Conecta con nosotros

NBA

Nikola Jokic, un posible MVP bajo el radar

El pívot serbio es uno de los mejores de la NBA y es candidato a los mayores reconocimientos individuales.

Nikola Jokic ha renovado con Denver Nuggets

Nikola Jokic defiende a Marcin Gortat | Keith Allison (CC)

Ya no es sorpresa para nadie levantarse y ver que Nikola Jokic, pívot serbio de los Denver Nuggets, ha hecho un gran partido, incluso me atrevo a decir que cada noche más gente pierde horas de sueño por disfrutar de la calidad que atesora el balcánico en sus manos y su cerebro. Dueño y señor de la franquicia de Colorado y principal responsable del gran año del equipo hasta el momento, desgranamos lo que está haciendo que este chico, poseedor del peor físico posible para la NBA, esté enamorando a seguidores y prensa y se cuele entre los mejores de la mejor liga del mundo.

Por si alguien no conoce la historia, Nikola Jokic fue seleccionado por los Nuggets en el puesto 41 del Draft de 2014. Decidió quedarse un año más en la Liga Adriática y llegó a la NBA en 2015. Desde el primer día se vio su habilidad con el balón en las manos, aunque, como todo joven falto de físico, le quedaba mucho por aprender. Fue ganando confianza de sus compañeros y entrenador y la marcha de Nurkic y la posibilidad de salir como titular de manera definitiva y establecerse como líder del equipo. Ahora sigue muy falto de físico, pero su increíble calidad hace que esto quede en el olvido en gran cantidad de ocasiones.

 

Nikola Jokic, el mejor pasador interior del mundo

Más allá de la anotación, en la cual nos centraremos más tarde, es el apartado organizador lo que distingue al center serbio del resto de la liga. Su capacidad para llevar la batuta de un equipo entero desde el poste alto y la bombilla es envidiable y es el principal elemento catalizador de los Denver Nuggets. Además de calidad para dar pases espectaculares, impresiona su IQ para leer los partidos en diferentes situaciones como un base puro de toda la vida. A esto ayuda que Jamal Murray, base titular, no sea ningún prodigio manejando el tempo, por lo que descarga gran parte de su función de dirección en Nikola Jokic.

De seguir así, será el segundo pívot de la historia que promedie más de siete asistencias en una temporada (tras Wilt Chamberlain, que lo hizo dos veces), lo cual ya empieza llamando la atención. Es sexto en asistencias por partido midiendo 2’13 metros, algo poco habitual. Al fin y al cabo, su porcentaje de uso ha aumentado hasta el 27,3% y, estando en el campo, es él quien reparte el 39% de las asistencias de su equipo. Es el jugador que más asistencias da en jugadas de pizarra de toda la liga, el segundo que más veces recibe el balón por partido, un poco por detrás de Blake Griffin y el que más pases hace en toda la liga. Es el único hombre alto en el Top 10 de puntos creados mediante asistencias, con 18 por encuentro.

Tiene capacidad para dar el pase definitivo desde la bombilla, aunque su calidad se demuestra verdaderamente cuando se acerca a la canasta. En la pintura, es el sexto jugador de la liga que más asistencias reparte, sacando hacia afuera un rebote ofensivo o si se ve rodeado, buscando los cortes de sus compañeros. Estos saben que deben moverse todo el rato buscando el hueco, a sabiendas de que Jokic les va a encontrar con casi total seguridad. Es el jugador de la NBA que más asistencias da desde el codo de la zona, donde se queda tras poner un bloqueo indirecto. Ya ahí, busca el corte de Murray o Harris (jugadores a los que más asiste) o se acercan a él para buscar el hueco con un handoff pass.

 

Anotación versátil y con margen de mejora

Nikola Jokic no es el anotador más prolífico del mundo, ya que muchas veces se centra en su faceta como pasador, pero ha demostrado una gran cantidad de movimientos en el poste y una capacidad como tirador que le colocan como una amenaza siempre que mira hacia la canasta.

Si hablamos de su lanzamiento de media y larga distancia, vemos que usa mucho el pick&pop, lanzando 3 de sus 3,6 triples por noche tras recibir (32% de acierto). Pese a tener un manejo de balón más que aceptable, lógicamente no es lo suficientemente rápido para crear sus propios tiros de larga distancia. Si hablamos de media distancia, cuando encara a su defensor, ha demostrado que no tiene miedo a tirar punteado (38% de acierto en media distancia, 65% de tiros asistido). Se atreve cada vez más a tirar triples y tiene noches muy buenas, pero aún debe mejorar la consistencia de su tiro lejano para ser una verdadera amenaza, empezando por moverse un poco más sin balón (aprovechando los minutos con Millsap y Plumlee, buenos bloqueadores).

