Conecta con nosotros

Especiales

NBA avanzada: Mason Plumlee y Nikola Jokic “skill ball”

Mason Plumlee y Nikola Jokic se han vuelto una de las parejas de interiores más atractivas de ver en la NBA y en The Wing les traemos un análisis a fondo.

Keith Allison (CC) – (modificado por Alex Güell)

Podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que el pace and space ha dado lugar a que los formatos pequeños reinen en la NBA, pero como la mejor liga del mundo no deja de evolucionar, empezamos a ver el próximo paso: el “skill ball”.

Este consiste en colocar a jugadores que posean la triple amenaza (tiro, pase y penetración) o al menos dos de ellos y que además los combine con características físicas que son diametralmente opuestas a los formatos pequeños (pero capaces de contrarrestarlos).

Los centers, puntas de lanza evolutiva en la NBA

Si las jirafas tuvieron que estirar el cuello para poder alimentarse de las hojas de los árboles, los pivots han tenido que ir incorporando habilidades que antes parecía que jamás podrían obtener salvo en algunos casos particulares.

Así vemos que los scouts y dirigentes buscan moldes físicos más grandes, pero con capacidad de reacción, movilidad y habilidad para manejar la pelota, tanto en campo abierto como en situaciones en las que un pívot no solía tradicionalmente ocupar.

En la NBA donde las ventajas creadas por el largo de brazos, la altura y la velocidad son fundamentales para sacar diferencias o minimizar impactos, tener dentro de tu roster jugadores que sean longilíneos, móviles y poseedores de motricidad fina lo colocan a uno en situación ventajosa frente a su rival.

Si nos ponemos a analizar los últimos centers que dominan la NBA, podremos identificar que reúnen ciertas características particulares que les permiten afrontar, sobre todo, situaciones de cambio de marcación con perimetrales. Pero además de esto, en el otro costado de la cancha son una amenaza tanto con su tiro a distancia cómo con su capacidad para encontrar a sus compañeros.

Dos referentes de esta nueva camada de hombres grandes son Nikola Jokic y Mason Plumlee. Tanto el serbio como el norteamericano reúnen casi todas estas características y ¿por qué digo casi?  Porque a uno le falta movilidad y al otro le falta tiro, pero si los ponemos juntos en cancha podremos obtener una versión de Gotenks difícil de resistir.  

Mike Malone ha combinado a estos dos interiores en casi la mitad de los partidos de esta temporada con resultados bastante disímiles. En la totalidad de tiempo en cancha juntos el porcentaje de puntos da negativo en casi tres pts, butcomo Gotenks y su limitación de tiempo de fusión, pasa con ambos big men que solo logran maximizar rendimiento en fragmentos cortos.

https://www.youtube.com/watch?v=eCOPliNWdDU

Cuando se administra el tiempo de éstos en cancha, los resultados han sido más que positivos, logrando 10 victorias sobre 15 encuentros jugados en el quinteto inicial y optimizando en las alineaciones cuando Hernangomez no estaba en ellas.

Parecidos, pero diferentes

Nikola Jokic sigue deleitando a todos los aficionados a la NBA
Alex Güell (The Wing)

Desde que los Denver Nuggets han entregado el control a Nikola Jokic uno de los problemas principales ha sido lograr minimizar su impacto a la hora de enfrentarse a campo abierto con jugadores más rápidos y explosivos. Por este motivo se incorpora a Paul Millsap como lugarteniente del serbio.

Tras las lesiones de este último, a Mike Malone no le ha quedado otra que recurrir al ex Portland para cubrirle la espalda al “Joker” y, aunque estadísticamente su impacto defensivo no es el mejor, se puede observar que le alcanza para lograr victorias y mostrar una de las duplas más llamativas y convocantes de la NBA.

El entrenador sabe que no puede utilizarlos mucho tiempo en pista juntos, porque más allá de las ventajas que producen en ataque, tarde o temprano los formatos móviles se terminan imponiendo ante la falta de desplazamiento lateral del nacido en Sombor.

