Conecta con nosotros

NBA

Russell Westbrook y sus triples-dobles, sometidos a análisis

Analizamos la eficacia de los increíbles números de Russell Westbrook, que sigue batiendo récords.

Lo ha vuelto a hacer. Russell Westbrook ha vuelto a promediar triple-doble por segunda temporada consecutiva. Después de igualar a Oscar Robertson como únicos en la historia en hacerlo durante una campaña, además de superarle haciendo 42 en la 2016-2017, el base californiano lo vuelve a lograr, convirtiéndose en el primer jugador de la historia en hacerlo. Ya comentamos en otro artículo el sinfín de récords que tiene su haber. 104 triples-dobles totales (cuarto en la lista histórica, a sólo tres de igualar a Jason Kidd) con los 25 que ha hecho este año, donde ha vuelto a liderar la liga con bastante margen.

La explosión de triples-dobles de Russell Westbrook

El año pasado, tras la marcha de Durant y teniendo en cuenta el equipo que tenía alrededor, parecía hasta normal que un jugador de sus características se acercara a una hazaña de ese calibre y, a pesar de eso, siguió sorprendiendo a propios y extraños. Muy solo en el apartado ofensivo, el equipo se clasificó a PlayOffs gracias a él y a sus increíbles números. También es verdad que Oladipo, por ejemplo, una vez se ha alejado de su presencia, ha hecho la mejor temporada de su carrera, algo que muchos asocian con jugar sin Westbrook al lado.

Este año, con la adición de dos estrellas, nadie pensaba que lograría la misma hazaña, pero ha vuelto a conseguir números muy similares, con un solo cambio notable en las estadísticas anotadoras. Paul George ha sido un arma efectiva en ambos lados de la cancha y Carmelo Anthony, una decepción. Su mejor aliado es Steven Adams, con quien se junta para jugadas muy difíciles de defender. Apurando hasta el último partido, finalmente consiguió llegar a los 800 rebotes necesarios para completar la estadística.

 

Amor y odio a partes iguales

No es poca la gente que critica el estilo de Russell Westbrook. Prácticamente todos los aficionados se rinden ante sus proezas, ya que sería de necios no reconocer que, cuando está enchufado, es un jugador casi imparable y responsable directo y casi único de las victorias de su equipo. Cuando sus locuras no surten efecto, las críticas empiezan a llegar. Nunca se esconde cuando llegan los momentos calientes del partido, al revés. Su imponente físico le permite luchar contra cualquier rival en la pintura, pero, obviamente, se equivoca mucho.

Las pérdidas y la cantidad de triples que tira en los minutos finales, más sabiendo que no es un francotirador excelso, son los motivos principales de crítica de sus detractores. Muchos alegan que solo se preocupa de hacer buenos números sin importarle la victoria, una idea difícil de seguir cuando uno ve el empeño y las ganas que pone en cada momento del partido. Insinúan que su egoísmo fue la causa principal de la marcha de Kevin Durant y de la mejoría de Oladipo antes mencionada, entre otras cosas.

Pese a ser el máximo asistente de la liga y uno de los máximos anotadores, es raro ver que los aficionados le escojan como base en su equipo ideal. Chris Paul o Stephen Curry suelen ser elegidos con frecuencia por parecerse más a un base clásico que huye del caos que genera Russell Westbrook. Como la mayor parte de las elecciones de este tipo, esto es subjetivo, por lo que cada uno puede tener su opinión, respetables todas.

¿Cómo consigue Westbrook sus triples-dobles?

Siendo el base del equipo y un anotador compulsivo por naturaleza, es obvio que la parte de sumar puntos en el casillero está cubierta. Gran anotador en la pintura y uno de los jugadores que más tira desde media distancia, un recurso que se está perdiendo. Este año ha lanzado menos triples que el anterior, aunque su porcentaje ha vuelto a caer por debajo del 30%. También ha sido su peor temporada desde la línea de personal, que visita con bastante frecuencia. A pesar de ser una de sus mejores temporadas en eficiencia en tiros de campo, el menor volumen de tiros asumidos ha hecho que baje desde los 31 hasta los 25 puntos de media.

