Conecta con nosotros

NBA

¿Son los New York Knicks un equipo de playoffs?

Analizamos si los Knicks de Porzingis podrán mantenerse en los puestos altos de la Conferencia Este.

161215 NYK at GSW-15

Los New York Knicks ya son quintos de la Conferencia Este. Seis victorias y cuatro derrotas con una racha de tres partidos ganados de forma consecutiva. Los aficionados neoyorquinos llevaban ya unos cuantos años sin ver algo así y es que hace tres semanas nadie esperaba que tras 10 partidos los Knicks iban a estar en un récord positivo.

Tras la marcha de Melo casi todos los entendidos de la NBA pronosticaban una temporada nefasta para los de Hornacek. Sin Anthony, los de Nueva York solo podían confiar en Porzingis y los aficionados estaban más pendientes de qué jugador se podría «draftear» el año que viene que de la propia plantilla. Pero sorprendentemente los Knicks se han plantado con un récord de 6-4 y parece que algunos ya empiezan a ver al equipo con posibilidades de entrar a «playoffs«.

¿Es esto simplemente una buena racha o son los Knicks una realidad? Con solo 10 partidos parece imposible dar respuesta a esta pregunta pero desde The Wing nos hemos puesto el mono de trabajo y vamos a intentar despejar las dudas de todos los knickerbockers. Poneros cómodos, besad la foto de Porzingis que tenéis en la mesilla al lado de la cama y sentaros porque esto va a empezar ya.

¿Cuáles son los puntos fuertes de los New York Knicks?

Si atendemos a las estadísticas nos damos cuenta de que si en algo destacan los neoyorquinos es en el acierto en tiros a canasta. Son actualmente el quinto mejor equipo de la liga en esa estadística (47.4%) lo que provoca que aunque 17 franquicias lancen más que ellos, se posicionen como el undécimo conjunto en «Offensive Rating» (105.6 puntos por cada 100 posesiones).

Hornacek está consiguiendo que el equipo funcione bien en ataque y que se mueva rápido el balón hasta encontrar al jugador más liberado, actualmente son el noveno equipo con más asistencias por partido (23.2). Esto esta logrando que estadísticas ofensivas negativas como el 33,6% en triples (séptimo peor equipo) no estén generando excesivos problemas. Los Knicks están jugando de forma inteligente, aprovechando sus virtudes y escondiendo sus carencias, hasta 23 equipos lanzan más triples que ellos.

Lo mejor de todo es que a pesar de tener un gran acierto en tiros a canasta, son el octavo equipo con más rebotes ofensivos por partido. Enes Kanter y Kyle O’Quinn, hablaremos luego de ellos, están teniendo un papel fundamental en este apartado.

El aspecto defensivo es quizás el que más tendría que revisar el «coach» Jeff Hornacek. Los Knicks son el octavo equipo con peor «deffensive rating» (106.9), además en cada partido muestran una gran desconexión defensiva en ciertos tramos. Pocos equipos han tenido verdaderas dificultades para anotar a los neoyorquinos, lo que ha provocado que estos Knicks dependan completamente de su ataque.

Las bases de la franquicia en estos primeros 10 partidos están claras. Un ataque muy efectivo con mucho movimiento de balón permite que el equipo gane partidos a pesar de que defensivamente estén teniendo verdaderos problemas.

 

¿Cómo está siendo el nivel individual de los jugadores?

Para saber si estos Knicks van realmente enserio o son flor de una mera buena racha no solo hay que mirar el nivel del equipo en conjunto, sino también es necesario fijarse en el papel individual de cada jugador. Como no podía ser de otra forma empecemos hablando de Porzingis.

Hace unos meses escribimos sobre que el letón estaba ante su oportunidad de dar un golpe sobre la mesa y ganar el MIP, pero nadie se esperaba que el golpe seria tan fuerte que la mesa quedaría totalmente destrozada. Kristaps Porzingis es el segundo máximo anotador de la liga con 30 puntos y un espectacular 55% de acierto en tiros  de dos y un destacado 38% de acierto en triples.

