Conecta con nosotros

NBA

Portland Trail Blazers, invitados sorpresa en la élite del Oeste

Portland Trail Blazers se ha establecido como uno de los mejores equipos en el Oeste.

Portland Trail Blazers se ha hecho un hueco en la élite de la durísima Conferencia Oeste sin que nadie se diera cuenta. Cuando los rivales despertaron de su letargo, la franquicia de Oregon ya estaba tercera, muy por detrás de los Rockets y Golden State Warriors, tras una gran racha de 13 victorias, incluyendo las que consiguieron contra Golden State Warriors (dos veces), Cleveland Cavaliers u Oklahoma City Thunder, equipos de entidad. Varios han sido los factores para que este buen nivel se haya convertido en una constante.

El mejor ataque empieza por una buena defensa

Todos somos conscientes de la enorme calidad ofensiva que atesoran estos Portland Trail Blazers, pero poca gente se da cuenta de que en el apartado defensivo la mejora ha sido brutal. Respecto a la temporada anterior, han pasado del puesto 25º al 5º en puntos encajados por partido, recibiendo cinco menos de media, lo cual es una ayuda importante para estar tan arriba en la clasificación.

La mejora es general, ya que los porcentajes de los rivales son bajos (en triples están en la media) y son el segundo equipo que menos asistencias permite después de Utah Jazz. Por supuesto, les encontramos en todos los “Top 10” posibles: quinto equipo que menos puntos encaja tras pérdidas (séptimo equipo que menos pierde el balón), noveno en puntos en segunda oportunidad concedidos (octavos en rebotes ofensivos del rival), octavo en puntos al contraataque y tercera mejor defensa de la liga en la pintura (mejor equipo de la liga defendiendo los tiros hasta tres metros).

El esquema defensivo de Terry Stotts se vio ya desde inicios de temporada. Con Nurkic como potencia interior, añadiendo a Aminu, Turner y el esfuerzo y concentración colectivos, el éxito estaba garantizado. Aun así, el sistema no empezó a cuajar bien hasta la segunda mitad de la temporada. En diciembre (cuando iban 16-16) y enero su defensa estaba en la mediocridad más absoluta, recibiendo los mismos puntos que el año pasado, cuando se colaron en “PlayOffs” por los pelos. Por suerte, los dos últimos meses han sido muy fructíferos, incluyendo los más de 20 puntos por cada 100 posesiones de ventaja sobre sus rivales en su gran racha de victorias.

Portland Trail Blazers también mejora en ataque.

El inicio de la temporada en el apartado ofensivo fue algo lento. Pese a tener a dos grandes triplistas, eran de los equipos que menos tiraban desde larga distancia. 22 y 26 intentos por noche fueron sus baremos en los dos primeros meses de competición, con un porcentaje del 35% de acierto. En 2018, todos se han puesto manos a la obra, subiendo a más de 30 lanzamientos por encuentros (que se han sustraído de la categoría de tiros de 2, bastante menos efectiva) con porcentajes cercanos al 40%. Esto, entre otras cosas, ha supuesto pasar de 100 puntos por partido a 110 en el nuevo año.

McCollum y Lillard son los que asumen el mayor volumen de tiros, manteniendo unos porcentajes bastante buenos. Es una sorpresa el gran aporte de Harkless y Aminu, que se juegan siete triples por noche entre ambos con un porcentaje superior al 40%. El mismo Evan Turner está moviéndose en esos porcentajes desde finales de diciembre. Tira pocos triples, pero está siendo capaz de meter unos cuantos.

Lillard no es un base puramente organizador, una cualidad de la que tampoco dispone McCollum, lo cual explica que Portland Trail Blazers sea el equipo que menos puntos mete tras asistencia (49%, por debajo de OKC Thunder). Tampoco son un gran equipo anotando en aclarados ni en el poste, por lo que deben buscarse las habichuelas con otros métodos. La principal vía de estos Blazers para conseguir puntos es el bloqueo y continuación. Ahí, Lillard, bien asistido por la potencia física de Nurkic, es el rey. Son el equipo de la liga que más puntos ha metido de esta manera, con bastante diferencia sobre el segundo (mejor porcentaje de anotación en estas jugadas y equipo que menos la pierde en este tipo de situaciones).

Se acabó depender totalmente del dúo Lillard-McCollum. Obviamente, contar con el segundo “backcourt” más anotador de la liga ayuda a ganar muchos partidos, pero dos jugadores no pueden ser terceros ellos solos. Obviamente, el hecho de que entre los dos sumen 58 puntos y 10 asistencias por noche ayuda mucho, pero la mejora de los “role players” se ha hecho notar en ambos lados de la cancha.

 

Los role players, claves en Portland

Los jugadores secundarios se han consolidado en Rip City. Nurkic se ha convertido definitivamente en el pívot que buscaban en Oregon. Potente debajo del aro, un estandarte en defensa y con potencial para explorar áreas desconocidas. Aminu y Harkless han aumentado su producción ofensiva, lo cual complementa a la perfección su buen hacer en defensa. Son el trío ideal para acompañar a las estrellas de los Blazers.

Saliendo desde el banquillo, Napier se empieza a convertir en ese base que LeBron “eligió” en el Draft allá por 2014. De hecho, los minutos que comparte con Lillard y McCollum son muy buenos, lo cual suma puntos en el expediente de Terry Stotts por ese experimiento de tres guards. Evan Turner sigue intentando justificar su contrato, por el cual arriesgaron mucho hace unos años. El rookie Zach Collins, Ed Davis y Pat Connaughton aumentan su productividad respecto a años anteriores y suman cuando los cracks están descansando.

 


 

En definitiva, solo queda ver hasta dónde pueden llegar estos Portland Trail Blazers en la postemporada. Si las lesiones les siguen respetando como hasta ahora y se mantiene el nivel visto en la gran racha de victorias, a nadie le extrañaría que diesen un pequeño susto a las superpotencias del Oeste.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This