Conecta con nosotros

NBA

La NBA ya tiene rivales para los Warriors

Analizamos qué plantillas son las ideales para tratar de hacer frente a los ya legendarios Golden State Warriors.

La NBA se encuentra en una de las fases más igualadas de los últimos años. Equipos «pequeños» dominan las clasificaciones sin que se les esperara, equipos grandes están sufriendo mucho para arrancar, y ya tenemos los primeros rumores de traspaso grande a modo de reconstrucción. Pero a quién queremos engañar, los Warriors siguen siendo los mejores.

Transcurridos los primeros meses de competición, parece que nos encontramos en un universo paralelo donde Los Angeles Clippers, Memphis Grizzlies y Denver Nuggets pelean por estar arriba en el Oeste… ¡Y Magic y Kings están en Playoffs! ¿Pero qué ven mis ojos? Según lo establecido, Warriors debería ir 22-0 y el resto de equipos a años luz. Por suerte, tenemos una combinación exquisita de equipos y estilos que están haciendo de esta ‘Regular Season’ algo mucho más competido de lo habitual. Y nosotros, los aficionados, lo agradecemos muchísimo.

 

Los Orlando Magic compiten, ¿revelación o espejismo?

 

Partiendo de la base de que estos meses serán puro entretenimiento y que, conforme avance el calendario los roles se irán definiendo como se esperaba, todos sabemos que los pupilos de Steve Kerr son los favoritísimos para hacerse de nuevo con el anillo y lograr el ‘Three-Peat’. No habrá lesión o disputa interna que los aleje de ese objetivo y, aspectos personales aparte, sobre el parqué se plasmará la calidad y nada más. En eso no hay quien gane a los de La Bahía.

 

Ganar de tú a tú a los Warriors, un reto imposible

Los Warriors están echando mucho de menos a Stephen Curry

Mike Nguyen (PD)

Durante los últimos años, los despachos de algunas franquicias han hecho una labor estupenda a la hora de tratar de confeccionar el mejor equipo posible para ganar el anillo intentar ganar a GSW. Y todo sea dicho, se han formado auténticos equipazos que, en otra época, serían reyes indiscutibles de la mejor liga del mundo. Pero para ganar a un equipo histórico como el formado en Oakland, resulta utópico pensar en equipo que logre ser mejor jugador por jugador. No hay plantilla que se equipare a ellos, ni mucho menos a su quinteto titular (aquí ya se cuenta con Boogie Cousins).

Por tanto, lo realmente interesante es conocer qué franquicia ha confeccionado el mejor equipo para minimizar el impacto ofensivo de los Warriors, saber quién tiene mejor blindaje ante el constante asedio de Stephen Curry y compañía -sí, es su equipo y no, no está sobrevalorado- y qué plantilla podría aprovechar esa defensa como método para «no perder» ante un equipo cuyo peor rival son ellos mismos.

El compañero y referente Andrés Monje elaboró una pieza muy, muy buena sobre los aspectos a tener en cuenta para poder ganar a Golden State Warriors y, en base a las claves, analizaremos qué equipo reúne mejor estos aspectos.

 

Houston Rockets es el único candidato de la Conferencia Oeste

 

Harden y los Rockets lucharán por destronar a los Warriors

Keith Allison (CC)

A pesar de que es en el Oeste donde todo está más revuelto, donde los pequeños lideran y los grandes aún van a remolque, da la sensación de que solo los Rockets están preparados para el reto de vencer al fin a los Warriors. La temporada pasada estuvieron a un solo partido, y este año las cosas no han empezado nada bien, pero la dinámica de los últimos partidos vuelve a ser muy buena y los de D’Antoni subirán como el cohete que son.

Lo bueno de los tejanos es que tienen un armamento ofensivo impresionante, algo que ya sabemos, pero saben que a meter más puntos es casi imposible ganar los campeones, y menos una serie al mejor de siete partidos. Sin embargo, sí tienen piezas eficaces para contrarrestar el ataque amarillo.

Los Rockets vuelven a ser el equipo más eficiente

Lo primero es que apenas tienen defensores débiles. El peor, James Harden, que aún así ha cambiado paulatinamente el chip y ya parece que se implica más en ciertos momentos defensivos. El resto (CP3, Ennis, Tucker y Capela) del quinteto titular es más que suficiente para contrarrestar el «descanso» que su estrella pueda tomarse de vez en cuando. Además, salvo Capela y Chris Paul por cuestiones físicas, los jugadores tienen la polivalencia suficiente para asumir constantes cambios en los interminables bloqueos de la pizarra de Steve Kerr.

