Conecta con nosotros

NBA

OKC Thunder, dispuestos a pelear por todo en el Oeste

La posible llegada de algún tirador y la vuelta de Roberson harían que subiera el nivel del equipo.

OKC Thunder ha empezado la temporada situándose entre la élite del salvaje Oeste, peleando por el primer puesto de conferencia con Denver Nuggets y los mismísimos Golden State Warriors. Ahora bien, ¿de verdad pueden suponer una amenaza para la franquicia californiana a final de curso? Vamos a descubrirlo analizando lo que tienen y lo que les falta para seguir creciendo como equipo.

 

Big Three como base y buenos acompañantes

Indudablemente, tener tres espadas como Russell Westbrook, Paul George y Steven Adams, con dos de ellos haciendo el mejor año de su carrera, es una ayuda esencial a la hora de estar bien colocados en la clasificación. Si los tres completan un partido más o menos bueno, a poca ayuda que reciban del resto de compañeros, OKC Thunder tendrá mucho ganado.

Paul George está haciendo el mejor año de su carrera en puntos, asistencias, rebotes, tapones y robos. Además, es el tercer jugador de la NBA con más triples anotados, con un porcentaje de 38’2% y uno de los mejores “two-way player” de la NBA, supliendo a Roberson como puntal defensivo exterior. Se ha equiparado a Westbrook en cuanto a importancia dentro del campo y está empezando a aparecer en estas tempranas conversaciones que se hacen por el MVP, aunque quede un mundo.

Steven Adams sigue mejorando, aumentando su producción anotadora por quinto año consecutivo. Promedia más de 16 puntos y 10 rebotes por noche, siendo el tercer arma ofensiva del equipo. Ha aumentado su volumen de tiros y está trabajando en su arsenal cerca del aro, probando cada vez de manera más asidua con ganchos y giros que están surtiendo efecto. Además, su trabajo en defensa y en el rebote ofensivo le da muchas posesiones extra a OKC Thunder. Está dejando de ser infravalorado gracias a su constancia y eficiencia silenciosa.

Russell Westbrook está cambiando un poco su juego. No nos engañemos, sigue siendo el mismo monstruo atlético de siempre, que penetra como un animal y lidera la liga en robos tras una serie de partidos excelsos en este apartado. Lidera la liga en asistencias, sigue siendo el guard más reboteador (puede promediar triple-doble por tercer año consecutivo) y ha disminuido un poco sus pérdidas. Debe mejorar en su selección de tiro exterior (segunda peor temporada de su carrera) y en el tiro libre (ha bajado drásticamente su porcentaje hasta el 60% y está tirando menos que nunca). Organizar el ataque con cabeza y penetrar debe ser su juego, crea muchos huecos con su velocidad y tiene que aprovecharlos.

Jerami Grant es otro de los que más ha mejorado este año. Juega de ala-pívot, pero puede defender a interiores y exteriores con la misma eficacia. Cuenta con una mayor constancia en el tiro y no es mal penetrador. Su versatilidad y su potencia física para intimidar y taponar le convierten en uno de los mejores activos del equipo a la hora de proteger el aro y finalizar jugadas. Necesita una mayor capacidad de crearse su tiro según se aleja del aro para no depender eternamente del catch&shoot.

La llegada de Dennis Schroder ha sido agua de mayo para OKC Thunder. Un gran anotador desde el banquillo que puede jugar a la vez que Russell Westbrook y que está en las quinielas para ser Sexto Hombre del Año. Asiste un poco menos, pero está tirando bien de tres y hace que el descanso de los titulares duela menos. Nerlens Noel y Hamidou Diallo son las otras buenas noticias desde el banquillo, aportando minutos de físico y calidad.

Aún se espera un crecimiento de Terrance Ferguson, titular hasta que Roberson pueda volver. No aporta tanto tiro como se espera de él y aún le falta madurar su juego para hacerse con más minutos en la rotación. Abrines y Patterson se esfuerzan por mantener un nivel defensivo aceptable, pero su aportación en ataque ha bajado y no aprovechan los tiros que tienen, siendo los que se supone que deberían tener buenos porcentajes de larga distancia.

 

La defensa de OKC Thunder, clave en el éxito

El calendario hasta la fecha ha sido benévolo con los pupilos de Billy Donovan, teniendo muchos partidos contra equipos de récord negativo y de la parte baja de la tabla. Eso ha ayudado a que la defensa sea de las mejores de la liga, pero viendo los jugadores y las estadísticas, se comprueba que los números también pueden hacerse realidad contra los mejores equipos de la liga.

