Conecta con nosotros

Draft NBA

ReDraft The Wing: versión 1984, el mejor de la historia

¿ReDraft?, ¿qué es? Básicamente realizar de nuevo un Draft. En este caso, el mítico de 1984 con Jordan, Olajuwon y compañía.

Desde The Wing les traeremos un análisis de los Draft más significativos de los últimos tiempos, comenzando por la emblemática camada de 1984.

El trabajo contará con la subjetiva elección del redactor del momento de un top 10 de ese Draft, indicando los motivos de la elección y aquellos palmares que lo hayan hecho digno de dicha posición.

Cómo dice nuestro gurú y guía, Jordi Alfonso, realizar un redraft es una tarea muy complicada ya que deberían tenerse en cuenta las necesidades del equipo, así como el stock real de jugadores cuando se celebraba la elección y motivos particulares de cada franquicia que se nos escapan por una cuestión lógica de temporalidad.

De esta manera, lo que pasaremos a realizar será un power ranking teniendo en cuenta como fueron las selecciones del momento, y eligiendo un reordenamiento desde el presente, tomando en cuenta el desarrollo de la carrera de los jugadores de esa camada en particular.

El primer Draft que tomaremos será el de 1984, llamado por muchos, “el mejor Draft de la historia”.

 

1.-Michael Jordan

No hay dudas de quién ocupa lo más alto de este power ranking. “Su majestad” revolucionó el básquet moderno y se ganó el apelativo de GOAT (el más grande de todos los tiempos) por sobrados motivos.

Se han escrito miles de cosas sobre Jordan y no quiero aburrir a nadie, por lo que voy a destacar algunas cuestiones solamente.

Michael Jordan fue un jugador adelantado a su tiempo, así como lo habían sido sus predecesores Bill Russell, Julius Irving, “Magic” Johnson y Larry Bird. Su capacidad atlética sobrenatural, unida a una mente competitiva de élite, lo llevaron a ser el mejor jugador de la historia del baloncesto.

Pero más allá de ser un asesino en ofensiva (promedió 30.1 puntos en 13 temporadas) un lugar en donde marcó la diferencia y lo volvió el jugador más completo y diferencial de la historia, es en defensa: nueve veces integró el mejor quinteto defensivo de la liga, una vez fue defensor del año e integró una de las duplas “destructivas” más proliferas de la historia junto a Scottie Pippen.

Otra de las cuestiones más sorprendentes del #23, es  la cantidad de jugadores grandiosos que ha dejado sin anillo. El mismo Hakeem Olajuwon tuvo que esperar a su retiro transitorio para obtener dos de ellos, para luego volver a la sequía tras su retorno.

Sobran las palabras y no soy lo suficientemente grandilocuente para estas cuestiones, sus títulos y premios hablan por sí solos.

Galardones:

  • Hall of fame de la NBA.
  • 14 veces All star.
  • Seis veces ganador de la NBA.
  • Nueve veces integró el quinteto defensivo del año.
  • Seis MVP en finales.
  • Rookie del año.
  • 10 títulos de anotación de la NBA.
  • 11 veces mejor quinteto de la liga.
  • Integrante del mejor quinteto de rookies.
  • Mejor defensor del año 88.
  • Cinco MVP de la liga.

Elección original:

Hakeem Olajuwon | Houston Rockets

 

2.- Hakeem Olajuwon

¿Podemos culpar a los Houston Rockets por haber seleccionado a “The dream” en la primera posición de este Draft?… realmente no. El que sería tiempo después nombrado Salón de la Fama fue lo que se esperaba que fuese, uno de los pívots más dominantes de la historia.

Poseedor de una agilidad sobrenatural para su tamaño, el nigeriano era un arsenal de recursos en el poste bajo, con una calidad asombrosa para sacarse rivales de encima con habilidad (la mayoría de las veces) y no tanto con la fuerza.

Reboteador de élite y protector de aro implacable, no se puede pedir más en un pívot en una época en la que la posición era la más valorada y utilizada de la liga.

Tuvo la mala suerte de que la salud de sus compañeros no le acompañara en sus primeros años, además, luego toparse con Bird, Magic y posteriormente con su compañero  Michael Jordan.

Hasta el retiro transitorio de «His Airness» aguardó Hakeem para lograr dos anillos de manera consecutiva y negarle el galardón tanto a Patrick Ewing como a otro gran representante de esta lista, Charles Barkley.

Galardones:

  • Hall of Fame de la NBA.
  • 12 veces All Star.
  • 12 veces mejor quinteto de la liga.
  • Integrante del quinteto de rookies de la NBA.
  • Dos MVP en finales.
  • Dos títulos de NBA.
  • Nueve veces integrante del equipo defensivo de la liga.
  • Dos veces defensor del año.
  • Un MVP de la NBA.