James Ennis estaría ante el mayor reto de su carrera y este consiste en ser un buen defensor de Durant. No le dejará en 5 puntos pero sí deberá dificultar y mucho el juego ofensivo del alero. Gran parte de las opciones de éxito pasan por este punto. PJ Tucker, el otro gran responsable. Si consigue que Draymond Green ataque más desde fuera que desde la pintura, los Rockets habrán ganado mucho terreno. Si Green es el que acaba asumiendo los tiros, punto muy a favor para D’Antoni y sus pupilos.

Por último, y haciendo alusión a lo desarrollado en las pasadas Finales de Conferencia, Houston Rockets debe jugar a un ritmo lento ante Warriors. En aquel fatídico 4-3, Houston promedió 97 posesiones por encuentro, un ritmo muy poco usual a lo que nos está acostumbrando esta temporada. Cuanto más lentos, más opciones de ganar. Cleveland Cavaliers, en su año de Campeones, rebajó sus posesiones hasta las 93, un ritmo lentísimo y que encasquilló las armas de los de Oakland. A tiros rápidos no habrá quién les haga frente.

 

El Este y el plan ‘Anti Warriors’

Si bien la Conferencia Oeste es la más competida y los equipos registran un nivel más alto en términos generales, la preparación de los equipos del Este con opciones ha sido mejor. A este lado del país, equipos en reconstrucción como Atlanta Hawks o Cleveland Cavaliers, otros en destrucción como Washington Wizards y algunos estancados como New York Knicks se juntan con franquicias preparadas para todo como son ahora Boston Celtics, Toronto Raptors, Philadelphia 76ers o Milwaukee Bucks. Estos últimos cuatro reúnen el mayor número de características para tratar de frenar a los actuales campeones. Vamos con ellas.

TW Podcast: Crisis de los Washington Wizards y el drama de Markelle Fultz

 

Sixers: ‘Process Completed’

La instalación ha terminado. En Philadelphia han conseguido tras agónicos años tener un equipo realmente competitivo y que aspira a todo y más. Y aparte, tiene mimbres para luchar contra los Warriors. La llegada de Jimmy Butler ha cuajado de maravilla y, salvo el problema de Markelle Fultz, todo son sonrisas en el vestuario de Brett Brown.

Pensando en emparejamientos defensivos, vemos que podemos hacer casi cualquier combinación posible: Ben Simmons con KD o Draymond Green; Jimmy Butler con KD, Steph o Klay; Wilson Chandler con Durant o Green…Infinidad de posibilidades que permitirían a Embiid centrarse en Cousins y, si no está él en cancha…Peor para los Warriors y duro trabajo para Green.

 


El único lunar es JJ Redick, tal como pasó en los últimos Playoffs frente a Boston Celtics. Lo más normal es que se encargue él de Steph o incluso mejor, de Klay Thompson. Butler podría ser ideal para causar incomodidad al base de GSW y mermar un poco la fluidez ofensiva, como hemos visto en estas últimas semanas que ha estado lesionado.

Si bien el mayor problema en defensa es este, sí puede ser algo a aprovechar en ataque. Lo más normal es que Curry se encargue del propio Redick, así que lo ideal sería desgastarlo lo máximo posible. Las jugadas de carretones y bloqueos para la salida del tirador deben ser algo muy recurrente para cansar a Steph, hacerle chocar contra hombres altos y, posiblemente, no seguir bien la marca. No obstante, sí deben incidir en la reducción del ritmo de partido. Actualmente, Sixers promedia 102.3 posesiones por partido. Deberá frenar un poco sus ataques aunque el desgaste que mencionamos tarde un poco más.

Joel Embiid sería la estrella de Sixers ante los Warriors

Alejandro Gaitán (The Wing)

Los de Brett Brown tienen un gran físico para disputar el rebote ofensivo a los actuales campeones, punto que Cavs consiguió dominar en las Finales de 2016. El trío de aleros y Embiid puede combinarse a la perfección para cargar el ofensivo sin descuidar la transición defensiva. Simmons, muy ausente en posiciones exteriores, tendrá un papel importante en este aspecto sin logra encontrar a compañeros abiertos.

 

La gran oportunidad de Milwaukee Bucks

Es obvio que la gran ventaja de este equipo es tener al jugador con el mejor físico de la NBA y un futuro -o presente- MVP de la liga. Pero no basta, no contra estos Warriors. Pero este año, además de contar con el plus de Budenholzer, los mimbres son muy, muy buenos, y así lo están demostrando hasta ahora, segundos en el Este y sin un techo visible hasta el momento.