Flickr: jrg1975

El unicornio es el auténtico líder del ataque del equipo, capaz de meter puntos delante de cualquier defensor, lo que está haciendo que sea uno de los jugadores más decisivos de la NBA. Parece que no hay defensa capaz de pararle y es que Porzingis con su 2,21 es cada día más ágil y tiene mejor mano.

Pero no solo ha mejorado ofensivamente sino que también ha dado un salto defensivo, sobre todo en el aspecto de «ring protector«. Porzingis es el tercer máximo taponador de la NBA con 2.3 gorros por partidos, es decir, se está convirtiendo en uno de los jugadores más respetados en la zona.

Con estas estadísticas resulta difícil criticar algún aspecto de los 10 primeros partidos de Porzs, pero si nos fijamos aún queda un apartado del juego en el que el letón tiene que mejorar, el rebote. Debido a que Kristaps suele salir a defender lejos del aro tiene actualmente una estadística de 7.5 rebotes por partido, lo que con su físico es algo realmente pobre. Sin duda alguna tiene que ser un punto de mejora para esta temporada.

Dejamos de lado al ex ACB y vamos a centrarnos en otro de los jugadores de los que hablamos recientemente, Tim Hardaway Jr. Como pudisteis leer, bajo nuestro punto de vista, Timmy no hace bien a un equipo destinado al tanking, pero si el objetivo son los playoffs la cosa cambia y mucho.

Tim Hardaway

Keith Allison (CC)

El hijo de la leyenda de los Heat está promediando 16.5 puntos siendo la segunda alternativa del ataque de los Knicks. Hardaway está en constante movimiento, buscando el hueco para poder lanzar libre de oposición o encarando a sus rivales en un 1vs1, faceta en la que es bastante resolutivo. Empezó renqueante pero está convirtiéndose en un seguro de vida en anotación, un escolta que siempre se ofrece y que no tiene ningún miedo a tirarse ningún tiro.

Esto no siempre es bueno y es que a pesar de tener un escaso 31% de acierto en triples es el séptimo jugador de la liga que más tiros de tres intenta. Aún así Hornacek ha mantenido intacta su confianza en el jugador. Es muy importante para los Knicks mantener a Hardaway enchufado ya que como siga así se puede convertir en una segunda espada ofensiva muy a tener en cuenta en la Conferencia Este.

 

Tres escuderos para un quinteto realmente competitivo

Timmy y Porzingis son los jugadores más importantes del equipo, pero este inesperado éxito se debe también en gran parte a la gran legión de secundarios con los que cuenta Hornacek. Courtney Lee es sin duda el jugador que mejor ejemplifica este buen hacer.

Sin hacer mucho ruido el alero es uno de los jugadores que más equilibrio da a la franquicia. Veteranía, inteligencia y efectividad son las características que mejor definen los 10 primeros partidos de Lee. De sus 9.6 puntos destaca su gran efectividad, 40% en triples y 41% en tiros de dos, lo que le hace ser uno de los jugadores más fiables de la plantilla.

Flickr: jrg1975

Jarret Jack es otra de las grandes sorpresas de estos New York Knicks. El jugador de 34 años parecía que no iba a tener hueco en el equipo, de hecho no tiene contrato garantizado, pero finalmente ha acabado siendo el «1» titular. En tan solo 25 minutos por partido promedia 5 puntos y 5.5 asistencias, lo que evidencia su influencia en el juego. En un equipo en el que la estrella tiene tan solo 22 años, es necesaria la aparición de jugadores como Jack. Perfiles bajos que sin estar en el centro de todas las miradas tienen un gran peso en el equipo.

Cerrrando el quinteto titular nos encontramos con Enes Kanter. El interior turco llegó a Nueva York en el «Melo Trade» y está firmando una de las mejores temporadas de su carrera. Sus 13.6 puntos son complementados con 10.8 rebotes por partidos, de los cuales 4.3 son ofensivos, lo que le convierte en el cuarto mejor jugador de la liga en este aspecto.

