Conecta con nosotros

Draft NBA

Con un ojo en el Draft 2019: Sophomores

Una generación sophomore tremendamente física es la que está llamada a entrar por la puerta grande en el próximo NBA Draft.

Tras la primera toma de contacto con la generación freshman que aterrizará esta temporada en la NCAA, el equipo de The Wing continúa con su particular previa de la liga en clave de NBA Draft para dar paso al análisis de los cinco sophomores más destacados del año y con más potencial para trasladar su juego al siguiente nivel a partir de la próxima temporada.

Un quinteto en el que la consolidación de las pequeñas perlas mostradas la pasada temporada en su año de debut nos deja cinco nombres llamados a dominar la liga desde el primer minuto de competición. Un quinteto plagado de poderío físico en el que podrían situarse hasta tres lottery picks si la evolución de los distintos prospects sigue su curso.

Una vez más el equipo formado Bastian, Óscar y Jordi es el responsable de la elección de un quinteto llamado a generar unas expectativas sobresalientes de cara al inminente inicio de la NCAA 2018-2019.

Draft 2019: Top 5 Sophomores

 

Wigginton debe consolidarse tras un año freshman sensacional. Draft | Foto vía Twitter: @CycloneMBB

Wigginton debe consolidarse tras un año freshman sensacional. | Foto vía Twitter: @CycloneMBB

CG | Lindell Wigginton  (Iowa State)

  • Temporada Freshman: 16.7 puntos, 3.7 rebotes, 2.8 asistencias

Los Cyclones están llamados a volver a la acción tras una temporada pasada en la que cerraron la Big 12 en último lugar, y gran parte de los focos de que eso se produzca van a estar en el canadiense Lindell Wigginton. El jugador, formado en la prestigiosa Oak Hill Academy, sorprendió a propios y extraños con su sensacional primer año en Ames y el peso del equipo estará en sus manos de cara a la próxima temporada.

Wigginton es un combo-guard que ya el año pasado demostró ser capaz de asumir galones, yendo claramente de menos a más a lo largo de la temporada. Tras una primera mitad de campaña en la que se posicionó claramente como segundo ball handler y claro ejecutor al lado de un creador como Weiler-Babb, la lesión de éste provocó un cambio en su forma de jugar al tener que adaptarse a ser el base del equipo y aprender a marchas forzadas a crear juego.

Si por algo destaca Wigginton es por su capacidad de anotación. Con una altura cuestionable para adaptarse al puesto de dos, la figura de point guard es la que está llamada a ser de cara a su futuro en profesionales. Wigginton destaca por un paquete ofensivo superdesarrollado para su edad pero irregular. A un buen manejo de balón para atacar el aro se une un más que buen lanzamiento de media distancia y una sorpresiva mejoría en su lanzamiento desde la larga distancia, donde la temporada pasada dejó un promedio por encima del 40%.

Su excelente nivel atlético le ayudan a ser un cuchillo de cara a canasta, y su capacidad para absorber contactos en el plano ofensivo le convierten en un buen forzador de faltas a pesar de que debe mejorar en la finalización frente a jugadores atléticos. También destaca por ser un muy buen jugador en transición y contar con un primer pase capaz de generar ventajas tanto para él mismo como para sus compañeros.

En el aspecto defensivo su indefinición es su gran problema. Es demasiado bajo para defender a escoltas rivales (donde más encaja su juego) y a pesar de ser muy atlético sus herramientas parecen cortas para frenar a los actuales bases NBA. Pese a todo, el participar en un conferencia fuerte como la Big 12 ha dejado patente que Wigginton es capaz de frenar a bases de su mismo corte físico (fiel ejemplo es su partido frente a la Oklahoma de Trae Young).

Si Wigginton es capaz de pulir su inconsistencia, adaptarse a la posición de uno mejorando su capacidad para jugar para los demás (con permiso de Weiler-Babb) y hacer regulares sus porcentajes -especialmente en tiros libres-, la lotería es una posibilidad más que real para un jugador que sería el primero nacido en Nova Scotia en pisar la NBA. Uno de los tapados del próximo Draft.