Los números están siendo muy demostrativos del esfuerzo coral por evitar canastas. OKC Thunder cuenta con jugadores muy potentes físicamente que buscan constantemente cubrir las líneas de pase, tocar cualquier balón suelto y salir a toda velocidad al contraataque, que es lo que se les da bien hacer. Es el equipo con mejor Deffensive Rating de la NBA (101,7 puntos por cada 100 posesiones) y el quinto mejor en puntos encajados por noche, con 105,3.

El estilo de juego tan agresivo se muestra reflejado en los números también. Son el único equipo con más de 10 robos por noche (Westbrook es líder en robos y Paul George, tercero), lo que les permite ser los sextos que más puntos al contraataque anotan. Son los terceros que más pases interceptan de la liga y los que más balones sueltos recuperan de toda la NBA. También son los que provocan más pérdidas rivales. El problema de este estilo es que un buen movimiento de balón que permita superar la primera línea o una mala anticipación defensiva supone una oportunidad de canasta fácil para el rival.

El sistema de rotaciones está bien definido, ya que tener tantos jugadores versátiles permite cambiar la asignación tras el bloqueo en gran número de ocasiones. Así, si los jugadores hacen bien la rotación, habitualmente llegan a puntear casi todos los tiros, lo que les permite estar en casi todos los top 10 en punteos y en porcentajes permitidos al rival, siendo especialmente efectivos cubriendo los lanzamientos de larga distancia.

 

¿Qué falta para aspirar a todo?

Obviamente, el equipo no es perfecto y faltan cosas para poder ser una amenaza de verdad para los todopoderosos Warriors. El sistema ofensivo es muy individualista y depende mucho de la calidad individual de los jugadores, por lo que tener más jugadas en la libreta siempre es bueno en caso de enfrentarse a defensas más férreas de lo habitual.

Defensivamente, la vuelta de Roberson en un buen estado de forma podría hacer de OKC Thunder la mejor defensa de la liga. Ha tenido ya un par de recaídas y aún no se sabe nada de las posibles fechas de vuelta. Sería ideal que cogiera rodaje terminando la regular season y se incorporara con plenas facultades para los Playoffs.

Por supuesto, el triple es un apartado pendiente. Vigesimocuartos en triples anotados por noche y con el peor porcentaje de acierto de la NBA (32’6%), la llegada de uno o dos especialistas exteriores que aportaran consistencia al tiro exterior, especialmente en la segunda unidad, cubriendo las deficiencias de Abrines y Patterson y la incapacidad de Diallo, se antoja crucial para las aspiraciones del equipo.

Sam Presti es experto pescando en río revuelto y buscar tiradores debe ser la prioridad del ejecutivo. Ya se han escapado dos buenas posibilidades con Korver y Ariza (hay que decir que la segunda era difícil salarialmente) pero apenas queda un mes y medio y hay que darse algo de prisa.

Mirando a la parte baja de la clasificación, a aquellos equipos que están en reconstrucción y no pelean por Playoffs, nos encontramos opciones interesantes. En la Gran Manzana, Courtney Lee no ha vuelto muy bien de la lesión, aunque puede que encontrara su sitio en Oklahoma. En Chicago, Justin Holiday está haciendo una buena temporada y ha demostrado ser un tirador más que eficiente. El ambiente en Chicago es propicio para que Presti haga su magia. Ya en el pozo, la capacidad anotadora de TJ Warren sería muy bienvenida, pero parece un trade difícil de acordar ya que OKC Thunder tampoco dispone de grandes cosas para ofrecer a los Suns.

Si echamos un ojo por Florida, donde sus dos equipos pelean por las últimas plazas de postemporada en el Este, vemos algún posible objetivo. En la calurosa Miami, Wayne Ellington se antoja como un jugador que subiría mucho el nivel de los Thunder, aunque parece complicado conseguirle. Ya en los Magic, Terrence Ross y DJ Augustin, viejo conocido, podrían ayudar a la causa.

Quedan bastantes días aún y Presti puede actuar en cualquier momento para conseguir a alguno de estos o mirar entre aquellos jugadores sin equipo. Jodie Meeks, Arron Afflalo o Corey Brewer, que abandonó la disciplina de Donovan este verano tras media temporada 2017/2018. Parece que Abrines y Terrance Ferguson serían los principales damnificados en caso de traspaso, por lo que deben trabajar para seguir en la rotación y en el equipo.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This