Conecta con nosotros

NBA

OKC Thunder, a Playoffs en el peor momento

Las estrellas bajan su rendimiento y nadie responde ante los malos resultados antes de la postemporada.

Westbrook es uno de los culpables de la crisis de OKC Thunder con las malas decisiones en los finales apretados | Alejandro Gaitán (The Wing)

Westbrook, uno de los culpables de la crisis de OKC Thunder con malas decisiones en los finales apretados | Alejandro Gaitán (The Wing)

OKC Thunder ha dejado de ser la amenaza que parecía a principios de 2019, cuando estaban terceros de conferencia y daban miedo a todos los equipos de Playoffs del Oeste. Una defensa sólida con potencial de ser la mejor de la liga, una superestrella haciendo el mejor año de su carrera, uno de los mejores bases de la liga que parecía mejorar su estilo y buenos elementos de acompañamiento eran los argumentos principales del equipo.  

Sin embargo, todo ha cambiado desde el All-StarCinco semanas donde el desplome ha sido total. Descenso a los últimos puestos que dan acceso a Playoffs, pérdida prácticamente asegurada del factor cancha, posible enfrentamiento contra Golden State Warriors a las primeras de cambio y, sobre todo, la sensación de haber desaprovechado un gran año. 

 

Los verdugos de OKC Thunder

Es cierto que el calendario, benévolo hasta enero, se ha complicado desde entonces, algo que ya se sabía, pero el bajón individual de varios miembros del equipo y la increíble falta de actitud mostrada en momentos difíciles han sido elementos diferenciales en la pérdida de peligro en la dura Conferencia Oeste. 

Así, como datos rápidos, hay varios que son clave para entender el bajón. Desde el parón por el fin de semana de las estrellas, OKC Thunder tiene un récord de 7-14. Dentro de las derrotas, sorprenden las sufridas ante Pelicans (se lesionó Davis a mitad de encuentro), Grizzlies (sin Conley, Bradley, Noah ni Jaren Jackson) y Mavericks (sin Doncic, Hardaway Jr ni Barea y con el peor récord de la NBA desde el All-Star). Por partes, el balance es de 1-5 contra equipos fuera de Playoffs en el Oeste (una victoria ajustada contra Grizzlies), 3-5 contra equipos de Playoffs del Oeste (doblete contra Jazz y Blazers, derrotas contra SpursClippers, Warriors y Nuggets por doble partida) y 2-4 contra equipos de Playoffs del Este (1-1 contra Raptors y Pacers, victoria ante Nets y derrotas frente a Miami y Philadelphia). 

La inconsistencia es palpable en estos resultados. Dentro del mal balance general, han conseguido dos victorias contra los Jazz, equipo muy correoso y verdugo en la primera ronda del año pasado, además de ganar un partido y forzar la prórroga el otro ante el segundo mejor récord de la liga, Toronto Raptors. También se consiguió una gran remontada ante Indiana después de un parcial de 24-0 en el tercer cuarto, dejando a los Pacers siete minutos de juego sin anotar, una barbaridad en el baloncesto moderno. Después, se han visto muy superados por rivales directos como SpursClippers o Nuggets, contra quiénes han terminado 0-4 la serie de la temporada. 

 

Mal en ataque, mal en defensa

OKC Thunder nunca se ha caracterizado por una gran eficiencia ofensiva con un juego vistoso. Aprovechando su potencia física y las increíbles actuaciones de Paul George, tenían un ataque en la media de la liga. En el peor año de Westbrook en el apartado de tiro, pocos jugadores más son capaces de crear su propio tiro más allá de Adams en el poste o Schroder y Grant en penetración. 

Desde el parón, el ataque es el tercero por la cola de toda la liga. Si Westbrook, pese a haber mejorado porcentajes, sigue en un año flojo y Paul George no ha vuelto de la lesión al 100%, el equipo se resiente. El estilo rápido de OKC Thunder hace que sean el equipo que más tiros de campo intenta por noche, pero el 19º mejor porcentaje. Las características de sus jugadores, teniendo varios la capacidad de penetrar con garantías, hacen que también sea el cuarto equipo que más tiros libres lanza por noche, pero con un porcentaje pésimo que apenas supera el 71%, el 28º peor de la liga.  

El número de triples ha aumentado de 31 a 36 por noche, pero lejos quedan los porcentajes cercanos al 40% que se alcanzaron a principios de 2019, volviendo a la tónica del inicio de campaña, superando por poco el 30%. Lo único salvable es que el equipo sigue siendo el mejor en rebotes ofensivos por partido y han aumentado los puntos de segunda oportunidad, un oasis en un equipo tan fallón. Todo esto lleva a bajar de 115 puntos por partido a menos de 110 en los últimos 20, lo cual se traduce en las derrotas mencionadas. 