Los Bucks tienen un ‘backcourt’ muy físico y con nivel defensivo. Tanto Eric Bledsoe como Malcolm Brogdon son capaces de emparejarse con Curry y Klay respectivamente, y los posibles cambios en bloqueos parecen asumibles. Con los aleros, más de lo mismo. La presencia de Middleton, Antetokounmpo o incluso Tony Snell permitirá un entranamado defensivo que permita un cambio de marcajes constante y reduzca las opciones de sacar ventaja de los ‘killers’ de La Bahía. Además, con Giannis o el propio Middleton (2.03) el 1×1 ante Kevin Durant será un problema medianamente controlado.

 

 

La verdadera clave de estos Milwaukee Bucks es el espaciado que la pizarra de su entrenador ha generado para que el griego tenga el mayor espacio posible de cara al aro. Con huecos, no hay ningún perfil en GSW -y quizás en la liga- que pueda pararle en aclarado. En este aspecto, la conversión de Brook Lopez es esencial. Su asombrosa comodidad tras la línea de tres le convierte en un señuelo perfecto para arrastrar a los hombres altos fuera de la zona y dejarla prácticamente vacía para que Giannis produzca a su antojo. Este planteamiento choca con la teórica necesidad de un pívot atlético que acuda a ayudas, a los ‘flashes’ en los bloqueos y cargue el rebote ofensivo, pero en ataque es una idea revolucionaria que Steve Kerr deberá trabajar para contrarrestar.

 


En ataque, más allá de la generación de Antetokounmpo, de la que se alimentará la mayoría de sus compañeros, la responsabilidad debe caer sobre Eric Bledsoe, contando con que su defensor sea Stephen Curry. El ex de los Suns es un gran penetrador y es muy fuerte, y ahí el bueno de Steph va a sufrir casi con total seguridad. Prueba de élite para el base de los Bucks.

 

La profundidad, la mejor arma de Boston Celtics

Este debería ser el año de Boston Celtics y de Brad Stevens. A pesar de este dubitativo inicio (11-10) se espera que los verdes encuentren su mejor baloncesto y sean una máquina que arrase con todo el que trate de hacerles frente. Tienen, casi con total seguridad, la mejor plantilla de la NBA y eso permite mantener un gran nivel en pista aunque las estrellas estén en el banquillo.

Jayson Tatum será clave en la defensa ante los Warriors

Erik Drost (CC)

Perfiles como Jayson Tatum, Gordon Hayward o Jaylen Brown son aptos para defender tanto a Klay Thompson como a Kevin Durant. Esto, si hablamos solo de los titulares. Desde el banquillo, un multiusos como Marcus Morris también puede encargarse de ellos, sobre todo de KD. Y mención aparte, el monstruo Marcus Smart. Este tío puede con cualquiera y es su gran aval. Si sus minutos se han reducido este año es por la alta competitivdad de la plantilla, pero es más que sabido que si hay que defender, él es el mejor del equipo.

 


Los aleros mencionados junto con Al Horford forman una combinación idónea para fomentar los cambios en los bloqueos y emparejamientos muy variables. El dominicano es muy versátil y, a pesar de estar un poco más lento que los últimas temporadas, a sus 32 años sigue siendo uno de los pívots más atléticos de la liga. Ya despuntó en los pasados Playoffs defendiendo a Ben Simmons, así que su nivel e implicación son indudables.

Boston Celtics, que hasta ahora practica un baloncesto mucho más asociativo y lento que otras franquicias (96 posesiones), está sufriendo más de la cuenta para anotar. Sin embargo, cuando los tiros empiecen a entrar de verdad (Boston tira más liberado que ningún equipo) habrán dado con la fórmula perfecta contra estos Warriors. Menos tiros pero más eficacia. Además, esta ralentización del ritmo permitirá a los aleros y a Horford repartirse el acudir al rebote ofensivo y la transición defensiva.

 


No podíamos analizar a los Celtics sin hacer un llamamiento al Show de Kyrie Irving. La magia del equipo está una vez más ante su ansiada oportunidad de liderar un proyecto ganador. Y Stephen Curry -nadie en los Warriors- no puede pararle. Irving será el as en la manga en una hipotética Final de la NBA, aquel que con su verso libre hará eficaz todo el planteamiento táctico que hay que crear para vencer a un equipo histórico.

