Conecta con nosotros

Playoffs

Rajon Rondo y su versión más salvaje en Playoffs

Cuando llega Abril y los playoffs, el base mejora su rendimiento en ataque, defensa y se convierte en el líder infalible.

Rajon Rondo, clave en las tres victorias consecutivas de los Pelicans | Guillermo Mayol (The Wing)

Hay jugadores que desaparecen en playoffs, a los que les puede el vértigo; hay otros que mantienen la forma o que mejoran en algunos aspectos, pero sin exageraciones. Los hay, algunos elegidos, que cuando llega la hora de jugarse el título, se crecen. Y luego, por encima de todos ellos, está Rajon Rondo.

El base no pierde un partido de playoffs desde 2015: ha ganado los últimos cinco, incluyendo dos en la serie que Chicago perdió 4-2 contra Boston el pasado curso. Con él en pista, la sensación es de que todo va a salir bien. Con Davis al lado, claro, la sensación es de que ya nada puede volver a salir mal. Porque en parte, estamos en 2010.

Objetivo claro: liberarle en defensa

Ante uno de los tres mejores backourts de la liga, el principal foco de atención y problema que debía preocupar a Gentry iba a ser la defensa. Y encontró una solución brillante: Holiday es eficiente, efectivo y lo está demostrando ante Lillard; a Moore le tocó bailar con la más fea, la que más problemas da, CJ McCollum. Y Rondo flota. Como una mariposa, como una avispa, como un líbero. Rondo flota y es mortal. Si hay una bola suelta, caerá en su mano.

Por noche son tres y medio balones muertos y hasta siete rebotes abiertos. ¿Un imán? No, un don: el saber donde situarse. Le han liberado de la defensa, una tarea que aunque parecía que sí, nunca se le dio muy bien y le han mandado un objetivo: liderar a los Pelicans. Y por ahora lo está consiguiendo: un 44.7% de las jugadas de New Orleans acaban en canasta [o tiros libres] tras asistencia de Rondo. Pero para funcionar en ataque, necesita que la red que han cosido Gentry, Davis y Holiday funcione a la perfección. Y luego, poder correr a campo abierto.

 

El arte de hacer mejor al resto

Anotar 16 puntos en un partido de playoffs es bueno, especialmente si históricamente tu porcentaje no llega al 50% y roza el 30% en triples. Rondo, en promedio, está en 12.6 en esta eliminatoria. Pero de sus manos han salido ya 124 puntos: 38 anotados y 86 asistidos (39, 21 y 26 en la última noche). Genera más que nadie en esta serie, por supuesto, incluyendo a la ceja. Es el epicentro en el que gira todo, sin ser clave en defensa ni el mejor jugador en ataque, ni tan siquiera destacar sus números. Pero hablemos de ellos.

Rondo mejora en prácticamente todos sus apartados estadísticos: minutos, puntos, rebotes y sobre todo, asistencias, además de los porcentajes tiros de campo hasta tener un career-high de 54.7% en effective-field goal. Nunca, ni en regular-season ni en post-temporada había superado el 52%.  También, pese a que son solo tres partidos, está en career-high en asistencias, por encima de 2012 cuando lideró la liga. No es baladí para un artista del pase como Rondo.

Pero al final, estadísticas y baloncesto al margen, esto va de sensaciones. Va de que Rondo, durante 82 partidos juega al tran-tran y espera, tranquilo y ansioso al mismo tiempo. Porque jugar temporada regular está bien, pero no para un campeón de la NBA, un jugador que lideró a los Celtics del big-3 a las finales de 2010 [dicho por Paul Pierce]. Rondo espera a Abril y cuando llega la primera y los playoffs, aparece el mejor Rondo. No falla, es como un reloj suizo. O un alley-oop de Rajon.

Comentarios

Más en Playoffs

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This