Conecta con nosotros

NBA

OKC Thunder y su apuesta de riesgo para la temporada

Analizamos los motivos que pueden provocar la continuidad o fracaso del proyecto de un año de OKC Thunder.

Paul George OKC Thunder

Erik Drost (CC)

Roma no se construyó en un día. Muchos años y muchos líderes influyeron en crear uno de los imperios más grandes de la historia. De él nos quedan muchas cosas en la actualidad, incluido ese refrán que hay al inicio del artículo. El imperio que está construyendo OKC Thunder, con el que pretende plantar cara a los todopoderosos Golden State Warriors, emulando a Aníbal en las Guerras Púnicas, sirve como comparación en este caso, aunque los aficionados desean que consiga su objetivo, no como el cartaginés. El cambio de una temporada a otra es brutal, con la llegada de dos estrellas y la necesidad de cambiar radicalmente el estilo en un año en el que los recién llegados deben decidir si apuestan por este proyecto de final ignoto o buscan suerte en otras franquicias.

Todos estamos al tanto de las llegadas a OKC Thunder de Paul George y Carmelo Anthony, dos All-Star que se unen a Westbrook, último MVP, en la intensa lucha que se prevé por el puesto de aspirante en el Oeste. Sam Presti ha confeccionado un quinteto titular que asusta a cualquiera que lo oiga, aunque es cierto que el banquillo debe dar el do de pecho para plantar cara a las potencias de la conferencia. Russell Westbrook, André Roberson, Paul George, Carmelo Anthony y Steven Adams conforman un quinteto que puede durar este año o extenderse en el tiempo dependiendo de su actuación esta temporada.

Es mucha presión para todos saber que, en caso de no obtener resultados satisfactorios, el equipo puede retroceder en el tiempo a una situación como la del año pasado, en la que Westbrook estaba solo contra el mundo y el equipo sufría en ambos lados de la pista cuando él estaba en el banco. El propio Westbrook, Billy Donovan, Sam Presti y los recién llegados tendrán que poner mucho de su parte para que esta odisea no acabe en el mes de mayo.

 

Motivos para confiar

Paul George y Carmelo Anthony han llegado a OKC Thunder después de no acabar muy bien en Indiana Pacers y New York Knicks, declarando abiertamente que, de no salir antes, se irían en verano de 2018 gratis, por lo que sus respectivos directivos han decidido sacar algo a cambio, poco a priori, por jugadores que eran estrellas y que llegan para unirse a uno de los bases más potentes y explosivos del baloncesto moderno. No tienen nada que perder y el margen de mejora respecto de sus proyectos anteriores es amplio, además de la motivación de desbancar a uno de los mejores equipos de la historia.

La renovación de Russell Westbrook es un buen paso para iniciar la retención de los otros dos miembros del “Big Three”, que ya tienen la certeza de que el base californiano permanecerá en OKC Thunder unos cuantos años más y no les dejará tirados en caso de firmar un nuevo contrato, demostrando una gran lealtad a la franquicia. El simple hecho de jugar con el propio Russell ya debe suponer un gran aliciente para estos dos forwards de talla mundial.

Carmelo Anthony OKC Thunder

Fuente: Keith Allison (CC)

Además de ellos, Sam Presti ha conseguido la adquisición de Patrick Patterson y Raymond Felton, un interior muy válido y un base suplente decente para cuando Westbrook no esté en pista. Todos sabemos que el bueno de Sam es capaz de hacer maravillas, como ya ha demostrado, y el hecho de que sea capaz de apuntalar la segunda unidad esta temporada o ya en 2018 con algún movimiento de los suyos también ilusiona a jugadores y aficionados.

El proyecto aún no ha arrancado, lo hace esta misma noche, por lo que es difícil saber qué pasará. Eso sí, tampoco hace falta una gran capacidad para adivinar que es más que probable que si a una ecuación simple con un solo término fuerte que llegó bastante lejos en temporada regular le añadimos dos variables de tanto nivel, el resultado sea correcto. Habrá que ver cómo se adaptan unas superestrellas a otras y el papel de los secundarios, pero no cabe duda de que la gente está expectante ante lo que puede resultar de esta mezcla.

 

Sombras negras en el proyecto

Obviamente, cuadrar a tres jugadores de ese nivel no es tan fácil como parece, por lo que muchas cosas pueden salir mal y mandar al garete el gran verano que ha realizado Sam Presti. Para empezar, tres jugadores que siempre han sido gallos de corral deben convivir pacíficamente sin sacar las espuelas. Westbrook es el ídolo de OKC Thunder, por lo que Paul George debería ser su escudero más fiel y su relevo espiritual y baloncestístico cuando el angelino no esté en pista. Carmelo debe reducir su tiempo con el balón en las manos y afianzarse como un anotador puro que se dedique a ello en cuerpo y alma, algo que sabe hacer muy bien, como ya ha demostrado con la selección estadounidense, todo ello regado con dosis de buen hacer defensivo. Por supuesto, es imprescindible controlar los egos en el vestuario para evitar situaciones desagradables.

OKC Thunder

Keith Allison (CC)

Las novias que les salen a ambos jugadores van a estar pendientes del rendimiento de la franquicia, no cabe duda. Mucha gente da por hecho que el año que viene Paul George irá a Los Angeles Lakers junto con LeBron James, lo cual es muy arriesgado de predecir, además de que hay que esperar a ver el funcionamiento de OKC Thunder y de las franquicias competidoras. La Agencia Libre de 2018 queda muy lejos, aunque va a estar en un horizonte cercano durante todo el año.

Billy Donovan entra en su tercera temporada en la NBA tras tener a tiro el éxito y pasar a manejar una franquicia casi desolada sin opciones a nada. Debe ser la temporada en la que se afiance como un entrenador capaz de manejar a una franquicia aspirante. En sus dos años en la mejor liga del mundo solo hemos visto detalles, acompañados de bastantes decisiones que han sido, cuanto menos, dudosas. Si no se entiende bien con los jugadores ni controlar a las tres estrellas del vestuario, la situación puede desembocar en una huida de los recién llegados.

En caso de quedarse, las finanzas de OKC Thunder se verían seriamente afectadas, lo que no dejaría espacio para una hipotética mejora necesaria para derrotar a Golden State Warriors. El nuevo contrato de Westbrook, sumado con los salarios de Melo, George o Adams dejan en jaque a la directiva a la hora de poder hacerse con nuevas piezas para el equipo.

 


 

La temporada empieza hoy, cuando los Houston Rockets, máximos rivales a priori por ser segundos en el Oeste y por llegar a Finales de Conferencia, ya han demostrado estar capacitados para hacerlo muy bien, ganando a Golden State Warriors. Un año lleno de emociones comienza en OKC Thunder, donde solo queda disfrutar del equipo que con tanto esfuerzo se ha formado y soñar con crear un imperio.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This