Conecta con nosotros

Draft NBA

Con un ojo en el Draft 2019: Ala-Pívots Freshman

Poderío físico y potencia es la característica principal de una generación de power forwards plagada de intensidad y talento.

En The Wing seguimos con la intención de acercar y crear un primer contacto con las futuras estrellas llamadas a ser parte clave del próximo Draft 2019. Tras el repaso a las tres posiciones exteriores, llega ahora el turno de analizar a esta generación en el contexto de jugadores interiores, concretamente los denominados power forwards que llegarán a la NCAA la próxima temporada.

Una generación que destaca por su imponente físico y en el que el nombre de Zion Williamson copa todas las portadas de medios y analistas especializados, pero que nos deja muchísimo más en diferentes contextos y situaciones. Una camada llamada a dejar cosas más que interesantes de cara a un futuro NBA.

En esta quinta entrega, yo, Bastian, acompañado como no podía ser de otra manera de Oscar Périz y Jordi Alfonso nos paramos a desgranar a los considerados para el equipo como los cinco mejores prospects con futuro NBA dentro de su generación. Arrancamos.

Draft 2019: Top 5 Power Forwards Freshman

 

Emmitt Williams, el máximo exponente de intensidad entre los freshman.

Emmitt Williams, el máximo exponente de intensidad entre los freshman. | Foto vía Twitter: @247Sports

5. Emmitt Williams (Louisina State)

La llegada de Will Wade a la prestigiosa LSU ha puesto los cimientos necesarios para relanzar un programa que solo con el breve paso de Ben Simmons ha tenido el seguimiento mediático que se merece en los últimos años. Tras aquel fracaso (el último de Jhonny Jones en el banquillo), los galones del ex-técnico de VCU han logrado volver a poner a Louisiana State en el mapa, todo ello gracias a una clase de reclutamiento que en su segunda temporada en Baton Rouge promete consolidar el proyecto que comenzó a ilusionar la pasada campaña.

Gran parte de ese caché en el reclutamiento viene por parte de Emmitt Williams, la segunda pieza más importante en llegar a los Tigers esta temporada y el segundo jugador con más opciones de estar presente en el Draft 2019. El de Florida llega a LSU para consolidar uno de los juegos interiores más ilusionantes de esta temporada, y con la tranquilidad de saber que su poderío físico está incluso en nivel NBA. Listado como 6’8, la única duda que puede trasladar Williams al siguiente nivel es su altura, defecto que compensa de sobra con uno de los físicos más espectaculares de esta generación.

Si por algo hay que empezar en su análisis, esa es su fortaleza y lucha, sus dos grandes activos de cara a marcar diferencias esta temporada en la NCAA. Williams, autor de 44 puntos en el pasado Jordan Brand Classic, es una auténtica bestia alrededor del aro. Su llegada a la prestigiosa IMG Academy ha terminado por desarrollar de forma drástica el potencial de un jugador capaz de aportar de muchísimas maneras y en ambos lados de la pista prácticamente sin fisuras.

En ataque su contundencia cerca del aro es su gran valor, bien con su capacidad para jugar por encima del aro o para aprovechar su poderío en el rebote ofensivo con putbacks y segundas oportunidades. Su habilidad para abrirse a lanzar o jugar más lejos le limita y es su punto a desarrollar, pero el disputar minutos al lado de un Reid que sí tiene esa capacidad puede ayudarle a desarrollar esa faceta en segundo plano.

El factor defensivo es lo que diferencia a Williams como prospect NBA y de cara al próximo Draft 2019. Su carencia en tamaño es lo que más le limita para ocupar ese puesto de cuatro en su futuro, pero ese hustle, su feroz instinto reboteador y su capacidad como taponador (junto a su envergadura) compensan esas debilidades de forma sobresaliente.

A pesar de llegar a LSU con un caché distinto al de Reid, Emmitt Williams es uno de los grandes candidatos a sorprender en su primera temporada en la NCAA si Will Wade encuentra esa capacidad para repartir minutos y protagonismo en un equipo plagado de talento muy joven y versatilidad.

Simi Shittu, una de las grandes promesas canadienses para el Draft 2019 | Vanderbilt University

Simi Shittu, una de las grandes promesas canadienses para el Draft 2019 | Vanderbilt University

4. Simisola Shittu (Vanderbilt)

El baloncesto canadiense sigue exportando talento a Estados Unidos de forma incansable y Simi Shittu es el gran exponente de la nueva hornada en puestos interiores. El de Burlington, hijo de padres ingleses, forma esta temporada junto a Darius Garland una de las parejas del año en la NCAA, convirtiéndose así en uno de los grandes atractivos de la competida SEC y uno de los nombres canadienses candidatos a estar presentes en el próximo Draft.

Shittu, un fijo en las categorías inferiores de la selección canadiense, es uno de los interiores más versátiles y completos de su generación, lo que encaja a la perfección en el esquema de juego de los Commodores, donde al mismo tiempo contará con todo el escaparate del mundo para consolidar esa primera ronda e incluso buscar un hueco en la ansiada lotería. A pesar de que todo apunta a que disputará más minutos de cinco que de cuatro en los esquemas de Vandy, Shittu es un cuatro físico pero a su vez extremadamente móvil, lo que es poco habitual para un jugador de su tamaño y envergadura.