Llegar a los dobles dígitos en asistencias ha costado menos que el año pasado. Paul George, Steven Adams y Carmelo Anthony han recibido el 70% de sus asistencias totales. No ha notado mucho el hecho de tener al lado a dos jugadores capaces de crearse su propio tiro. El equipo ha tenido un mucho mejor espaciado y el base californiano ha aprovechado su gran velocidad con el balón para doblar o buscar el tirador abierto en mitad de sus penetraciones, algo que se le da muy bien.

Los rebotes son el principal motivo de discordia. Lo más escuchado es que sus compañeros le dejan coger rebotes, lo cual es innegable. Los últimos partidos, en los que necesitaba promediar más de 15 por noche, han sido claves para lograr el promedio, consiguiendo 18 y 20 en los dos últimos partidos, sospechoso cuanto menos. El 80% de sus rebotes son sin nadie alrededor para pelearlos, además de que es visible que Adams y los otros hombres altos se apartan para dejarle coger el rebote. Eso no es óbice para criticar todos sus rebotes, ya que coge dos ofensivos cada partido. Ese el 33º mejor registro de la liga, pero es el único jugador de menos de 2 metros de altura en la lista, además de ser el único base junto con Ben Simmons.

 

¿Sirven para algo los números?

Al hilo con el tema de los rebotes, vemos que OKC Thunder se beneficia de que el balón vaya directamente a las manos de Russell Westbrook. El equipo lleva dos años situándose entre los mejores de la liga en puntos de contraataque. Este año, el hecho de ser el equipo que más balones ha robado también ha ayudado. Westbrook ha anotado 440 puntos al contraataque, superando ampliamente al segundo clasificado, Giannis Antetokounmpo. OKC tiene un equipo físicamente muy bien preparado para este tipo de jugadas tan veloces y no hay duda de que, estando Westbrook como iniciador de la jugada, se favorece este estilo.

Cuando Westbrook hace triple-doble, el balance de OKC Thunder es de 86-18. No hay una fórmula matemática que diga que los triples-dobles ayudan a conseguir la victoria, ya que es probable que, de estar en una franquicia sin inercia ganadora que peleara por los primeros puestos del Draft, podría hacer esos números igualmente, pero consiguiendo derrotas. En su favor hay que decir que, sobre todo mirando la temporada 2016-2017, sí que es verdad que bastantes victorias fueron gracias a sus números. Por supuesto, la inmensa mayoría de partidos no cambiarían de resultado si cogiera 9 rebotes en vez de 12, ya que donde más se nota su presencia es en la anotación. La excusa que le queda al californiano es que queda más bonito en el marcador personal y que le gusta sumar buenos números, como a casi todos los jugadores, aunque sin llegar a la obsesión.

También se critica la falta de defensa exterior por estar más cerca del aro pendiente del rebote. El porcentaje de sus rivales desde el perímetro es ligeramente inferior al 36%, lo cual es un término medio, ya que es mejorable pero no es desastroso. Todos sabemos que Russell Westbrook, si se empeña, puede ser un gran defensor individual y son contadas las ocasiones en las que de verdad vemos que descuida a su oponente con el único propósito de coger el rebote y seguir sumando estadísticas. Puntea más de la mitad de los triples rivales, aunque hay que reconocer que del exterior rival más peligroso se encarga Roberson (hasta su lesión) y Brewer en el final de temporada.

 


 

Para terminar, hay que decir que es difícil ponerse de acuerdo, ya que defensores y detractores de Russell Westbrook nunca congeniarán. Su carácter y estilo de juego hace que sea un jugador al que puedes amar u odiar sin término medio. Lo único que está claro es que, con “trampas” o sin ellas, las actuaciones de Westbrook serán difíciles de olvidar.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This