Conecta con nosotros

Playoffs

Aparece el Quinteto de la Muerte y los Warriors dominan

Steve Kerr hizo ajustes en el quinteto y Durant se exhibió para arrollar a New Orleans y poner el 3-1.

Kevin Durant se exhibió y Golden State Warriors pone el 3-1 en la serie | Guillermo Mayol (The Wing)

Kevin Durant se exhibió y Golden State Warriors pone el 3-1 en la serie | Guillermo Mayol (The Wing)

Steve Kerr sabía que el pasotismo mostrado por sus Golden State Warriors durante el Game 3 y que les costó una derrota en el casillero no podía repetirse. Por ello ajustó y dejó a McGee en el banco para sacar a Andre Iguodala de inicio, algo muy poco habitual. Con Iggy se completaba el llamado Quinteto de la Muerte junto a Green y Durant en el «backcourt» y los Splash Brothers por fuera. Por algo se le llama así, salieron con el cuchillo entre los dientes y los Pelicans no las veían venir. Canasta. Rebote. Robo. Más canastas… solo Anthony Davis respondía con cierta garantía, el resto del equipo acumulaba fallo tras fallo y error tras error.

 

Dominio de cabo a rabo

Así, el primer cuarto fue de arrollo completo y los Warriors disfrutaban ya de una cómoda ventaja gracias a su principal premisa: «Anyone but Davis». AD siempre estaba cubierto, bloqueado en el rebote, molestado en el tiro… pero aun así era el único que daba la cara (26-12, aunque 36% en tiros) y por ello Gentry y los suyos no renunciaban a darle la pelota y generarle los mejores tiros posibles. El del vídeo, uno de los pocos momentos en los que se liberó de su marca.


Con su jugador franquicia en forma y una defensa más agresiva (como la del vídeo siguiente) pudieron acercarse, aunque nunca llegaron a culminar la remontada. Uno de los principales culpables, Kevin Durant, que anotó anoche todo lo que le llegó a las manos en un clínic ofensivo de los que vale la pena pasarle a los chavales; como utopía, eso sí. 38 puntos con una serie de 15/27 en tiros.


En el tercero volvió a salir de inicio el Quinteto de la Muerte de Steve Kerr y los Pelicans, ya con más corazón que respuestas, no pudieron hacer nada para evitar la exhibición ofensiva y poco a poco fueron sucumbiendo al dominio que su rival ejercía.

Las diferencias fueron subiendo, superaron la veintena y con el paso de los minutos llegó el «garbage time«, todo el último cuarto prácticamente.

 


 

Con esta victoria Golden State Warriors pone el 3-1 y el siguiente es en el Oracle Arena, con lo que tienen todo a su favor para sentenciar en casa la serie. Los Pelicans deberán resarcirse y necesitarán un nuevo gran partido de Rondo, Holiday, Mirotic y compañía para acompañar a Davis e intentar rascar alguna victoria más. El milagro de la clasificación parece ya inalcanzable.

Comentarios

Más en Playoffs

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This