Conecta con nosotros

NBA

Los New York Knicks, felices pero con asteriscos

Victorias de mérito, sí. Pero sin presencia de Ntilikina y Knox. ¿Qué quieren los New York Knicks?

Mike Budenholzer | David Fizdale

Keith Allison (CC)

La Gran Manzana está respirando un aire que no acostumbran a inhalar: el de las victorias. Los New York Knicks han enlazado una racha de tres victorias consecutivas ante rivales de la talla de los Boston Celtics, en el TD Garden, los New Orleans Pelicans y los Memphis Grizzlies. Sin embargo, en Nueva York no acaban de encajar todas las piezas, lo que preocupa a más de uno; y es que estos triunfos han llegado gracias al buen hacer de contratos expiring como Mudiay, Burke o Kanter relegando a Ntilikina y a Knox, sus dos grandes promesas más allá de Porzingis, al banquillo con una presencia prácticamente mínima.

Con un récord actual de 7 victorias y 14 derrotas, a 3 partidos de la octava plaza y con el quinto peor registro de la NBA, el dilema sobre si seguir compitiendo caiga quién caiga o primar los minutos a esos proyectos dejando el resultado en un segundo plano se ha instalado en el seno knickerbocker. Por eso, los seguidores están felices pero no mucho, con la sensación de que los objetivos dependerán de los resultados de los encuentros pese al riesgo de quedarse, otra vez, en tierra de nadie.

 

Fizdale recupera; ¿pero desarrolla?

Enes Kanter

La decisión de Kanter será uno de los momentos del verano knickerbocker. Guillermo Mayol (The Wing)

David Fizdale ha conseguido en solo unos pocos meses airear una de las franquicias más importantes en la historia de la NBA. Los Knicks tienen otro ambiente y su mano se nota en el vestuario, aunque no tanto en un juego que acostumbra a ser irregular en ambos lados de la cancha y con un protagonismo a veces excesivos de los isos (aclarados) en el que muchos jugadores de la plantilla, por condiciones y por la necesidad de destacar, se sienten como peces en el agua.

El mayor exponente de este camino es el base Emmanuel Mudiay. El congoleño, tras perderse el primer mes de competición, está jugando mejor que nunca con auténticas exhibiciones como la que hizo ante los Pelicans con 27 puntos y 7 rebotes; promediando en esta temporada 11.9 puntos, 3.2 rebotes 2.5 asistencias y 1.2 robos por noche, una versión más anotadora y menos asistente para un jugador del que Fizdale se deshace en elogios, afirmando incluso antes de regresar a las canchas que era el miembro de los Knicks con mejor visión de juego o confirmando su confianza ciega hace pocos días en declaraciones para el NY Post:

«Tiene mi total confianza. Estoy orgulloso por la forma en que lidera la primera unidad».

Aparte de Mudiay; Enes Kanter y Tim Hardaway Jr. están jugando al mejor nivel de sus carreras. El turco, que ya hizo un gran año la temporada pasada, está volviendo a explotar sus virtudes mejor que nadie ya sea como titular o desde el banquillo, con partidos como el de 23 puntos y 24 rebotes (con derrota) ante los Bulls o el de 21 puntos y 26 rebotes ante los Grizzlies. Asiduo a los dobles-dobles, Kanter aumenta su valor día tras día de cara a la próxima agencia libre, donde podrá elegir su destino.

Por otro lado, Hardaway Jr. sigue siendo inconsistente e irregular; pero sus picos de formas son más altos que nunca. Aceptando los galones ante la ausencia de Porzingis. Promedia 23.3 puntos por noche y con una racha a mediados de noviembre con tres encuentros consecutivos anotando más de 30. Tirando mejor de tres que nunca (37%) pero llegando justo al 40% en tiros de campo.

El último recuperado es Trey Burke. El base ya dejó buenas sensaciones en la pasada temporada cuando llegó a los New York Knicks y este año las está confirmado. Aunque sufrió las rotaciones de Fizdale quedándose sin jugar en tres partidos, en su regreso estamos viendo su mejor versión; liderando la segunda unidad con partizados como contra los Celtics (doble-doble de 29 puntos y 11 asistencias más 6 rebotes) y otras actuaciones con finales menos felices como los 31 puntos en la derrota ante los Orlando Magic.

El problema está en que, de estos cuatro nombres, solo Hardaway está atado por los New York Knicks para el futuro, por lo que la franquicia debería rascarse el bolsillo si quieren retenerlos si mantienen el nivel actual.

 

Allonzo Trier, un robo en la Gran Manzana

Si un jugador merece un aparte es, precisamente, un rookie de 22 años y que no ha salido drafteado y que, con un contrato dual, está teniendo un rol mucho más importante que el resto de jóvenes: Allonzo Trier. Al ex de Arizona se le caen los puntos de las manos y ha presentado candidatura a convertirse en un miembro importante del banquillo neoyorquino en el futuro.

Con unos promedios de 11.4 puntos, 2.9 rebotes y 1.6 asistencias, con un 49.1% en tiros de campo y 45.9% desde el triple, Tier está siendo un soplo de aire fresco e incluso más en los días en los que Tim Hardaway Jr. está desacertado. Además, ya ha entrado en la historia de la franquicia. Desde el 1992 (Anthony Mason) no había un jugador que anotaba 25 puntos capturando, además, 8 rebotes con un acierto del 75% en el tiro saliendo desde el banquillo; en el partido ante los New Orleans Pelicans.

Evidentemente, cuando Trier agote sus días del contrato dual con el primer equipo los New York Knicks no tardarán mucho en ofrecerle un nuevo acuerdo, ya que el joven escolta ha demostrado tener nivel suficiente para no tener que pasar por la G-League. ¿Cuál puede ser el techo de este jugador?

 

¿Cuál es el objetivo de los New York Knicks?

La duda que ronda la cabeza de cualquier knickerbocker. En pleno proceso de reconstrucción, con tu estrella recuperándose de una grave lesión, pick propio en el próximo Draft y dinero libre para la agencia libre… ¿Por qué camino debe optar la franquicia? 

Pensar en el futuro significaría dar minutos a los jóvenes Knox, Ntilikina y Robinson. El primero no llega a los 10 minutos en pista en los dos últimos encuentros mientras que los dos segundos los superan ligeramente. Aunque la temporada sea larga, de persistir en esta situación los que serían «el futuro» del equipo verían su progresión cortada. Aumentar su rol y, posiblemente, aumentar el número de derrotas aumentaría las opciones de conseguir vía Draft a otro proyecto de estrella como Zion Williamson o R.J. Barret; pero perderían cierto atractivo como proyecto para los mejores agentes libres.

TW Podcast: R.J Barrett, Zion Williamson y un debut brillante

En el otro lado de la balanza, competir podría fortalecer la imagen de Nueva York más allá del gran mercado que es; pero sin seguridad alguna de hacerse con un Kevin Durant o un Kemba Walker. Además de tener que convencer a los actuales jugadores de seguir a un buen precio.

Entre las dos opciones, es muy probable que los Knicks vuelvan a la senda de la derrota pronto y acaben buscando una elección top y, al mismo tiempo, utilizar la ciudad de Nueva York para firmar a jugadores ya consagrados, mezclando juventud y talento demostrado. Con un proyecto de mejora instantánea y de competitividad titular en el medio plazo.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This