Conecta con nosotros

Especiales

NBA avanzada: las estrellas rompen el paradigma

El paradigma de control de poder ha cambiado en la NBA, las franquicias retroceden ante el avance de una realidad que dominan cada vez más los jugadores

Los jugadores toman el control

Los jugadores toman el control | Erik Drost (CC) | Scott Daniel Cooper | Alejandro Gaitán (The Wing)

“Hubo un tiempo que fue hermoso y fui libre de verdad” reza una canción de una mítica banda Argentina y los protagonistas de la NBA parecen haber hecho bandera este canto al “hippismo” pero para tomar “el toro por las astas” o, mejor dicho, su futuro y carrera por las astas.

Rompiendo el paradigma NBA:

La vida del jugador fue durante mucho tiempo similar: llegaba a la NBA drafteado por alguna franquicia random (la que tocara), se pasaba allí su primer contrato, luego la extensión de este o la igualación de alguno ofrecido y, si era lo suficientemente bueno, al séptimo año su patrón desembolsaba una buena cantidad de dinero para retener a su estrella unos cuatro/cinco más, siendo éste el pago de su vida. Ya entrado los 30 años el protagonista se quedaba en lo que fue su hogar durante la mayoría de su carrera, o se iba a algún mercado interesante donde tenga una playa cerca, lugares adecuados para su pronto retiro o buscaba un rol desde el banco en aquel lugar que le pueda dar el anillo esquivo (Hello Charles).

Las franquicias tenían el control desde el minuto cero. Entre el Draft y la renovación del primer contrato, prácticamente retenían al jugador por siete años. La estrella de turno, por más que estuviese en un mercado poco atrayente, escuchaba la oferta de su patrón y generalmente elegía la seguridad monetaria por encima de cualquier otro tipo de opciones.

Las estructuras salariales del momento ayudaban a que esto se replique, ya que se podían firmar contratos de mayor extensión que los actuales cuyo máximo es de cinco temporadas. La idiosincrasia del jugador estaba enfocada generalmente (léase el “generalmente”) en hacer el diferencial económico y no moverse mucho, a menos que se esté en un antro/ lugar perdido del mundo/peleado con el entrenador/ dirigente del lugar etc.

 

¿Qué ha cambiado en la actualidad?

La NBA, en comparación con las otras grandes ligas americanas (NFL, MLB, NHL), ha sido históricamente de los jugadores, tanto para bien como para mal. Los protagonistas del juego eran los que determinaban el atractivo como producto, o su falta de atención según el momento histórico que estemos analizando.

Ese nivel de influencia en imagen y venta del producto todavía no era asumido por los jugadores como una posición de poder con respecto a sus empleadores. Varias circunstancias en los últimos años han contribuido para que la era llamada por Bill Simmons “post James” rompiera el paradigma de control de las franquicias.

“The Decision”puede ser tomado como el punto primigenio del rompimiento del paradigma anterior y el nacimiento del actual. LeBron James le mostró al mundo que el jugador podía marcar su futuro sin importar el “qué dirán” y, como todo aquel que rompe las estructuras  vigentes, fue el primero en salir dañado… aunque más tarde tenga el reconocimiento de sus pares y la comprensión de aquellos que quemaron camisetas y renegaron de su amor (Thanks Kevin Durant).

lebron james cleveland cavaliers

Erik Drost (CC)

El de Akron, marcó el camino para las generaciones que crecieron viéndolo como referente y su modus operandi ha sido replicado, en muchos casos, hasta en contra de sus propios intereses (ya llegaremos a esto).

Si el reinado de David Stern vio el comienzo de la inclinación de la balanza de poder en la NBA, el de Adam Silver ha incidido directamente y beneficiado a los jugadores por sobre las franquicias, incluso con decisiones que tenían por objetivo  lo contrario.

La irrupción de las redes sociales le otorgó a los jugadores otra arma de control para mostrar aquellas cosas que favorecen su imagen, potencian sus posibles destinos y optimizan sus negocios personales (publicitarios, sociales etc). Si antes necesitaban de las grandes corporaciones televisivas o a la misma franquicia para canalizar estas cuestiones, ahora los “social media” le otorgan 100% de control de reproducción y publicidad de lo que ellos quieren sin conflicto de intereses de su patrón temporal, con ciertas reglas de convivencia impuestas por la NBA, por supuesto.

