Conecta con nosotros

Especiales

Los Philadelphia 76ers y su maldición con los rookies

El futuro de los Philadelphia 76ers, por calidad, se presenta brillante. ¿Pero conseguirán ser una realidad sin lesiones?

En los últimos años, los Philadelphia 76ers han sido uno de los máximos exponentes de la técnica utilizada por los equipos sin aspiraciones en la NBA, llamada «tanking». Y gracias a eso han conseguido a un grupo de jóvenes que ilusiona a toda la NBA, pareciendo estar llamado a dominar el futuro del Este, cuando se marche LeBron, y la liga.

Pero, como si de la peor maldición se tratase, cada «rookie» que seleccionan acaba cayendo en una grave lesión. Desde el «draft» del 2013 hasta el draft del 2016, tan solo un jugador de los cuatro primeros que han seleccionado en el draft ha disputado algún partido en su primera temporada en la NBA. El agraciado fue Jahlil Okafor, aunque tan solo llegó a disputar 53 encuentros de su primera temporada.

Primero fue Nerlens Noel, quien ya en la universidad se lesionó el ligamento de la rodilla izquierda y estuvo más de un año de baja. A partir de él, todos los jugadores seleccionados con la camiseta de los Philadelphia 76ers han parecido recibir una maldición.

 

La eterna espera por Joel Embiid

Sin duda alguna, este es el peor de los casos. Embiid llegó a los Philadelphia 76ers algo así como el mesías. Todos los aficionados de la liga pusieron su mirada en él, era su salvador. Pero su estreno en las canchas de la mejor liga del mundo se ha acabado retrasando hasta dos temporadas. En la que debía ser su primera campaña, una lesión en el hueso navicular de su pie derecho lo dejo fuera toda la temporada. Esa misma lesión, antes de iniciar la campaña 2015-2016, le volvería a afectar dejando al prometedor camerunés otra temporada en blanco.

Philadelphia 76ers

Digital Plume Hunter

Finalmente, en la temporada 2016-2017 llegó el fin del calvario. Los aficionados de Philadelphia por fin veían debutar a su icono. Rápidamente, Joel Embiid se los metería a todos en el bolsillo. Es más, todos los «fans» de la NBA se enamoraron de sus grandes actuaciones.

Aunque de nuevo, había un pero.

El camerunés estuvo jugando toda la temporada entre algodones, sin back-to-backs y con un máximo de 28 minutos por partido. Los 76ers no querían susto alguno. Y aún así lo tuvieron.  Antes del All-Star, de nuevo una lesión lo dejaba fuera de las pistas y viendo que el objetivo de esta campaña volvía a ser el tanking, los Sixers decidieron que Joel Embiid no volvería a pisar las canchas, lo que le dejó sin el premio a Rookie of the Year.

Tras esto, los Philadelphia 76ers pudieron confirmar que tenían una joya en su plantilla. Pero que dicha joya hay que cuidarla y mimarla mucho, al ser muy frágil.

 

Ben Simmons

Con Simmons, las expectativas no eran tan altas como con Joel Embiid. Pero aún así, su polivalencia y el dominio que ejerció en la NCAA jugando en una pequeña universidad, ilusionaba en Philadelphia. Y los Sixers sometieron a una auténtica quimera a sus aficionados en ese aspecto.

En primer lugar, se dijo que la lesión lo dejaría apartado tan solo tres meses fuera de las canchas. Y viendo las actuaciones de Joel Embiid, los aficionados realmente soñaban con la pareja que podían formar australiano y camerunés. Pero esas tres semanas se acabaron convirtiendo en una posible vuelta tras el All Star. Finalmente, al ver la situación tras el fin de semana de las estrellas, la baja fue, de nuevo, para toda la temporada.

WWW.BUSINESSINSIDER.COM

La parte positiva para esto, si es que realmente se puede encontrar alguna, es que Ben Simmons no se ha relajado en ningún momento y parece haber perfeccionado su juego para llegar en plena forma a su debut, esperemos, en el primer partido que tengan los «Sixers» la próxima campaña.

 

Miedo con Markelle Futlz

Parece que no es nada serio y que Markelle Fultz podrá disputar la próxima temporada sin problema alguno. Pero aún así, no es la mejor manera de empezar y los fantasmas del pasado atormentan a los aficionados de Philadelphia.

En un partido de la Summer League buscando una falta en ataque, Markelle Fultz se torció el tobillo. Y tuvo que abandonar la cancha y lo que resta de Summer League.

De momento, parece que no es nada serio. Es más, se le ha llegado a ver en un calentamiento jugando con el balón. Pero el historial que está dejando la enfermería Sixer no invita a ser positivo y las dudas surgen.


¿Dominarán realmente algún día cercano la liga los Philadelphia 76ers o la maldición de las lesiones les seguirá afectando y romperá su proyecto?

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This