Elección original:

Sam Bowie | Portland Trail Blazers

 

3.- Charles Barkley

Sir Charles fue un jugador implacable, sobre todo teniendo en cuenta su físico, no necesariamente atlético, para la posición en la que jugaba.

El oriundo de Alabama no era ni lo suficientemente alto (1.98 metros) ni lo suficientemente atlético (114 kilos), pero suplía estas carencias con una actitud avasallante en los dos costados de la cancha.

Finalizador de élite, reboteador implacable y destacado asistente, algunas de las cualidades más notorias de uno de los mejores small forwards de la historia.

De una personalidad extrovertida y siempre polémica, el ex Auburn, marcó una época en la liga y aunque el anillo siempre le fue esquivo, dejó un legado imborrable tanto en Philadelphia como en Phoenix, donde marcó el pico de su carrera.

Promedió 22.1 puntos y 11.7 rebotes, logrando un reconocimiento deportivo más destacable siendo miembro del Dream Team campeón olímpico de 1992.

Galardones:

  • Hall of fame de la NBA.
  • 11 veces All Star.
  • Quinteto rookie de la liga.
  • MVP de la NBA (1992-93).
  • 11 veces en el mejor quinteto de la NBA.

Elección original:

Michael Jordan | Chicago Bulls

4.- John Stockton

Completamente desconocido para muchas de las franquicias de la NBA y subestimado su potencial para  trasladar su juego universitario a la liga más física del planeta, este armador de 1.85 metros y 77 kilos dominó el arte del pick and roll como nadie.

Máximo asistidor de la historia, convirtió a su socio de cancha Karl Malone en estrella de liga, mientras él seguía haciendo su trabajo con perfil bajo.

Stockton tenía una visión de campo asombrosa, poseedor de recursos infinitos para encontrar al hombre abierto con pases de factura no muy grandilocuentes por estética, pero sí por efectividad, llevaron a Utah Jazz a lo alto de su conferencia y le disputaron a Chicago Bulls la supremacía durante un tiempo.

“El general de perfil bajo”, hacía lo suyo en los dos costados de la cancha.  Se convirtió en el ladrón más prolífico de la historia de la liga (3265 robos) y guió al Dream Team a su medalla dorada, siempre desde la sombra, donde más le gustaba estar.

Galardones:

  • Hall of fame de la NBA.
  • 10 veces All Star.
  • Cinco veces mejor quinteto defensivo de la NBA.
  • 11 veces en el mejor quinteto de la NBA.

Elección original:

Sam Perkins | Dallas Mavericks

 

5.- Alvin Robertson

Pocos jugadores en el mundo pueden vanagloriarse de haber realizado  un cuádruple doble, uno de ellos, es nuestra quinta elección en este power ranking: Alvin Robertson.

El ex jugador de los San Antonio Spurs fue el prototipo del two way player moderno. Escolta/base de 1.90 metros y 83 kilos, con un repertorio de los más completos de los últimos 30 años.

Defensor implacable, gran pasador y un anotador sólido, estuvo a tras mano del tiempo, ya que nunca pudo compartir cancha con un contender que lo pusiese en la vidriera grande de la liga.

Fue traspasado dos años antes de la llegada de Tim Duncan a los Spurs y su segundo equipo (Milwaukee Bucks) nunca tuvo el suficiente talento para competir con el monstruo de la década: Chicago Bulls.

Sus problemas fuera de la cancha lograron empañar una prolífica carrera profesional, pero fuera de ello, ha dejado datos curiosos: fue el único jugador en hacer un cuádruple doble con puntos, asistencias, rebotes y robos, el primero en ser reconocido con el premio al jugador más mejorado y ser el mejor defensor de la liga en el mismo año además de ser el primero en anotar puntos para los Toronto Raptors.

Galardones:

  • Cuatro veces All Star.
  • Seis veces integrante del mejor quinteto defensivo de la liga.
  • Mejor defensor de la NBA (1985/86)
  • Jugador más mejorado  (1985-86).
  • Integrante del mejor quinteto de la liga 1986.

Elección original:

Charles Barkley | Philadelphia Seventy Sixers

 

6.- Sam Perkins

“Big Smooth” es nuestra sexta elección en este power ranking. Un excelente jugador que siempre se ha quedado en la puerta de obtener el título.

Privado de acceder a Las Finales con Dallas (su primer equipo) donde destacó junto a Blackman, Aguirre y Harper. Luego se vio imposibilitado de ganar el anillo con sus siguientes franquicias: Lakers, Sonics y Pacers (con todos perdió en Las Finales).

Esta mala suerte no quita su gran trayectoria, siendo importante en el juego de cada uno de los equipos donde participó, aportando lo que mejor hacia: anotar y rebotear.