La defensa sigue siendo una asignatura pendiente. Pese a tener un potencial increíble, el sistema no termina de funcionar. Paul George y Jerami Grant son dos grandes defensores individuales capaces de hacer switch con la mayoría de rivales, Adams y Noel son fuerzas intimidatorias bajo el aro, Westbrook ha demostrado que puede ser un gran defensor cuando se esfuerza y otros jugadores como Ferguson o Nader se estaban adaptando bien al sistema. 

De ser la tercera mejor defensa de la liga han pasado a mitad de la tabla en todos los aspectos. Reciben más tiros de campo, más triples y más tiros libres, además de que el porcentaje rival ha subido en todos ellos. Siguen siendo el equipo que más balones roba y el que más pérdidas provoca, pero en los últimos partidos han bajado ambos datos. Especialmente sangrante es el caso de los robos, el cual ha bajado de más de 10 a apenas 7 por encuentro (redunda en 3 puntos de contraataque menos por partido). 

 

Todos culpables en OKC Thunder

No hay un solo culpable para esta mala racha, eso es obvio, ya que prácticamente nadie se salva de la quema. Russell Westbrook, pese a seguir promediando triple-doble, sigue en su peor temporada en el tiro, además de tomar decisiones cuestionables en momentos clutch de los partidos. Es el que se echa el equipo a la espalda, pero a veces no sólo vale con eso. La madurez que se supone que se adquiere con la edad, especialmente en un base, él no la ha encontrado aún. Su caos es bueno en muchas ocasiones, pero la potencia sin control se queda en nada. 

Paul George sigue sin mejorar sus números tras la lesión y es vital que lo haga antes de comenzar la postemporada. Steven Adams ha disminuido su anotación en dos puntos (además de bajar del 50% al 35% en tiros libres) y Terrance Ferguson ha vuelto a bajar su porcentaje de triples del 38% al 30% intentando más por partido. Ya hablamos de su aportación como tirador en un equipo donde es muy necesario y este bajón se nota más en un equipo de estas características. Jerami Grant es el único titular de OKC Thunder que sube sus prestaciones, aunque sea ligeramente, terminando de cuajar un buen año y dando esperanzas para el futuro. 

En la segunda unidad, solo Dennis Schroder sigue como puntal ofensivo, aunque su trabajo en defensa deja mucho que desear. Su bajón en porcentajes tras el All-Star también ha sido notable, estancándose en un 37% en TC y 28% en triples. Noel sigue cumpliendo con sus responsabilidades, que no son ni van a ser muchas, Nader tiene partidos donde demuestra que puede ser una buena pieza anotando desde el banquillo y las aportaciones de Burton, Felton o Patterson son poco más que testimoniales. Markieff Morris, movimiento interesante antes del deadline, no está aportando todo lo que se esperaba y pasa bastante desapercibido en ambos lados de la cancha. 

El entrenador de OKC Thunder, Billy Donovan, también tiene mucha culpa. Sigue sin cambiar el estilo desde que se fue KD en 2016, cayendo dos veces en primera ronda y camino de una tercera si todo sigue así. Solo ha dado más libertad a Paul George en ataque (más fiable que Westbrook en el tiro), pero su pizarra es bastante limitada y las asistencias por partido se mantienen entre los números más bajos de la liga. Además, no encuentra solución para la falta de aportación del banquillo, no da continuidad a posibles tiradores que sean útiles como Burton. 

Por último, Sam Presti, conocido por sus habituales buenos movimientos, ha estado fallón también esta temporada. Pese a que las llegadas de Schroder a cambio de Carmelo y la de Noel han sido positivas, no se ha cubierto la mayor lacra del equipo. Ante la inactividad y finalmente marcha de Abrines, la bajada de nivel de Patterson y la falta de tiro generalizada, las llegadas de un escolta tirador y un interior abierto eran prioridad.  

Markieff Morris fue un buen fichaje, pero, como hemos dicho, no se ha conseguido adaptar al sistema, dejando una aportación escasa. La posición de escolta era primordial, sobre todo viendo que Roberson no volverá hasta la temporada que viene. Un 3&D como Wesley Matthews (Indiana), Courtney Lee (Dallas) o Corey Brewer (Kings), habiendo cambiado todos ellos de equipo y habiendo estado en el mercado, habría sido una decisión lógica, aunque luego no hubiera funcionado como debiera. 

 


 

Los Playoffs están a la vuelta de la esquina y, pese a tener la clasificación asegurada, los partidos restantes son primordiales. Evitar a GSW en primera ronda es obligatorio para OKC Thunder si quieren tener posibilidades de superar alguna ronda. Houston Rockets tampoco sería plato de buen gusto y, en menor medida, Denver Nuggets. Jugando como este último mes, da un poco igual quien toque ya que este equipo no está capacitado para superar una serie contra ningún equipo del Oeste, por lo que arreglar esta situación y volver a meter miedo como en enero es básico para hacer frente a unos Playoffs que se avecinan tormentosos, por muy irónico que sea el adjetivo. 

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This