aprieta y el sexto que más puntos promedia. De los jugadores que tiene por delante en porcentaje de acierto ninguno asume más tiros que él, 1.7, siendo Jayson Tatum el segundo con 1.2.

Bogdan Bogdanovic por su parte es el noveno rookie que más minutos juega por partido en situaciones clutch, 3.2 minutos, y el octavo que más anota con 1.5 puntos por partido en situaciones clutch. Además, tanto Fox como Bogdanovic son los cuartos con más victorias en situaciones clutch, consiguiendo hasta 16 esta temporada, solo por detrás de Kyle Kuzma (17) y Ben Simmons y Jayson Tatum (26).

Por si fuera poco, Buddy Hield es el segundo sophomore con mejor porcentaje de tiro entre los que lanzan al menos un tiro en situaciones clutch, solo por detrás de Kris Dunn. Además, es también el que mejor tira desde la línea de tres puntos entre estos jugadores.

¿Necesita Sacramento un jugador que pueda ganar los partidos cuando la situación es complicada? No, desde luego, el carácter ganador lo tienen en casa. ¿Qué necesitan en ataque entonces? Un anotador compulsivo, algo que Luka Doncic no es.

 

El peor ataque de la liga

Si Sacramento necesita un anotador no es por puro capricho, sino por un problema muy grande de talento ofensivo en el equipo. Jugadores como Buddy Hield o Skal Labissiere han demostrado maneras en ataque, pero el ritmo lento de juego atasca a otros como willie Cauley-Stein o De’Aaron Fox.

Es por esto que el sistema de los Kings necesita un alero (la posición más floja del equipo) con talento anotador, que pueda abrir espacios a sus compañeros e imprima un ritmo alto de juego. Los Kings son el único equipo de la NBA que no llega a los 99 puntos por partido y junto con Memphis, las dos únicas franquicias que no alcanzan los 100. 

Además, por si fuera poco, Sacramento es la última franquicia en porcentaje real de tiro (reúne tiros de dos, triples y tiros libres), lo que demuestra que el acierto de cara a canasta es un problema en la capital de california.

Todo este problema ofensivo, que es muy grande genera la mayor parte de las derrotas. Con un equipo que rinde bien en los finales apretados, la clave radica en llegar a esos finales con oportunidades de liderar el marcador. En el momento en el que el rival se despega del marcador, Sacramento no tiene una pieza que pueda aportar anotación intensiva y devolverle la igualdad al partido.

¿Es Luka Doncic ese anotador compulsivo que necesita Sacramento? Lo cierto es que no, porque el esloveno es un combo guard de estilo all around, cuyo juego va mucho más allá de meter puntos. Estaríamos pues desaprovechando un talento especial

 

Conclusión: Luka Doncic y Sacramento Kings, un matrimonio que no conviene

Como hemos podido ver a lo largo del artículo, ni el esquema ni las necesidades de la franquicia sacramentina son las más óptimas para Luka Doncic. Tan solo un traspaso de Bogdan Bogdanovic posibilitaría la llegada del esloveno al equipo de David Joerger y a su vez haría viable un estilo de juego como el que tienen los Kings.

El combo guard del Real Madrid no es el anotador compulsivo que demanda uno de los peores equipos del Oeste y tampoco puede defender aleros a día de hoy (y puede que nunca). Y es que hay veces que los matrimonios por muy bien que suenen, no siempre son de conveniencia para los partes, incluso para ninguna de ellas.

 


 

Luka Doncic es un talento generacional, como pocos han salido en Europa. Sin embargo, los Kings parecen contentos con su backourt y, según afirma Steve Kyler, Sacramento no tendría tanto interés en el esloveno como podría parecer. Tan solo un traspaso de Bogdanovic daría sentido a su elección, algo para nada descartable a día de hoy.

La franquicia californiana habría puesto sus ojos en Marvin Bagley III y Michael Porter Jr, dos jugadores que, sin tener un talento mucho menor al de Luka Doncic, cumplen mucho más con las necesidades de este equipo.

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This