Lo mejor de todo es que parece que su gran talón de aquiles, la defensa, ha sufrido una mejora. Kanter no es que esté siendo un gran defensor pero al lado de Porzingis parece haber encontrado una estabilidad defensiva que nunca antes habíamos visto en su carrera. Aún así, en muchos partidos ha evidenciado que tiene que mejorar aún más.

 

La segunda unidad cada vez tiene más importancia

El otro jugador que llegó a la Gran Manzana en el traspaso de Anthony fue Doug McDermott. El alero no se ha convertido en el jugador que prometía en su etapa universitaria, pero en Nueva York puede tener una nueva oportunidad. Con 8.3 puntos se está ganando el rol de anotador desde el banquillo, pero lo que más destaca es el cambio que ha tenido en su juego.

McDermott está dejando un poco de lado el triple, a pesar de su 42.3% de acierto, y está comenzando a recuperar un aspecto de su juego que vimos en la NCAA, los cortes a canasta. Solo hace falta ver un partido de Doug para darse cuenta de los movimientos inteligentes que realiza para conseguir canastas muy fáciles. El 64.5% de acierto que tiene en tiros de dos evidencia esta evolución en su juego.

New York Post

Otro de los jugadores que está teniendo mucha importancia en la segunda unidad es el «rookie» Frank Ntilikina. A pesar de que comenzó jugando escasos minutos, Hornacek está confiando poco a poco más en él y el francés ya cuenta con casi 20 minutos por partido. Dejando de lado sus 4.5 puntos 4.5 asistencias, Ntilikina está demostrando un buen hacer defensivo y una lectura de juego muy poco propia para un jugador de su edad (19). El rookie puede ser el base que los Knicks llevan buscando durante muchos años y es que a pesar de llevar tan solo 10 partidos en la NBA es el jugador con mejor +/- de equipo, 3.8.

Por último encontramos a Kyle O’Quinn y Lance Thomas. Dos jugadores de perfil bajo pero que están demostrando que pueden tener hueco en un equipo competitivo. El interior está promediando 7 puntos, 6.2 rebotes y 2 asistencias en menos de 17 minutos por partido. Pero su influencia en el juego va más de eso. O’Quinn es uno de los pilares en el vestuario y su garra y energía contagia a jugadores y afición cada vez que sale a cancha.

El caso de Lance Thomas es especial. Tras ser muy importante en el equipo durante la temporada 2015-2016, el año pasado solo pudo jugar 46 partidos. Thomas es un alero que puede llegar a tener mucha importancia en la defensa del equipo y si los Knicks desean mantenerse en las posiciones de playoff necesitan la mejor versión de Lance.

 

Entonces, ¿Qué conclusión se puede sacar de todo esto?

Ya está. Ya nos callamos. Este ha sido nuestro «breve» análisis sobre la situación de los Knicks. La conclusión más clara que se puede sacar es que de momento a los neoyorquinos les está saliendo casi todo bien. Su defensa mediocre está pasando desapercibida gracias a una gran efectividad de ataque y Kristaps Porzingis está a un nivel que no sabemos si podrá mantener.

Tampoco podemos olvidar el calendario favorable que ha tenido el equipo. Los Knicks han perdido contra los Thunder, Pistons, Celtics y Rockets, todos ellos equipos sobre el papel muy superiores. Por su parte las victorias han llegado contra los Nets, Nuggets, Suns, Pacers, Hornets y unos Cavs que naufragan a la deriva. Puede parecer que el equipo ha ganado contra los equipos que tenía que ganar pero es necesario recalcar la importancia de las victorias ante los Pacers y los Hornets que llegaron tras buenas remontadas.

 


 

Sea como sea los New York Knicks han sorprendido a todos los aficionados y es que es innegable que el equipo está rindiendo a un nivel que nadie esperaba. Solo el tiempo dirá si son suficientemente buenos para clasificarse a playoffs o acabarán navegando a la deriva. Por el momento no le quiten la ilusión a una afición que está falta de alegrías. Por favor, no sean los abusones que le quitan las chuches a los niños más pequeños en el colegio.

Foto: Scott Daniel Cooper / starting5online.com

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This