 

De'Andre Hunter será líder absoluto de una Virginia que busca dar el salto definitivo. | Foto vía Twitter: @UVAMensHoops

De’Andre Hunter será líder absoluto de una Virginia que busca dar el salto definitivo. | Foto vía Twitter: @UVAMensHoops

SG/SF | De’Andre Hunter (Virginia)

  • Temporada Freshman: 9,2 ppg, 3,5 rpg, 1,1 apg

Virginia fue una de las luces pero también la mayor sombra de la pasada temporada. Tras un año de ensueño en el que llegaron con un histórico primer seed al March Madness, su caída en primer ronda y contra todo pronóstico trastocó todo el bracket y las aspiraciones de un equipo que tenían en la palma de la mano hacer historia.

A la hora de buscar causas, además del factor sorpresa que tiene siempre esta competición, los distintos análisis tenían un punto en común, y esa era la ausencia de De’Andre Hunter del torneo por una lesión en la muñeca izquierda durante la celebración del torneo de la ACC, donde Virginia se llevó el championship game y Hunter realizó una actuación destacadísima dentro del conjunto coral de los Cavaliers.

La 2018-2019 supone una nueva oportunidad para Tony Bennett de consolidar a sus Cavaliers como un equipo a tener en cuenta en la postemporada y conservando piezas claves como De’Andre Hunter el objetivo parece más sencillo. El de Philadelphia fue una de las grandes sorpresas dentro de la camada freshman la pasada temporada. Un cuatro estrellas salido de Philly que tras un año como redshirt logró encajar como un guante en el entramado defensivo de los Cavaliers y que desde el banquillo logró sacar desde el primer minuto un arma anotadora para dar equilibrio al quinteto inicial.

Hunter es un alero de más de 2,05 que destaca por una cantidad ilimitada de recursos adaptables a cualquier sistema NBA. Todo ello dentro de un cuerpo con medidas perfectas para la liga y con margen de mejora para seguir ganando músculo a corto y medio plazo. Seguramente su gran baza para dominar la liga esta temporada y su posterior salto a la mejor liga del mundo es su potencial defensivo.

Tremendamente rápido y ágil para defender a cualquier tipo de exterior, son sus brazos el factor X para hacer de Hunter un jugador diferencial en todo tipo de acciones defensivas, especialmente en defensa individual sobre el balón pero también como en su defensa sin el mismo. Su impacto estadístico en el engranaje de Virginia es tremendo en sus minutos en cancha, y esa versatilidad defensiva le convierte en un seguro a la hora de cerrar hasta cuatro posiciones sobre la pista, bien sea a través de su su gran capacidad reboteadora en ambos lados de la cancha o a través de protección del aro.

Pero si su defensa es buena, su desarrollo en ataque pinta a lo mismo. Y es que a diferencia de las grandes estrellas ofensivas de este próximo Draft, Hunter tiene una ventaja y es que no necesita el balón para ser decisivo. Es monstruosamente eficiente en situaciones de transición y atacando rebotes ofensivos, además de ser capaz de lanzar con unos porcentajes más que aceptables (38% la pasada temporada desde el tiro de tres) o ir al poste para sacar a la luz su virtud física. Un paquete completísimo que hacen del mejor sexto hombre del año en la ACC la pasada temporada una de los grandes atracciones en la conferencia para la temporada que viene con vistas al Draft.

 

Kellan Grady,el último de la factoría anotadora de Davidson. | Foto vía Twitter: @DavidsonMBB

Kellan Grady,el último exponente de la factoría anotadora de Davidson. | Foto vía Twitter: @DavidsonMBB

SG | Kellan Grady (Davidson)

  • Temporada Freshman: 18 ppg, 3,3 rpg, 1,9 apg

Davidson es cuna de grandes anotadores. Nombres como Jack Gibbs, Peyton Aldridge o como no Stephen Curry son solo algunos de los grandes anotadores de la NCAA en los últimos años. Y el siguiente en esa lista es Kellan Grady. Tras un primer año en donde el escolta de los Wildcats ha sorprendido a todos por su capacidad para adaptar sus habilidades ofensivas a nivel universitario, Grady tiene ahora los focos de cara a un futuro NBA que nadie preveía la pasada temporada.

La salida del propio Aldridge del equipo, referencia en su periplo universitario con los Wildcats, da a Grady los galones necesarios para ser el gran líder del equipo y uno de los nombres propios en la Atlantic 10 y en la NCAA a nivel global, todo unido a un escaparate ideal para potenciar las virtudes de un jugador muy completo en todas sus vertientes.

