Conecta con nosotros

NBA

Los nuevos Nets: ¿encajan D’Angelo Russell y Jahlil Okafor?

Ambos jugadores tienen tremendo potencial, pero en Brooklyn se han descubierto otras opciones. ¿Son ellos los actores principales?

Un largo tiempo han pasado los Brooklyn Nets por el desierto de la NBA. Ya son tres años los que llevan sin «Playoffs«, sin ser competitivos. Seis hace desde que se mudaron al «borough» de Nueva York. El ambicioso proyecto que Mikhail Prokhorov acuñó sin reparar en gastos no ha traído nada más que problemas y mala fama a la franquicia. No obstante, con la marcha de Billy King y la incorporación de Sean Marks y Kenny Atkinson, todo cambió. El sonado traspaso de este verano que cambió la cara de la organización, pasando de Brook Lopez a D’Angelo Russell, ha vuelto a poner a los Nets en el mapa.

Y no solo eso, sino que su nueva faceta desarrolladora les ha llevado a adquirir talento. Por ende, poseen jugadores con potencial oculto que están teniendo éxito poco a poco. Entre ellos se encuentran Joe Harris o Spencer Dinwiddie, aunque el que todavía tiene camino por delante es Jahlil Okafor.

Estos jugadores, elecciones número dos y tres del «Draft» de 2015, están llamados a llevar el carro de los Brooklyn Nets durante los próximos años. Dada su juventud y las piezas que les acompañan. Sin embargo, el conjunto neoyorquino también posee jóvenes que forman parte del núcleo, pero que no tienen tanto nombre como los susodichos. La pregunta, por tanto, es: ¿D’Angelo Russell y Jahlil Okafor son los dueños de los Nets que vienen?

 

¿Será D’Angelo Russell un jugador franquicia?

Como hemos apuntado anteriormente, ambos jugadores poseen habilidades y potencial que podrían llevarles a ser estrellas en la liga en un futuro. El primero en demostrarlo y comenzar la temporada con el conjunto fue D’Angelo Russell. La pena es que solo pudo disputar 12 encuentros antes de lesionarse. Pero vaya doce partidos.

En ellos, el jugador de 21 años registró 21 puntos, 5.7 asistencias y 4.7 rebotes en 27.7 minutos. Lo que ocurrió después ya lo sabemos: lesión y dos meses en el dique seco, que le han lastrado bastante. En ocho partidos tras su vuelta, ocho suplencias, 9 puntos con un esperpéntico 33.7% de acierto en tiros de campo y 18 minutos por encuentro han sido sus números. Su capacidad organizadora, por otro lado, se está destapando este año.

Pero D’Angelo Russell convence a pasos agigantados. En dos de los últimos tres partidos ha vuelto a mostrar su versión pre-lesión. 22 puntos ante los Sixers en 17 minutos, y 15 tantos ante los Lakers. A medida que su restricción de minutos desaparezca, volveremos a ver al de antes. Todo, en una situación más favorable que nunca: Spencer Dinwiddie será su compañero de «backcourt«.

La versión del #8 que ha conseguido sacar Kenny Atkinson, organizadora, decisiva y anotadora cuando hace falta, acompañará a DLo en las tareas ofensivas. Parece que lo hará dentro del quinteto inicial, en detrimento de un Allen Crabbe que está dejando mucho que desear. Este dúo anotó 49 puntos ante Philadelphia hace un par de partidos, y 38 ante los Lakers días atrás. Kenny Atkinson no dejado a los aficionados con mal sabor de boca y ha adelantado que jugarán más tiempo juntos cuando la lesión lo permita.

 

La vieja escuela castiga a Jah

Jahlil Okafor, a diferencia de su compañero de camada, no las tiene todas consigo. Una vez está Tyler Zeller fuera de la rotación, Jarrett Allen ha tomado el relevo en el quinteto. Han sido solo cuatro partidos los que ha sido titular. Pero no le han hecho falta más para ganarse el favor del cuerpo técnico. Un «career high» en anotación (20-5 vs Lakers), otro en rebotes (12) y un acierto descomunal en el tiro (76.5% desde el campo, 83.3% en la línea de libres) han convencido a todo el mundo.

