Conecta con nosotros

NBA

Un anotador olvidado: ¿Qué ha pasado con Monta Ellis?

Monta Ellis está sin equipo. Analizamos como uno de los grandes anotadores del último lustro ya no tiene sitio en la NBA.

Erik Drost (CC)

Resulta complicado que entre los innumerables y valiosos traspasos que hemos presenciado durante la postemporada en la NBA, las lesiones que han sacudido el inicio de la competición y el buen papel de los rookies con más proyección de esta generación, haya tiempo para fijarse en algo más. La NBA de los «súperequipos», los «Big Three» y los novatos con mayor poder mediático que muchas estrellas ha arrancado y a una velocidad pasmosa. Sin embargo, algunos jugadores que hace pocos años formaban parte de la élite profesional, de la titularidad indiscutible, se han ido apaciguando con el paso de los años y su brillo ha quedado sumergido en una situación mucho más sombría. El mayor ejemplo, Monta Ellis, que ahora está sin equipo.

Los amantes de este deporte recordamos a Monta Ellis como ese escolta bajito, escurridizo y veloz, pero sobre todas las cosas un jugador absurdamente anotador. ¿Cómo no va a tener un hueco indiscutible en un «roster»? Pues porque la liga ha cambiado. Sus sistemas, sus tendencias, sus quintetos… La NBA continúa con su evolución sin freno y ciertos perfiles de jugadores quedan al margen de estos cambios. El caso de Ellis es uno de lo más claros. Y de los más dolorosos.

 

El Curry antes de Stephen

Durante su último año de instituto ya se esperaba de él que fuera uno de los mejores anotadores cuando se asentara en la NBA. En su temporada final de ‘High School’, Monta Ellis promedió números para el recuerdo: 38.4 puntos, 6.8 asistencias, 7.9 rebotes, 4.5 robos y un 48% en tiros de tres. Pocas palabras son idóneas para tratar de evaluar estos registros. Aún así, tras no pasar por la Universidad, la elección del explosivo escolta bajó  muchísimo en el Draft de 2005. Golden State Warriors se hacía con sus servicios en el número 40, en uno de los mayores robos del Draft de los últimos años demostrado en su conquista del premio al «Most Improved Player» de la temporada 2006-2007. Siete temporadas duró su periplo en La Bahía, cuyos tres últimos años fueron básicamente una constante prueba de su coexistencia con Stephen Curry, llegado en la temporada 2009. Aún así, dentro de un esquema que no le beneficiaba ni ganaba partidos, en plena consagración de ‘Steph’, Monta Ellis promedió 19,1 puntos como «Warrior», 25.5 en la temporada de novato de Curry, donde se le consideró un All Star que nunca tuvo su merecida oportunidad de disputar el Partido de las Estrellas.

 

Los Warriors, a sabiendas de la incontestable calidad que tenía el escolta, lo traspasaron a Milwaukee Bucks por Andrew Bogut, en una maniobra que reafirmaba la confianza en su actual base y dos veces MVP, a pesar de las constantes lesiones que tuvo durante sus primeros años. Los Bucks, que por aquel entonces se encontraban en tierra de nadie, optaron por traspasar a su pívot titular para juntar a Ellis con otro base eléctrico como era Brandon Jennings, «sophomore» por aquel entonces. Un jugador con mucho más abuso del balón que el Stephen Curry que hoy en día conocemos, algo que pintaba antagónico para Monta Ellis. Y se notó en sus estadísticas, pero resistió. El de Mississipi supo subsistir al lado de Jennings y, durante los dos años que permaneció en la franquicia, promedió 18,4 tantos por encuentro. ¡Qué válido es Monta Ellis!

En 2013, Dallas Mavericks ofrece a Monta Ellis 28 millones por tres años de contrato y consigue unir a su proyecto a una referencia exterior que complementara a Dirk Nowitzki. Pero a pesar de sus 19 puntos de promedio en su estancia en Texas, la franquicia decide no darle el último año de contrato a Ellis, que marcha a Indiana con 44 millones bajo el brazo y cuatro años de contrato. ¿Cómo es posible que tal anotador pase vagamente de un equipo a otro?