Grady es un escolta que ronda los 6’5 (1,96) en plena fase de maduración. A pesar de ser un dos bastante claro en college, tiene todas las herramientas necesarias para poder adaptarse al puesto de uno en NBA si fuese necesario. Es capaz de manejarse como director de juego, pero es su capacidad para aportar off the ball lo que hace de Grady un jugador realmente útil en un sistema tan generoso como el que propone Bob McKillop en los Wildcats.

Sabe leer los bloqueos, tanto directos como indirectos y acompaña esa capacidad como creador secundario de un paquete anotador muy completo en el que destaca sobre su todo su gran toma de decisiones y su sobresaliente selección de tiro (50% en tiros la pasada temporada con más de 13 lanzamientos por encuentro). La duda sobre Grady es como sabrá responder como foco central de las defensas, pues la presencia de Aldridge la pasada temporada y su gran capacidad de lectura de los espacios le facilitó mucho la tarea de anotación a lo largo de toda la temporada.

Pese a todo ha demostrado ser capaz de valerse por sí mismo, y eso es algo que los Wildcats necesitarán como agua de mayo la próxima temporada al perder otro año más a una pieza de semejante calibre. Si Grady sigue evolucionando como manejador de balón y amolda esa toma de decisiones a un mayor porcentaje de usage, estamos ante una clara opción de primera ronda en el próximo NBA Draft.

 

 

Jalen McDaniels es el mejor prospect NBA de los Aztecs desde Kawhi Leonard | Foto vía Twitter: @Aztec_MBB

Jalen McDaniels es el mejor prospect NBA de los Aztecs desde Kawhi Leonard | Foto vía Twitter: @Aztec_MBB

PF | Jalen McDaniels (St Diego State)

  • Temporada Freshman: 10,5 ppg, 7,5 rpg, 0,6 bpg

El caso de McDaniels es, salvando las distancias, similar al vivido por De’Andre Hunter. Recruit poco llamativo en su etapa en High School que tras un año desarrollándose como redshirt llega a una conferencia como la MWC y realiza un año de menos a más, mostrando un perfil que encaja como anillo al dedo en la actual NBA y en un equipo acostumbrado a desarrollar este tipo de jugadores físicos como San Diego State (Kawhi Leonard o Malik Pope, lastrado por las lesiones).

Lo que más llama la atención de McDaniels es su cuerpo, que recuerda en parte al de Jonathan Isaac en su único año en Florida State. A pesar de que todo apunta a que será un cuatro claro, la definición que más se ajusta creo que es la de un combo forward en función de como gestione su cuerpo y músculo de esta temporada en adelante. Y es que a pesar de medir 2’08, el principal factor a trabajar a lo largo de esta temporada de cara a su stock en el Draft es su peso. Apenas llega a los 90 kg, lo que le hace incapaz de sostener por el momento por supuesto a cincos y a cuatros muy pesados.

Pero toda desventaja conlleva una ventaja, y en el caso de McDaniels es lo que le hace ser uno de los prospects más intrigantes de este año. Su mezcla de capacidad atlética y agilidad  le convierten en un especímen único de cara a ser un valor versátil para cualquier plantilla.

Todas estas habilidades le convierten en un jugador potencialmente dominante en defensa y con un factor de mejora tremendo en ataque. Su ratio reboteador, tanto en ataque como en defensa, es tremendo (más de doce rebotes por 40 minutos la pasada temporada), lo que unido a una coordinación única hacen de él una amenaza tanto en segundas oportunidades como a la hora de crear transiciones para sus compañeros.

A ello hay que sumarle un manejo de balón inusual para jugadores de su tamaño (que le permite crear transiciones o atacar de fuera adentro) y una capacidad de lucha que le convierten en un terremoto en la pista. Su lanzamiento en suspensión es su punto a mejorar de cara a su futuro NBA y a su stock en el Draft, pero su margen de mejora es amplio en ese aspecto pues ha demostrado tener rango aunque en pequeñas dosis.

En defensa su motor, su instinto defensivo y sus condiciones físicas han dejado destellos, pero es inmaduro y su potencial en este aspecto va a venir determinado por el desarrollo que su físico vaya a mostrar a lo largo de esta temporada con los Aztecs.

McDaniels es por tanto un talento de lotería con todo por hacer y mucho por demostrar. Una apuesta nada sencilla para cualquier franquicia que sin embargo está llamado a dar muchos réditos en su paso a profesionales. La salida de Pope de San Diego St le convierte en pieza clave del equipo y es por ello que deberá demostrar la regularidad que no tuvo el año pasado.

