Conecta con nosotros

Mercado

La renovación de Russell Westbrook y el futuro en OKC

Analizamos lo que supone la extensión firmada por Russell Westbrook para el futuro deportivo y financiero de OKC Thunder.

Russell Westbrook

Keith Allison (CC)

Las cifras de la renovación

Ayer conocimos la noticia que todo aficionado de Oklahoma City Thunder esperaba oír: Russell Westbrook renueva con la franquicia de su vida por otros cinco años de contrato que, sumados a este que empieza ahora, hacen que el MVP de la temporada pasada pueda permanecer seis años más en la franquicia donde ya lleva nueve, desde su traslado a la ciudad. Esta renovación tiene una serie de consecuencias deportivas y económicas importantes que analizaremos.

Russell Westbrook no se ha cansado de repetir que él ama la ciudad y ama la franquicia. Tras la marcha de Kevin Durant el año pasado, el base californiano firmó un contrato de tres años y 84 millones de dólares, con dos de ellos garantizados. La temporada a nivel personal ha sido sublime, aunque como equipo no han tenido ninguna posibilidad de aspirar a nada importante. Los rumores sobre una posible marcha el verano que viene han recorrido la liga todo el verano, especialmente si se diera el caso de otra temporada decepcionante a nivel colectivo.

El nuevo contrato, por el que Russell Westbrook percibirá 205 millones de dólares en cinco años (hace pocas semanas renovó con la marca Jordan hasta 2026) entra en vigor el año que viene, ya que la temporada 2017-2018 está garantizada por el contrato anterior. En total, cobrará 233 millones por las próximas seis temporadas (cinco garantizadas y la última con opción de jugador), cifras astronómicas que escapan a nuestro entendimiento y que suponen el mayor contrato jamás firmado en la mejor liga de baloncesto del mundo, aunque también supone añadir ataduras a la situación financiera del equipo.

 

La lealtad y el futuro deportivo

Como detalle, cabe destacar que la renovación se produjo el día del cumpleaños de Kevin Durant, antiguo ídolo de la afición de OKC Thunder antes de su marcha a Golden State Warriors en verano de 2016. Desde entonces, muchas cosas se han dicho sobre su falta de lealtad, lo cual ha servido para reafirmar aún más la de Westbrook tras firmar dos extensiones en dos años consecutivos. Westbrook es un icono, no solo de la franquicia, sino de la ciudad, por lo que los aficionados le idolatran como pieza angular que es de este proyecto.

Los increíbles movimientos que se han hecho este verano para atraer a dos superestrellas como son Paul George y Carmelo Anthony han sido un factor diferencial para la firma de la extensión. Pese a que es opinión de muchos que ambos jugadores abandonarán el verano que viene el equipo, se ve que el bueno de Westbrook no piensa lo mismo, por lo que habrá creído necesario firmar este nuevo contrato para remarcar su lealtad a la ciudad y para conseguir que los dos nuevos “All-Star” consideren seguir en el equipo cuando llegue el verano de 2018.

Además, tener a Russell Westbrook en el equipo en el mejor momento de su carrera, combinado con las acciones de Presti desde la directiva atrayendo agentes libres de calidad prácticamente garantiza que OKC Thunder tenga un proyecto competitivo durante los próximos años, permitiendo la continuidad en la élite de la Conferencia Oeste unas temporadas más. El contrato se extenderá entre los 28 y los 34 años del base y tras la consecución de su primer MVP, por lo que es casi seguro que en Oklahoma se vean los mejores años de baloncesto de la superestrella californiana.

 

Posibles problemas económicos en OKC Thunder

Ahora bien, esta renovación, pese a ser clave, ha teñido de oscuro el futuro financiero a corto plazo de la franquicia. Si un equipo está ya pagando tasas por sobrepasar el impuesto de lujo y completas una renovación de este calibre, estás acotando mucho las posibilidades de traspaso y renovaciones los próximos años. Este año serán el tercer equipo que más pague a sus jugadores, solo por detrás de Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors, lo que supondrá una multa de unos 28 millones de dólares.

Ahora bien, si el año que viene los mismos jugadores siguen en la plantilla y Carmelo Anthony y Paul George, ambos con opción de jugador, deciden renovar, aunque sea una temporada más según lo estipulado en sus respectivos contratos actuales, el total de los salarios superaría los 140 millones de dólares, convirtiéndose presumiblemente en el mayor de la liga. Si a eso le añadimos la multa por superar el impuesto de lujo, las cifras subirían mucho por reincidencia, aunque supondría un alargamiento de lo que se considera un proyecto de un año. Oklahoma City es uno de los mercados más pequeños de la NBA, por lo que, pese a un posible éxito deportivo, estos mareantes números pueden provocar una pérdida económica severa que siga aumentando la desigualdad interna.

 


 

En definitiva, esta renovación supone un futuro feliz e ilusionante en el apartado deportivo, la consolidación definitiva de Westbrook como verdadero ídolo de la ciudad de Oklahoma City y la llegada de nubes de tormenta que amenazan con atacar la economía de la franquicia del trueno.

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This