Su última parada en la NBA fueron estos Pacers. Desde 2015, donde se asentaban los ya mencionados «Big Three», los Warriors de Curry y Klay Thompson y su total dedicación al lanzamiento de triple, es donde vivimos al peor Monta Ellis de su carrera. En dos años, antes de ser cortado, 13.8 y 8.5 puntos de promedio.

Monta Ellis sin equipo

Alex Güell

El triple, la peor manera de morir

A pesar de sus dotes de cara al aro, Monta Ellis no ha pasado nunca del 36% de acierto en tiros de tres, que promedió en su penúltima campaña en Golden State Warriors. Su última en Dallas, un 28%; su última en Indiana, y en la NBA, un 31%. El ocaso de este «loco bajito» que era capaz de generarse sus tiros a partir del «dribbling», cuyos muelles le permitían entrar con potencia hacia el aro y anotar, se debe prácticamente en su totalidad por su no tan notorio acierto desde el triple.

El juego de hoy en día se desarrolla más allá de la línea y debajo del aro. La zona de media distancia la tenemos en peligro de extinción, útil para explotar ciertos tiros de hombres altos tras bloqueo, o para aclarados de jugadores con cátedra en esa zona como es DeMar DeRozan. Pero no para Monta Ellis. Su altura le impide este tipo de jugadas para él y los entrenadores tienen preferencia para jugadores de sus cualidades físicas: dominar la línea de tres. Y él nunca ha sido capaz de ser constante.

Por habilidad, veteranía, puntos, Monta Ellis tendría matemáticamente sitio en la NBA. Pero entrenadores y GMs saben cómo es su juego, dónde es capaz de hacer daño y, respecto a eso, hay otros jugadores que lo hacen mejor. Y él lo sabe. Porque siempre ha jugado así, de manera callejera y atípica, buscando anotar más que una cohesión real del equipo. Un lugar que, en tal caso, ya está ocupado por las grandes estrellas de esta generación.

 

Uno de los jugadores más infravalorados de la NBA, eterna estrella al que no se le reconocía su brillo, tiene ahora las puertas de la NBA cerradas. En cualquier caso, encontramos ciertos equipos donde su brillo ofensivo, aún presente a sus 32 años recién cumplidos, puede ser útil.

 

Los Angeles Clippers

Con la lesión de Milos Teodosic sin fecha de vuelta, una opción posible es Monta Ellis. Rodando a Austin Rivers al puesto de base, Ellis podría tener hueco en la rotación desde el banquillo. En esa segunda unidad, los Clippers no disponen de muchos puntos salvo a Lou Williams, que puede partir como titular junto a Patrick Beverley. Sin embargo, la franquicia de Los Ángeles también es una de las candidatas a hacerse con Eric Bledsoe, cuya pronta salida de Suns está garantizada.

 

Portland Trail Blazers

Con la inamovible pareja del «backcourt» titular, sí encontramos una posibilidad como hombre de refresco para Monta Ellis. La marcha de Allen Crabbe a Brooklyn Nets deja la rotación exterior de los Blazers algo sosa y a pesar de la anotación que Lillard y McCollum aportan, ¿por qué no algo más de pólvora durante el descanso de sus estrellas?

 

Toronto Raptors

Quizás la opción más utópica de las propuestas. Sin embargo, la franquicia ha cortado recientemente a K.J. McDaniels y su banquillo exterior deja bastante que desear sin tratamos de mirar más allá de C.J. Miles. Monta Ellis podría encajar en un sistema que sí permite el tiro de media distancia al contar con DeRozan en su plantilla. Aquí no veríamos tan actualmente extraño ver a un escolta cómodo a cinco o seis metros de distancia.

 


 

La historia con prematuro fin de Monta Ellis, que como tantos otros ve su carrera truncada antes del tiempo estipulado. Otros jugadores aún en la liga se encuentran ante su última oportunidad de mantener el respeto del gremio y la consideración de los entrenadores. ¿Tendrá Monta Ellis la suya?

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This