 

Daniel Gafford atrapando un rebote

Gafford ha sido el return más sonado del pasado NBA Draft 2018 | arkansasrazorbacks.com

C | Daniel Gafford (Arkansas)

  • Temporada Freshman: 11,8 ppg, 6,2 rpg, 2,2 bpg

Probablemente la mayor sorpresa con respecto al Draft de la pasada temporada. Su caché no dejó de subir en el último tramo de la temporada de cara a ser un posible Top 12, pero Gafford descolocó a todo el mundo al anunciar en sus redes sociales que se quedaría un año más en las filas de los Razorbacks. La noticia nos cogió a todos desprevenidos, más teniendo en cuenta la salida de las que habían sido las dos referencias del equipo el pasado año, Jaylen Barford y Daryl Macon.

Con la resaca más que superada, Gafford inicia la 18-19 como el mejor pívot en todas las listas a mejor center de cara al próximo Draft. Y lo hace con varias características que le hacen un jugador todavía limitado pero tremendamente eficiente como se demostró el año pasado (26,5 de PER y un promedio de 21 puntos por partido por cada 40 minutos).

A pesar de no llegar a los 7 pies (está listado como un 6’11, 2’11 metros), su nivel atlético y su fortaleza suplen ese handicap a la perfección. La presencia de Gafford en la zona es su gran ventaja con respecto al resto de prospects en su posición. Pese a no tener un juego propio ni un tiro desarrollado, Gafford es un pívot “clasico” en el juego ofensivo. Su potencial reboteador, especialmente en ataque le convierten en una amenaza en segundas oportunidades y putbacks, además de ser uno de los jugadores más interesantes en ese juego denominado por encima del aro, tanto aprovechando alley-oops como en el rol de finalizador tras bloqueos.

Su margen de mejora en cuanto a ser una amenaza por si mismo está ahí, y este año sin el dominio exterior que tenían los Razorback deberá aprender a desarrollar un juego al poste que el año pasado no necesitó.

En el aspecto defensivo es donde Gafford es diferencial. Excelente taponador (3,7 tapones por 40 minutos), potencial para aguantar a los rivales al poste y una impresionante habilidad para ser capaz de defender con solvencia a jugadores más pequeños que él gracias a esa mezcla de nivel atlético e instinto defensivo. El gran problema a solucionar son las faltas personales, pero eso es más que habitual en jugadores tan jóvenes y tan verdes en cuanto a fundamentos técnicos.

Gafford enamoró a los scouts la pasada temporada, y su decisión de quedarse ha sido un riesgo que puede costarle muy caro. Igualar su stock del año pasado como lottery pick es un tarea complicada, pero su potencial como rim protector puede darle un buen cartel en el inicio de su carrera profesional. El Draft le espera.

 

Los rankings de The Wing

Para establecer este ranking, hemos realizado un ranking individual y tras una puesta en común, se ha establecido el orden presentado en este artículo. El sistema de puntuación es muy sencillo, los participantes ofrecen su top 5 y la puntuación se otorga en orden ascendente (el primero recibe un punto, el segundo dos, etc), para utilizar el promedio de puntos posteriormente. A menor puntuación, más alto en el ranking y, en caso de empate, recurrimos a webs especializadas para realizar el desempate.

Bastian Jordi Óscar Total
1-Lindell Wigginton 1-Daniel Gafford 1-Kellan Grady DeAndre Hunter (3)
2-DeAndre Hunter 2-Jalen McDaniels 2-Zach Norvell Jr. Daniel Gafford (3.6)
3-Jalen McDaniels 3-Oshae Brissett 3-DeAndre Hunter Jalen McDaniels (3.6)
4-Daniel Gafford 4-DeAndre Hunter 4-Jontay Porter Lindell Wigginton (4)
5-Jontay Porter 5-Lindell Wigginton 5-Daniel Gafford Kellan Grady (4.3)

 

Puntuación del resto de sophomores:

Zach Norvell Jr. (Gonzaga): 4.6 puntos.

Jontay Porter (Missouri): 5 puntos.

Oshae Brissett (Syracuse): 5 puntos.

Nick Richards (Kentucky): 5.6 puntos

 

 

 

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This