Conecta con nosotros

NBA

La progresión silenciosa de Brandon Ingram

Brandon Ingram, lejos de los focos que acapara Lonzo Ball, mejora día día en los Lakers.

Brandon Ingram

Brandon Ingram, antes de su llegada a la NBA. TonyTheTiger (CC) – (modificado por Alex Güell)

Brandon Ingram, en su segunda temporada en la NBA, está empezando a mostrar el nivel que se esperaba de él. Y no hablo del momento en el que sale elegido número dos del Draft, no. Hablo de lo que vimos en Duke. A veces, etiquetamos a los jugadores sin ser necesario. ¿Por qué tiene que rendir igual Brandon Ingram que un número dos de un Draft mejor? Coincidiremos muchos, creo, en que la clase del año pasado ha resultado ser, de momento, una de las peores de la última década.

Y aún siendo un Draft fuerte, ¿hay que esperar ver el tope de un jugador en sus primeros años? Inmersos en la cultura del ‘one and done’, llegan los novatos a la liga y los lanzamos a los leones. Sin embargo, hay algunos que tienen problemas para adaptarse. Unos por físico, otros por la distancia del triple NBA, otros vienen de ligas flojas en Europa… Cada uno es un mundo. Y en su propio mundo, Brandon Ingram progresa lentamente. Es una progresión a fuego lento, sí. Pero sin pausa.

 

Su mes de febrero ha sido el mejor mes desde que llegó a la NBA. 18,6 puntos, 5,2 rebotes y 5,6 asistencias en 33 minutos en pista ha firmado, con la mayoría de partidos sin Lonzo Ball, que estaba lesionado, siendo el base del equipo compartiendo backcourt con KCP y Josh Hart. Además, es el mejor mes de su carrera también en +/- en pista, en ‘rating ofensivo’, ‘net rating’, ‘effective field goal percentage’… Prácticamente todo. Incluso si bien es cierto que el ritmo al que juegan los Lakers provoca muchas veces que se precipite y pierda algunos balones, ha mejorado enormemente su ratio de asistencia por pérdida, su porcentaje de pérdida… Todo lo que se le puede pedir a un alero que amasa el balón como un base, lo está haciendo.

 

Brandon Ingram y su eficiencia en penetración.

Uno de los ámbitos donde Brandon Ingram está siendo más eficiente, es cuando ataca el aro. El alero va hacia al aro diez veces por partido, anotando seis puntos por partido con un muy alto porcentaje de puntos en sus penetraciones de un 56,3 por ciento. Entre los jugadores que penetran diez veces o más hacia el aro, es el decimocuarto con mejor porcentaje de puntos sacados de sus penetraciones, por delante de jugadores como Russell Westbrook, Chris Paul o Isaiah Thomas.

Además, también es el décimo jugador que más tiros libres saca de sus penetraciones, pese a que su efectividad en la línea no sea uno de sus puntos fuertes. Su efectividad en el tiro en sus ‘drives’ ronda el 47,7 por ciento en la temporada.

Si en algo ha sido importante su efectividad como penetrador, ha sido por el espacio que le han dejado los defensas en varias ocasiones. Esto está mejorando sus porcentajes en tiro en suspensión y, sobre todo, en su porcentaje de triples anotados. Un recurso más para un Brandon Ingram que está liderando las transiciones del equipo junto a Julius Randle seguidos de un primer pase de Lonzo Ball siempre predisponiendo al compañero un pasillo tremendo hacia la canasta rival.

En el mes de febrero, ha reducido levemente sus drives por partido. Sin embargo, sus estadísticas en cuanto a efectividad han subido, llegando al 50 por ciento en tiros de campo y casi un 65 por ciento de porcentaje de puntos.

 

La importancia de la defensa en L.A.

La mejoría de la defensa de este equipo es innegable. Parte de ello, también ha sido gracias a un Brandon Ingram que ha crecido en varios aspectos y la versatilidad de sus nuevos compañeros está ayudando a que las ayudas y los cambios de marcaje no esté rompiendo los esquemas. Por ejemplo, en este mes, ha sido muy fácil ver a KCP, Josh Hart y Brandon Ingram marcando a cualquiera de los tres jugadores exteriores rivales.

De hecho,  en ocasiones hemos visto a Brandon Ingram marcando al base rival durante casi todo el partido. Por ejemplo, lo vimos defender mucho tiempo a Russell Westbrook en los dos últimos enfrentamientos. Sus brazos tan largos le permiten puntear casi todos los tiros de los jugadores exteriores e incluso de muchos ala-pívots en una liga cada vez de más corta estatura. Los Lakers son uno de los mejores equipos defendiendo el triple rival y han mejorado en general su defensa.

Y eso, justamente, está siendo muy importante para esas transiciones que hemos comentado donde hasta tres amasadores como Ingram, Thomas, Randle o Ball suben rápido la bola, toman decisiones acertadas y encuentran alas tiradores como Kentavious Caldwell-Pope, Josh Hart o Kyle Kuzma abiertos, canastas fáciles en transición hacia el aro o incluso a un Brook Lopez que amenaza el triple frontal a su llegada a la otra mitad de cancha.

 


 

Vamos a ver como termina Brandon Ingram – y los Lakers la temporada, antes de un verano en el que se avecinan muchísimas curvas. Magic Johnson y Rob Pelinka quieren liarla, pero con los Ingram, Ball, Kuzma, Hart… Puede que incluso sin un gran verano en la Agencia Libre, con la primera ronda de los Cleveland Cavaliers, una renovación para Julius Randle y demás, pueden montarse un equipo apañado de nuevo y seguir creciendo, paso a paso.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This