Conecta con nosotros

Draft NBA

El regreso a los orígenes de unos Mavericks campeones

El conjunto texano busca dar un paso muy importante en su reconstrucción seleccionando a un verdadero buen jugador en el próximo Draft.

Danny Bollinger (CC)

Pocas veces ha habido un equipo campeón donde esté tan sumamente claro cuál ha sido su punto de partida como los Dallas Mavericks de Nowitzki. El alemán cambió completamente la historia de la franquicia, les instauró en la zona noble del Oeste y coronó su carrera con el anillo de campeón en el 2011. 21 años después, el conjunto texano vuelve a tener un elección del Draft en el Top10; concretamente en el puesto número 9.

Con Mark Cuban a la cabeza, los Mavs no han destacado por sacar mucho petróleo a los jóvenes, confeccionando plantillas tirando de agencia libre y veteranía con el objetivo de competir en los PlayOffs. Pero esos años ya pasaron,  ahora es el momento de dar paso a las nuevas generaciones, de dar un paso atrás para poder regresar al lugar en el que han estado durante buena parte del siglo XXI.

Con todo el hype acumulado de esta camada de jóvenes jugadores de baloncesto, los aficionados en Dallas esperan con ansia la noche del Draft para empezar a ilusionarse con el que esperan que sea su nueva estrella. Por todo esto, cientos de personas juegan a ser el GM de los Mavericks e intentan adivinar el nombre que dirá Adam Silver el Nueva York el 22 de junio.

En esta edición del Draft, los Dallas Mavericks tienen una doble tentación: querer solucionar su problema persistente en la posición de base o draftear al que podrían calificar muy fácilmente como el relevo de Dirk Nowitzki.

 

Un jugador que les dirija a todos

El caso del director de juego viene de largo. Pese a los grandeza de los nombres —Steve Nash, Jason Kidd, Rajon Rondo o Deron Williams han sido titulares—, ninguno ha conseguido asentarse en el puesto por rendimiento, veteranía o errores de la franquicia. Este Draft puede ser una oportunidad de oro para los texanos con hasta 5 bases a los que se les presuponen un buen futuro en la NBA. Entre esos nombres, dos son los que más suenan con más fuerza: Frank Ntilikina y Dennis Smith Jr. El francés es el europeo más prometedor de esta generación, pero a los Mavs les ha salido un duro contrincante: los New York Knicks que, además, escogen antes que ellos. Por otro lado, Smith Jr. es uno de los jugadores que más está costando calificar tanto por su estilo de juego como por sus lesiones; pero tampoco se duda del gran talento que tiene y que, de explotarlo, puede ser una auténtica estrella de la liga.

Los Mavs encontraron a mitad de la pasada campaña a una pequeña joya en forma de Yogi Ferrell; pero su rendimiento en la segunda parte de la liga regular ha dejado demostrado que puede ser un jugador de mucho recorrido pero que no debería ser un base titular en un equipo verdaderamente competitivo. Además, el protagonista de la “Yogimania” sí que tiene un rol en el futuro proyecto: el que ocupa en la actualidad José Juan Barea como revulsivo desde el banquillo.

 

¿El próximo Dirk Nowitzki?

Toda esta película suena más que bien. Pero claro, a los Mavericks les cuesta, y tienen motivos para ello, pasar de un ala-pívot europeo, rubio y que destaca por su buena mano desde la línea de triple como lo es el finés Lauri Markkanen. Por muy fácil que sea venderlo como “el nuevo Dirk”, es evidente que el jugador de la universidad de Arizona es diferente a Robin Hood tanto en juego como en proyección, sorprendiendo a propios a extraños que se acercarse al nivel mostrado por el rostro de los Mavs. Aunque parece que esta opción ha ido perdiendo fuerza con el paso de las semanas, según como discurra la noche no sería nada descabellado que los Mavs se crucen en el camino de Markkanen.

Además, precisamente los Mavericks tienen en Dirk Nowitzki esa llave mágica que pueda convertir a un rookie en una auténtica estrella. El “41” puede ser un excelente maestro para él, procurando dejar su hueco en las manos de un Markkanen preparado para asumir ese reto.

 

El bloque Curry-Barnes-Noel

La reconstrucción de los Dallas Mavericks comenzó este año, haciéndose con los servicios de tres jugadores con muchos años de baloncesto por delante. A Seth Curry, Harrison Barnes y Nerlens Noel (que probablemente siga en los Mavs tras esta agencia libre) se les unirá un jugador más en este Draft. Por lo tanto, también será importante para la gerencia texana analizar qué jugador, sea cual sea su posición, podría funcionar mejor con los que ya están en Dallas.

Es evidente que el conjunto dirigido por Rick Carlisle no será un candidato al título a corto plazo, pero acertar en esta decisión en el Draft será un punto inicial perfecto para volver a ver a los Dallas Mavericks levantando el trofeo de campeones.

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This