Shittu contribuirá con su intensidad reboteadora, su capacidad para correr la pista sin excesivos problemas e incluso con su habilidad para generar para sus compañeros gracias a su buena visión de juego. Su perfil es perfecto para un sistema de up-tempo como el que se presupone con Garland en el puesto de base, por lo que en este aspecto Shittu tiene todas las herramientas para encajar a la perfección como futuro jugador NBA.

La versatilidad es una de sus grandes virtudes en un baloncesto aposicional como el de los últimos tiempos y la duda ahora con respecto a su salto al Draft solo viene determinada por esa rotura del ligamento cruzado sufrida el pasado mes de enero, que le ha dejado en blanco mucho tiempo en uno de sus años más importantes en cuanto a desarrollo.

Si Shittu es capaz de desarrollar su skillset ofensivo en la que presumiblemente será su única temporada en NCAA, cualquier equipo NBA estará dispuesto a gastar una primera ronda en un jugador con flashes como pasador y con una condición física imponente para cualquier power forward. Veremos si en Vanderbilt desarrollan su potencial en ese aspecto o le centran en una figura de cinco más clásico que explote ritmos de juego altos.

 

E.J Montgomery buscará afianzarse entre veteranos | UK Athletics

E.J Montgomery buscará afianzarse entre veteranos | UK Athletics

3. E.J Montgomery (Kentucky)

El caso FBI abrió las puertas para que Calipari sacara de nuevos las garras y se llevase al para muchos claro candidato a tener mejor carrera a largo plazo como cuatro junto a Zion Williamson. E.J Montgomery se había comprometido con la universidad de Auburn en un inicio, pero el escándalo en el recruiting que afectaba a los Tigers provocó su reapertura en el reclutamiento para finalmente terminar en un seguro de cara al Draft y la NBA como son los Wildcats de Kentucky.

Montgomery es uno de los grandes interiores de su generación. Con unas medidas que encajan a la perfección en la nueva NBA, el de Georgia tiene el perfil idóneo para cubrir la figura de cuatro que tan bien encaja en cualquiera sistema. Todo ello acompañado con una suavidad en todos sus movimientos y lanzamiento que encantarán a cualquier purista. La irregularidad ha sido uno de sus grandes peros para los expertos durante su desarrollo, pero el nivel dado en su última temporada en HS pone el grito en el cielo para que Calipari explote todo su talento ofensivo en unos Wildcats muy profundos en todas sus posiciones.

Montgomery brilla en campo abierto, con espacios y con una zurda que inevitablemente deja un recuerdo de ese Chris Bosh en su etapa joven. Explota su juego atacando desde fuera con un manejo que le permite crearse canastas, pero también ha dejado flashes de ser capaz facilitar a sus compañeros sin excesivos problemas.

El físico es el punto a explotar en su año en NCAA, pero en un equipo tan físico como el de los Wildcats y con un entrenador experto en preparar prospects para el Draft hay poca duda sobre el potencial físico de Montgomery para adaptarse a la liga. La llegada de Reid Travis y la vuelta de Nick Richards y Washington serán el gran problema para ver minutos sobre la pista del #23, pero no es ni mucho menos descabellado que al igual que sucedió con Shai Gilgeous-Alexander la pasada temporada, Montgomery se haga poco a poco un fijo en la rotación interior de los Wildcats, donde incluso podría ocupar el puesto de cinco en quintetos pequeños o muy móviles.

Montgomery es un claro prospect de lotería y está en el lugar idóneo para hacerlo, pero está más verde que el resto y su potencial está todavía por desarrollar. Será cuestión de Calipari pulir al que puede ser la gran sorpresa interior de la temporada.

 

La brutalidad de Naz Reid pondrá patas arriba a la SEC.

La brutalidad de Naz Reid pondrá patas arriba a la SEC. | Foto vía thestepien.com

2. Nazreon Reid (LSU)

La joya de la corona de Will Wade. En una camada que incluye el talento de Emmitt Williams y Javonte Smart y el regreso de una estrella como Tremont Waters, Naz Reid llega a Louisiana State para ser desde el primer momento una de las fuerzas interiores más dominadoras de todo el país. Sus excelentes medidas, su poderío físico y su desarrollo como 2-way player le colocan junto a Zion Williamson como los dos grandes freshman interiores de su generación.

Reid destaca por aunar potencia y habilidad en un mismo paquete, siendo un fit perfecto para el estilo de juego de Will Wade y para una liga como la NCAA. Su desarrollo en el último año ha elevado su stock de cara a la NCAA y a su futuro NBA, y la realidad es que todo ello está justificado en una mezcla capaz de marcar diferencias en el aspecto ofensivo pero también con capacidad para intimidar en la zona y rebotear de forma más que regular.