Su famoso tiro, “la dormilona” o el sleepy shoot, es de los más reconocidos e icónicos de todos los tiempos y le abren las puertas a nuestro top diez.

Galardones:

  • Integrante del mejor quinteto de rookies.

Elección original:

Melvin Turpin | Washington Bullets

 

7.- Otis Thorpe

Seleccionado por los Kansa City Kings, en el puesto número nueve de este Draft encontramos a uno de mis jugadores favoritos: Otis Thorpe.

Velocidad, fuerza, atletismo y un timing increíble para barrer los tableros caracterizaban al bueno de Otis, que formó una excelente dupla con Hakeem Olajuwon, con quien campeonó en el  año 1994.

Un power forward «de los de antes», con poco rango de tiro, pero con una efectividad pasmosa en situaciones de poste bajo. Tiene el récord de porcentajes de acierto en los Houston Rockets y no es un dato menor teniendo en cuenta la calidad de jugadores que pasaron por dicha franquicia.

Corría la transición como si fuese un escolta y sus prodigiosas manos y excelente box out, lo convertían en un gran reboteador.

Fue transferido a los Blazers para que pudiera arribar Clyde Drexler a los texanos. Luego continuó su carrera por varios equipos, pero siempre siendo un jugador de aporte sostenido.

Galardones:

  • Campeón de la NBA en 1994.
  •  Una vez All Star.

Elección original:

Alvin Robertson | San Antonio Spurs

 

8.- Kevin Willis

Hablar de un jugador que llega hasta los 44 años jugando en la liga más competitiva del mundo ya es un logro por demás que destacable. Kevin Willis ha sostenido una extensa carrera siendo un jugador prolífico y obteniendo su ansiado anillo en el 2003 con San Antonio.

Pívot  físico, con un muy buen gancho de derecha y una alta capacidad para el rebote defensivo, logró hacer la transición de década y seguir aportando su granito de arena en los equipos que lo convocaron en su veteranía.

Si algo fue Willis es consistente. Sus números lo avalan claramente: 17,253 puntos, 11,901 rebotes y un anillo de campeón, sobrados motivos para ser nuestro número ocho.

Galardones:

  • Campeón de la NBA (2003).
  • Una vez All Star
  •  Integrante del mejor quinteto de la liga en el año 1992.

Elección original:

Lancaster Gordon | Los Angeles Clippers

 

9.- Jerome Kersey

“El improbable”, así podría llamarse nuestra elección y nadie estaría sorprendido. Seleccionado en el puesto número 46 de este Draft por los Portland Trail Blazers, sorprendió a propios y extraños, convirtiéndose en titular y pieza fundamental de los Blazers finalistas de 1990 y 1992.

Jerome Kersey era, como buen jugador de segunda ronda, un sacrificado del trabajo y el equipo, el conjunto estaba siempre por delante y hacía lo posible por servirle en lo que podía: puntos, defensa, rebotes, tapones, robos… nada en demasía, pero sí en constancia.

Si sabemos de la importancia de los “glue guys”, Kersey era uno de ellos y uno de los buenos. Llegó a promediar 19 puntos y ocho rebotes en su mejor año y pudo darse el lujo de salir campeón con  San Antonio Spurs en 1999.

Lamentablemente falleció muy joven a los 52 años por un problema pulmonar. Fue despedido por muchos de sus ex compañeros que recuerdan su generoso aporte. Desde acá, nuestro homenaje.

Galardones:

  • Campeón de la NBA 1999 (San Antonio Spurs).

Elección original:

Otis Thorpe | Kansas City Kings

 

10.- Anthony “Tony” Campbell

Curiosa carrera la de este trotamundos del basquetbol, que fue drafteado en la posición 20 por los Detroit Pistons.

Sin lugar para demostrar su básquet en el equipo de Chuck Daly, tuvo que probar suerte en ligas de menor cuantía como la USBL (United State Basketball League) y en la CBA (Continental Basketball Association).

Pero toda historia tiene un momento de quiebre, y para “Tony” lo fueron los Lakers del “showtime”, quienes lo firmaron en el año 88 justo para salir campeón ese mismo año.

Su pico en la carrera lo alcanzó jugando en la fría Minnesota, donde promedio 23.3 puntos, 5.5 rebotes y 2.6 asistencias en su mejor año.

Galardones:

  • Campeón de la NBA en 1988 (Los Angeles Lakers).

Elección original:

Leon Wood | Philadelphia Seventy Sixers

 

Curiosidades del draft de 1984:

Contaba con cuatro rondas (dos en la actualidad) entre las elecciones más curiosas se encuentran la de un Hall of Fame que nunca jugó un solo partido en la NBA: el brasileño Oscar Schmidt.

También es miembro de esta camada Rick Carlisle, campeón con Boston Celtics en 1986 como jugador y campeón como técnico en Dallas Mavericks (2011).

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This