Okafor se ve superado en todo por Allen. Porcentaje de rebotes totales y ofensivos, eficiencia en el tiro (49.5% de Jah por 58.7% de Jarrett), además de ritmo. Lo más importante es permitir al equipo espaciar, encajando en el sistema que ha impuesto Kenny Atkinson. Todo esto le está costando al ex de Philadelphia mucho más de lo esperado en tierras neoyorquinas.

Mientras que Allen tiene una velocidad mayor para correr las contras y mantiene un porcentaje de uso de balón (16.5 frente al 22.2 de Okafor) más bajo que Okafor, el jugador de tercer año no consigue adaptarse. Todo su juego es en el poste, no posee un «jumper» ni tiro de tres estable y no es capaz de salir de la zona. El juego de «pace and space» de los Nets se ve muy castigado por estas características.

Allen, pese a ser de ese estilo, ha demostrado saber soltarse y acertar algún tiro fuera de la pintura. Además, ha anotado tres de sus siete intentos de triple (42.9%), que es mejor que nada. Lo más importante es el ritmo que Jah impone en sus compañeros cuando sale a pista, perjudicial. El 11 de enero, con menos semanas de acoplamiento, sus datos eran poco esperanzadores.

Ahora, a cinco de febrero, -21.5 es su «rating» neto, y 97.56 el pace. Seguramente necesite una postemporada para adaptarse, perder peso y aprender a esprintar como lo hace su compañero de posición, que le supera en ambos aspectos.

El campo de la organización es el único donde el natural de Chicago destaca más que el ex de Texas. Confiar en que irá a más cuando sus minutos aumenten (actualmente 13 por partido) es todo lo que se puede hacer, de momento. Su techo llegó en partidos como el de Atlanta, donde 17 tantos en 12 minutos ayudaron a su equipo a ganar. O Minnesota, con 21 puntos en 23 minutos. Su calidad, hay que decirlo, es latente.

 

Sus acompañantes, a discusión

Spencer Dinwiddie y Jarrett Allen, ambos jóvenes, se unen Rondae Hollis-Jefferson y Caris LeVert como posibles jugadores de rol para el futuro. No incluimos ni a DeMarre Carroll por ser demasiado mayor para tener sitio en un futuro (31 años) ni a Allen Crabbe por poder adquirir la categoría de pufo si no mejora sus estadísticas.

Allen Crabbe podría irse al banquillo en favor de D'Angelo Russell

Allen Crabbe podría irse al banquillo en favor de D’Angelo Russell – Keith Allison (CC)

De momento, buenas noticias para los Nets al recuperar su ronda el año que viene, deshacerse de DeMarre Carroll al mismo tiempo (si no le traspasan antes) y de Timofey Mozgov en 2020. Un par de temporadas más que pueden ser determinantes en el futuro de la franquicia, y atraer o alejar el éxito de Nueva York.

Los jugadores que rodeen a los más prometedores o próximas estrellas, que pueden terminar siendo D’Angelo Russell y Jahlil Okafor, por tanto, son importantes.

 


 

Hasta hoy, el dúo Okafor-Russell es una incógnita. Han disputado solamente 63 minutos repartidos en 8 partidos, aunando un -33 en total. Ambos se reparten casi un 50% del uso de balón cuando están juntos en pista. Su rating ofensivo es de solo 90, y el defensivo un desastroso 117,8.

El ratio neto de ambos jugando en pista es increíblemente malo. Pero todavía no hemos visto prácticamente nada de este dúo. A medida que avance la temporada tendrán tiempo de ajustarse las rotaciones y coincidir más.

Los Nets ya no son ese equipo sin futuro de hace un par de años, incluso uno. El trabajo de la plana mayor por revertir la situación ha dado resultado, y prueba de ello es esta pieza. Dos elecciones del top 5 de 2015, cuyo techo puede llegar a ser muy alto. El futuro está ahí, en el aire.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This