Su gran papel en el McDonald’s All American dejó trazas de lo que puede aportar en su año freshman, y si es capaz de controlar más su superioridad física, su I.Q y habilidad con el balón le convertirán en una amenaza con muy pocas opciones de ser frenado. Su capacidad para correr y dirigir el contraataque tras rebote es otra de sus grandes características, lo que le hace un fit idóneo para la NBA moderna.

Su stock en el Draft ronda el Top 7 y el único objetivo de Reid ahora es consolidar esa posición al mismo tiempo que intentar adaptar su juego en una situación en la que no tendrá la superioridad física que ha mostrado durante toda su etapa en High School.

 

Zion Williamson es uno de los jugadores con más hype del año | Reagan Lunn/@DukeMBB

Zion Williamson es uno de los jugadores con más hype del año | Reagan Lunn/@DukeMBB

1. Zion Williamson (Duke)

Para muchos el próximo bust en la historia del baloncesto. Para otros una bestia física llamada a marcar una época. El dilema con Zion Williamson no es si sus capacidades baloncestísticas se trasladarán al próximo nivel, sino si será capaz de soportar la presión exterior que sufre desde que sus videos con mates de videojuego inundan Youtube y los principales portales multimedia a nivel mundial. El fenómeno Williamson ha llegado incluso a copar la portada de la prestigiosa revista SLAM, pero lo que está claro es que el de North Carolina es uno de los grandes atractivos del baloncesto a nivel mundial la próxima temporada.

Su compromiso con la universidad de Duke sorprendió a muchos al decidir unir sus fuerzas con sus grandes rivales a ser número uno del próximo Draft (Barrett y Reddish), pero lo que es un hecho es que Zion ha cogido el toro por los cuernos y en su primera toma de contacto durante la gira en la Canadá natal de R.J se hizo con todos los focos de los medios con unas actuaciones dignas de su hype. 

Williamson es mucho más que una máquina de highlights. Lo primero que llama la atención es como no su cuerpo. Sus casi 130 kg de peso en apenas 2,01 m de altura es el factor que hace a Williamson un especimen único en su especie. Lo lógico sería pensar en Zion como un jugador extremadamente lento, pero la realidad muestra todo lo contrario. Un jugador tremendamente ágil, capaz de atacar desde fuera e ir al aro con fiereza así como convertirse en prácticamente imparable en el juego al poste. Esta dualidad le convierte en uno de los jugadores más difíciles de frenar de toda su generación, pero es que además a esa condición física innata se le une una facilidad pasmosa para manejar el balón y crear para sus compañeros.

Su juego en transición es otra de las características que hace a Williamson imparable. Capaz de subir el balón sin problemas, su capacidad para sorprender las líneas de presión con su agilidad y potencia dan una alternativa excepcional en cualquier sistema ofensivo. El papel que le dará Coach K con hasta tres creadores de juego en pista junto a él será uno de los grandes atractivos del inicio de temporada.

Con todas estas virtudes la pregunta que nos queda es donde tendrá que dar Zion un nivel más para consolidarse como claro aspirante a ese número uno del Draft el próximo mes de junio. El tiro será su gran punto a mejorar. Con un lanzamiento poco estético y unos porcentajes bastante lejanos a ser fiables, Zion deberá mejorar en este aspecto, especialmente atendiendo a que este año el tiro exterior apunta a ser el gran punto débil de los Blue Devils a lo largo de la temporada. Otro punto a tener en cuenta será su defensa. Su versatilidad a la hora de defender distintas posiciones le convierte en un potencial especialista, pero su falta de constancia y su abuso del físico frente a rivales claramente inferiores le obligarán a implicarse mucho más en defensa de lo mostrado a lo largo de su etapa en High School.

El potencial de Williamson dependerá solamente de él mismo, pero lo que está claro es que Zion es claramente uno de los grandes prospects de esta generación y el gran aspirante a pelear junto a Barrett por ese primer puesto en el Draft 2019.

 

Los rankings de The Wing

Para establecer este ranking, hemos realizado un ranking individual y tras una puesta en común, se ha establecido el orden presentado en este artículo. El sistema de puntuación es muy sencillo, los participantes ofrecen su top 5 y la puntuación se otorga en orden ascendente (el primero recibe un punto, el segundo dos, etc), para utilizar el promedio de puntos posteriormente. A menor puntuación, más alto en el ranking y, en caso de empate, recurrimos a webs especializadas para realizar el desempate.

Bastian Jordi Óscar Total
1-Zion Williamson 1-Zion Williamson 1-Zion Williamson Zion Williamson (1)
2-Naz Reid 2-Naz Reid 2-Naz Reid Naz Reid (2)
3-E.J Montgomery 3-E.J Montgomery 3-Simisola Shittu E.J Montgomery (3.3)
4-Simisola Shittu 4-Simisola Shittu 4-E.J Montgomery Simisola Shittu (3.6)
5-Emmitt Williams 5-Emmitt Williams 5-Jordan Brown Emmitt Williams (5.3)

 

Puntuación del resto de power forwards:

Jordan Brown (Nevada): 5.6 puntos.

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This