Conecta con nosotros

NBA

Los rookies de la NBA, dando la talla desde el principio

Hay buen nivel generalizado y están siendo claves desde el primer día en equipos importantes.

Uno de los principales alicientes de cada temporada en la mejor liga de baloncesto del mundo es ver cómo los rookies, los jugadores de primer año, empiezan su andadura en la NBA. Los hay que tienen un impacto inmediato, otros que tardan un poco más y otros que se convierten en fracasos, como siempre.

Los novatos que llegaban a la liga esta temporada crearon unas enormes expectativas desde la campaña pasada. Todos teníamos ganas de ver a Doncic en la NBA, la camada de bases, con Trae Young y Sexton a la cabeza o el futuro interior de la liga, representado por Ayton, Bamba, Bagley, Jaren Jackson o Wendell Carter.

Además de los picks más mediáticos, siempre nos encontramos sorpresas. Jugadores de segunda ronda que se adaptan bien a la liga y aportan más de lo esperado, jugadores internacionales que llegan cada vez más preparados y viceversa, jugadores de los que se esperaba mucho y no cumplen del todo con las expectativas.

La lucha por el ROY, más candente que nunca

Venimos de un año donde tres jugadores sobresalieron por encima de los demás y tuvieron alguna opción de ser Novato del Año. Donovan Mitchell, sorpresa en Utah Jazz, Jayson Tatum, presente y futuro de los Celtics y Ben Simmons, seleccionado como número 1 del Draft de 2016, que volvió de su lesión por todo lo alto. Este año, podemos estar ante una situación similar.

DeAndre Ayton, número 1 el pasado junio, está ya produciendo en Phoenix, pese al desastroso récord del equipo. Tiene todo a su favor en un equipo donde es uno de los baluartes junto a Booker y aún no hay presión por competir. Sus números no son espectaculares, pero sí bastante sólidos. Sus 16 puntos por noche con buenos porcentajes y ser el único novato en dobles figuras reboteadoras le avalan, pero aún tiene muchas cosas que mejorar.

Es el lugar idóneo para promediar un 20-10 y acercarse un poco más a los números de grandes pívots como Alonzo Mourning y Ralph Sampson, pese a que su faceta taponadora necesite de mucho trabajo para convertirse en un elemento intimidatorio debajo de la canasta y acercarse a los números de los interiores más dominantes de la historia.

Trae Young, uno de los jugadores con más hype de la pasada campaña universitaria, empieza a dejar huella en Atlanta. La marcha de Dennis Schroder le deja vía libre para llevar la batuta de una franquicia en reconstrucción. Se esperaba mucho de su tiro exterior, por esas comparaciones con Curry del año pasado, pero ha empezado muy flojo en ese aspecto, con un pésimo 24% de acierto. No llega al 40% en tiros de campo, pero se está viendo una faceta organizadora muy buena, liderando a los rookies en asistencias con bastante diferencia.

Obviamente, disminuir las pérdidas y mejorar su eficacia en el lanzamiento son dos aspectos que debe mejorar con trabajo, aunque también hay que tener en cuenta que este tipo de cosas muchas veces vienen con los años. Ha sido Rookie del Mes en el Este, un título que, de seguir así, puede repetir varias veces esta temporada.

Por último, Luka Doncic, probablemente el jugador con más expectativas puestas encima en los últimos años. Después de reinar en Europa con el Real Madrid y la selección eslovena desde corta edad, su llegada a la NBA ha traído ríos de tinta detrás. Mucho se habla sobre Luka y su nueva vida en Dallas, donde está sorprendiendo a propios y extraños. De momento, es el principal candidato a ser Rookie del Año tras empezar su reinado en el Oeste en el mes de octubre superando a Ayton en su conferencia.

Es el máximo anotador entre los novatos , con 18’6 puntos por noche. Además, como jugador completo que es, reparte 4’2 asistencias y captura 6’6 rebotes. Su porcentaje de acierto exterior es superior al 38% que, con más de seis intentos por noche es un buen dato. Ante todo, más allá de los números, cada día le vemos en las jugadas destacadas con muestras de IQ muy buenas para su edad y la sensación de que está muy lejos de su techo, haciéndonos pensar que va a ser un grande de la liga durante muchos años.

Doncic puede ser el quinto jugador en la historia que debuta en la NBA promediando 20-5-5 si mejora sus números y los mantiene a lo largo de la temporada, después de Oscar Robertson, Michael Jordan, LeBron James y Tyreke Evans. Además, puede llegar al nivel de Blake Griffin, considerada una de las mejores temporadas rookies de la última década.

El resto de rookies no se queda atrás

Esta pasada clase de Draft se está estableciendo como una de las más completas y profundas de los últimos años ya que, con apenas el 25% de la temporada ya disputado, estamos viendo a bastantes rookies tener un impacto positivo en sus equipos, en ocasiones en franquicias fuertes, además de los tres de los que acabamos de hablar.

En los puestos de Playoffs del Este, no nos encontramos muchos novatos sobresalientes, pero sí algunos interesantes. Landry Shamet está dando buenos minutos de descanso a Redick en Philly (a la espera de Zhaire Smith), DiVincenzo se ha hecho un hueco en la rotación de los Bucks y Bridges y Bamba siguen luchando por demostrar que fueron picks de lotería por algo.

Hay que irse al top-5 por la cola de la conferencia para encontrarse más nombres reconocibles. Omari Spellman y Kevin Huerter tienen bastantes minutos para crecer en Atlanta al lado de Trae Young. Collin Sexton está asentándose como uno de los mejores bases del Draft en las ruinas de los Cavaliers. Wendell Carter Jr. ha empezado bien la temporada y habrá que ver cómo funciona su sociedad con el recién recuperado Lauri Markkanen.

Por último en el Este, hay que hablar de Knicks. Kevin Knox aún tiene que demostrar cosas y Mitchell Robinson se está erigiendo en un pilar interior, pero la mayor sorpresa es Allonzo Trier. No fue elegido en el Draft y está dando la campanada. Casi 12 puntos por encuentro (16’8 puntos y 6’3 rebotes en la última semana de noviembre) le avalan como posible “robo” de este año, convirtiéndose en una de las pocas alegrías para los neoyorquinos en este inicio.

En el salvaje Oeste, no hay que irse muy abajo para encontrar buenos rookies. Shai Gilgeous-Alexander comanda a los Clippers en este sorprendente inicio con su particular conjunto de habilidades, Hamidou Diallo encaja bien en la rotación de OKC Thunder y Jaren Jackson está siendo una de las claves de la resurrección del Grit&Grind en Memphis, con actuaciones estelares en su corta carrera. Por supuesto, Doncic comanda a unos Mavs que, de momento, están entre los ocho primeros.

Los mejorados Kings ven en Bagley un gran futuro y el ex de Duke está respondiendo, con Harry Giles buscando su hueco en California también. Grayson Allen, Josh Okogie y Franck Jackson disfrutan de su hueco en Utah, Wolves y Pelicans respectivamente, tres equipos que se supone pelearán por un puesto en la zona noble de la conferencia. En el pozo que ocupan los Suns, Okobo y Mikal Bridges acompañan a Ayton en la dura travesía por el desierto buscando crecer sin presión.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This