En tiempo limitado se los puede exprimir al máximo y acá es donde se está viendo la mejor versión del Plumlee y uno de los espectáculos más interesantes en la NBA de hoy.

Ver a dos internos que superan los 2 mts 10, con la agilidad para subir la pelota como si fuesen perimetrales, con la capacidad e inteligencia para encontrar a sus compañeros abiertos es un show que nadie debería perderse y uno de los motivos por los que los de Colorado se mantienen en lo alto del salvaje oeste.

Lo primero que hay que observar al verlos en cancha es como Plumlee continuamente va tapando los agujeros defensivos que se producen y como trabaja como una especie de relevo continuo o rueda de auxilio de Jokic, veamos:

Se ha marcado hasta el hartazgo que Nikola Jokic es un jugador único (y no estoy aquí para decir lo contrario). Estamos hablando de un pívot con la habilidad de picar, driblar, pasar y tirar a nivel excepcional para su contextura física, esa misma contextura que le trae aparejada falta de desplazamientos laterales para contener rivales y lo que no lo deja colocarse en el terreno de los two way players.

Como observamos en los videos es Plumlee el que debe ocuparse de tapar esos agujeros que van apareciendo en la rotación interior. Más allá de esto, Malone le pide al serbio que ataque el pick and roll defensivo mediante un step  para que le de tiempo a su marcación original de recuperarse: No hace cambios directos con perimetrales porque perdería en velocidad y de esta manera es como trata de “escondérselo” en defensa.

Si los Nuggets recuperan el balón es indistinto quien lo tome ya que ambos pivots pueden subir la pelota e iniciar los sistemas en estacionado. Tener dos internos que puedan hacer esto minimiza pérdidas en el sector más delicado de la cancha y posibilita a los perimetrales correr las calles laterales ante la amenaza de un pase largo o la corrida cancha a cancha de ambos centers.

Jokic es una rara avis, descoordinado y podríamos decir hasta heterodoxo a la hora de ejecutar en posiciones cercanas al aro. Si lo observan cuando juega mano a mano contra un defensor en el poste bajo, suele ejecutar fuera de balance sus tiros a una mano, que no cumplen con nada de lo que dicen los manuales del pívot… pero ahí está como el Joker siempre sale airoso.

Además de tener muchos recursos en el ambiente natural de los hombres grandes, el serbio posee un más que respetable tiro de tres puntos, aunque este no sea su mejor año desde los 7.25 mts, puede abrir la cancha para sus compañeros y ser una amenaza exterior, diversificando así el sistema ofensivo de Malone.

Algo que han desarrollado desde que pasan más tiempo en cancha juntos es el juego en pareja, intercambiando posiciones y aprovechando la gran capacidad de pase que tienen ambos jugadores y el hecho que poseen un gran control de pelota dejando a los tiradores abiertos y ellos generando juego desde posiciones intercambiables.

Las circunstancias han dado a Plumlee y Jokic más tiempo en cancha si se lo administra en tiempos pequeños puede ser muy positivo para los de Colorado. Movilidad, capacidad de pase y manejo de pelota en dos perfiles tan grandes pueden dar un montón de opciones a la hora de crear juego para ellos y los demás.

Malone tiene uno de los planteles más largos de la NBA y el dúo de internos juntos en cancha es otra de la cantidad infinita de opciones que hay en una plantilla joven y talentosa. Encontrar la mejor opción dentro de las alineaciones es una tarea para el entrenador de cara a una postemporada que se prevé muy dura para los Nuggets.

La vuelta de Paul Millsap va a llevar a que esta combinación tenga menos tiempo en cancha, pero en la NBA de hoy donde los ajustes se producen continuamente, existe una variante que muy pocos en la liga pueden exponer y es una de las más interesantes y divertidas de observar.

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This