 

Toronto Raptors, el Lado Oscuro de los Warriors

Si obviamos la ausencia de sentimientos y lealtad en esta liga, solo queda decir que la plantilla que ha formado Masai Ujiri en estos Raptors es digna de ser aplaudida. Los canadienses tienen a día de hoy el mejor equipo defensivo de la liga posición por posición. Qué mejor planteamiento para destronar de una vez de los de Steve Kerr, una vez LeBron James ha cambiado de conferencia.

 

Los Raptors buscan el sistema defensivo definitivo: Kawhi, Ibaka, Anunoby…

 

Si bien puede ser un proyecto caduco por la situación contractual de Kawhi Leonard, no hay mejor excusa para pensar que este puede ser El año. Y es que bajo las órdenes de Nick Nurse hay un elenco de defensores que bien parece la cara B de los Golden State Warriors. Analizamos puesto por puesto este ‘Black Mirror’ de los de Oakland.

VS Curry y Thompson: La presencia de Kyle Lowry no garantiza frenar al base de los Warriors, pero sí sabemos que es un buen base defensor y con mucha fuerza para su estatura, cosa que sufrirá Steph. La clave pasará por negar la recepción de balón y así tratar de sacar del juego de equipo al base. Además, se confirma como el mejor asistente de la liga en estos primeros meses. Respecto al escolta, la adquisición de Danny Green es una noticia fantástica para este planteamiento. No amasa balón, lanza bien de tres y es un gran defensor, que tendrá como principal misión ser la sombra de Klay Thompson. Tarea difícil pero no imposible para el ex de Spurs.

Kawhi Leonard deberá frenar a Durant y a los Warriors

Nike España

VS Durant: Contra el mejor anotador de la liga, el mejor defensor de la misma. Kawhi Leonard es la pieza que faltaba en un entramado defensivo de este calibre. KD va a sufrir lo que Leonard disfrutará. Y eso es clave, conociendo el temperamento del ex de los Thunder y la seriedad del de los Raptors.

VS Draymond Green: Una de las revelaciones de la temporada. El nivel de Pascal Siakam no está pasando desapercibido y, sin hacer ruido, se ha colado entre los imprescindibles de esta plantilla. Siakam, un Draymond Green con físico de joven Darius Miles o un Pops Mensah-Bonsu con talento pinta como el rival ideal para el ‘playmaker’ de estos Warriors. Ágil, alto, defensor tanto dentro como fuera y en constante progresión. Los Raptors tienen oro en este jugador.

Como plan B, un Serge Ibaka que por exigencias del guion ha vuelto al puesto de pívot, que comparte con Jonas Valanciunas. Sin embargo, no se descarta que con la presencia de Cousins, Steve Kerr utilice dos interiores puros en cancha. En este caso, el congoleño se encargaría del amigo Draymond, donde debería forzar que este lanzara mucho desde el triple. A separarse y a proteger el aro asegurando el rebote.

 


VS Cousins: Aún es una incógnita el rol que tendrá Boogie cuando regrese a las pistas. Como somos optimistas, pensaremos qué plan es el ideal para defenderle si volviera a un gran nivel. Y en este plan, el principal es Serge Ibaka. Más intimidador y atlético que Valanciunas, partiría como titular para emparejarse con el ex de los Pelicans y ser útil en los múltiples cambios que generan los ataques de los Warriors, además de ser el ancla defensiva que permita a Siakam, Leonard y compañía acudir al rebote ofensivo.

Desde el banquillo, la opción del lituano es un lujo para Nick Nurse. Pocos pueden permitirse un recambio así, y aunque tenga peor físico que Ibaka, su tamaño para la defensa y sus fudamentos en el poste para el ataque son un arma importantísima para sustentar la segunda unidad.

 


En términos generales, todo pasa por hacer trabajar a Curry atrás (1×1 de Lowry o carretones de Danny Green si está con el escolta) y por implicarse defensivamente al 100%, tanto los titulares como los reservas, donde OG Anunoby lidera el escuadrón defensivo suplente. No hay duda de que, centrándonos en parar a los Warriors, en Toronto está la mejor fórmula de la NBA.

 


 

Aún es muy pronto para adelantarnos a los acontecimientos y quizás los Clippers acaban con 55 victorias y nuestras predicciones se van a la basura, pero si todo vuelve a la normalidad de estos años, vemos cómo varias franquicias se han movido en función de lo que GSW hace. Hoy en día, la tónica general es encontrar la fórmula de pararlos, no de ser mejores que ellos. Y estos equipos van por muy buen camino.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This