En la pintura vemos al mejor Nikola Jokic. Todas las noches nos deja jugadas de gran factura, demostrando un gran movimiento de pies y buenas maneras a la hora de atacar el aro. Con seis jugadas cerca del aro por noche, anota casi seis puntos con un buen 65% de acierto. Aunque no sea especialmente atlético, aprovecha su cuerpo para hacerse hueco y domina los giros y los movimientos por debajo, siendo un gusto verle operar frente a gente más potente que él. Tiene un 64% de acierto en bandejas, un 66% en finger Rolls y un 61% en ganchos, enseñando al mundo su variedad y eficacia a la hora de finalizar cerca de la canasta.

Si hablamos de posteos fuera de la zona restringida, ocho posesiones por partido le permiten, además de ser un gran asistente en el codo de la zona, como hemos visto, anotar casi cuatro puntos por noche. Está trabajando en su fadeaway, con un estilo muy particular que todos reconocemos como propio de Dirk Nowitzki, el que para muchos es el mejor europeo de la historia, un europeo en el que el pívot balcánico debería mirarse. Apenas intenta este tiro, pero tiene un porcentaje de acierto superior al 52% y no ha sido taponado ninguna vez en 25 intentos, por lo que podría convertirse en una amenaza.

Otro aspecto en el que ha mejorado es en el clutch, donde se mete en los Top 10 en porcentaje de acierto y asistencias entre aquellos jugadores que tienen más de dos posesiones cuando el balón más quema en las manos. Las posesiones finales de los Nuggets suelen ser para él, Gary Harris o Jamal Murray y ya le hemos visto decidir algún partido, como pasó contra Miami Heat.

 

La defensa, apartado a mejorar

El serbio nunca ha sido especialmente efectivo en defensa, pero este año estamos viendo cierta mejora en este apartado. Su físico le pasa mucha factura en el 1 vs 1, ya que no es lo suficientemente rápido para defender a gente más pequeña en el exterior y no tiene suficiente potencia física ni capacidad de salto para ser un intimidador nato cerca del aro. Aun así, compensa con su gran inteligencia y su buen conocimiento del sistema de ayudas y la rotación defensiva organizada por Michael Malone.

Es el líder en robos de los Nuggets, con 1,3 por noche, la mayoría de ellos cortando pases y aprovechando su longitud. Promedia casi un tapón por noche, ya que la mayoría de veces solo intimida, pero termina concediendo el tiro. Los rivales se acercan al 60% de acierto cerca del aro, por lo que compensa para mal su buen hacer en el apartado ofensivo. El “peor” porcentaje que concede es en T3, pero es de un 37%, por lo que su efectividad defendiendo lejos del aro también se resiente.

Al menos, Nikola Jokic compensa sus carencias siendo un buen reboteador en ambos lados de la cancha. Es el líder en rebotes defensivos y ofensivos de su equipo. Es Top 10 de la NBA en puntos de segunda oportunidad y el que más anota mediante tips, esto es, dar un toque al balón sin llegar a cogerlo en el rebote ofensivo. Con la nueva regla, por la cual el reloj vuelve a 14 segundos en vez de 24 tras rebote ofensivo, es un método bastante efectivo para no tener que volver a empezar una jugada con menos tiempo.

Hemos visto que es un jugador muy completo, aunque aún tiene margen de mejora. Lleva seis triples-dobles esta campaña y ya es el segundo pívot con más triples-dobles de la historia tras Wilt Chamberlain, además de ser el tercero más joven en llegar a los 20 totales.

 

Su inclusión entre los mejores, a debate

La lucha por el MVP es muy complicada. Siempre se dice que es muy pronto para pensar en el premio o en el Mejor Quinteto, pero con casi el 60% de partidos jugados, se van viendo las cosas claras. Los números de Nikola Jokic podrían ser de MVP si no hubiera tantos rivales que lo merecen igual o más que él.

Harden y su increíble racha de partidos llevando al equipo a hombros, Paul George y su increíble año, Antetokounmpo y su regularidad individual y gran actuación colectiva, los eternos Stephen Curry y Kevin Durant, etc. El hecho de que no haya ido nunca a un All-Star (este año irá casi con total seguridad) y un menor impacto mediático que el resto, además de la competencia individual, pueden compensar su increíble temporada y una hipotética gran clasificación del equipo al final de la temporada regular.

Su inclusión como pívot del Mejor Quinteto de la NBA sí que es más factible. El mal inicio de Towns y las lesiones de Davis dejan a Nikola Jokic y Embiid como los mejores centers de la NBA y cualquiera de los dos estaría bien incluido en esa alineación de ensueño. Tiene muchas probabilidades de ser All-NBA solo manteniendo los números que ha hecho hasta ahora, un paso importante para que se le coloque en el mapa como uno de los mejores de la liga actual y futura (va a hacer 24 años) y como líder de un equipo llamado a pelear por todo en los próximos años.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This