La era Silver ha impulsado varias medidas que terminaron favoreciendo a los jugadores, desde la renegociación con el sindicato, tras el nuevo vinculo con la televisión, hasta la incentivación de la libertad de expresión ideológica, sexual y religiosa (cuestión que aplaudo de pie), pasando por alguna que quiso favorecer a las franquicias, pero terminó llevando a que los jugadores inventen la “pre-agency” (más adelante explicaremos el término).

Los factores competitivos entre los actores principales tampoco ayudan a que las franquicias generen rivalidades como las de antaño, motivando a la estrella a quedarse en la organización. Además, la mayoría de ellos llegan a la NBA compartiendo selecciones juveniles durante años, algo que fomenta la camaradería y hasta la amistad inquebrantable.

El “tampering” (reclutamiento de jugadores bajo contrato de otros equipos) es incentivado por lo que comentábamos anteriormente y la posibilidad poder juntar a aquellos que son amigos, entrenan juntos en verano o hasta comparten coach de desarrollo de habilidades.

Según comentaba Kyrie Irving en una charla con Bill Simmons, esta práctica (prohibida y penada por la NBA) es muy común entre jugadores ya a antes de llegar al límite de traspasos. El base de los Boston Celtics indicaba que la información fluye entre los jugadores, pasándose datos de cómo es tal entrenador, tal dirigente o tal ciudad.

El alto nivel de control informativo que tienen los jugadores les otorga la facultad para tomar decisiones de peso. Veamos como es el paso a paso y el nivel de influencia que tienen tanto ellos como sus representantes.

 

El nuevo paradigma de control:

Trataremos de emular una carrera de un jugador actual de la NBA para que se pueda apreciar cuales son las herramientas de las que se están valiendo para marcar su propio camino, desde el Draft hasta conseguir el destino preferido.

“Pre-Draft agency”: esta estrategia no es actual, ya la han hecho jugadores renombrados como Kobe Bryant en su momento, pero que en la actualidad es una práctica recurrente. Esta consiste en evaluar tus posibilidades de elección teniendo en cuenta los scoutings y los equipos que han quedado posicionados en los rangos en que seguramente seas elegido.

Vamos a ejemplificaciones del mundo real para que la gente entienda: Lonzo Ball dejó claro que quería jugar en Lakers y solo hizo workouts con ellos previos a la noche de elección, Josh Jackson se negó a entrenar con los Celtics (hizo viajar a Danny Ainge, Mike Zarren y Stevens hasta Sacramento para luego negarse, según el propio jugador por recomendación de su representante, a darles una sesión de entrenamientos. Las malas lenguas dicen que solo Bagley III, dijo estar encantado de jugar en Kings mientras que los demás no fueron muy claros con la franquicia californiana.

Uno de los casos paradigmáticos es el de Kristaps Porzingis. El letón, hizo algo similar en el año de su elección, evitando una y otra vez las invitaciones a entrenar que le llegaban de Philadelphia, ni hablar de enviar sus informes médicos, ello ya sería dar algún ápice de indicio que podría interesarle firmar por los de “la ciudad del amor fraternal” y ya había jurado y perjurado a Phil Jackson (por entonces GM de los New York Knicks que su futuro sería más cómodo en la gran manzana.

 

 

Casos como estos los vemos cada vez más extendidos, los jugadores saben antes de presentarse al NBA Draft cuales son aquellos lugares en dónde su marca puede rendir más, su estilo de juego encajar mejor e incluso si su marca deportiva de zapatillas recién firmada puede tener mayores ventas, como dijimos: la información es poder.

Las estrategias más comunes: negar estudios médicos, rehusarse a prácticas con la franquicia, instalar rumores de que quiere jugar a otro lado etc.

«Pre-Agency»: Una vez que el jugador es elegido se pasa sus primeros años en el equipo y tras sortear la agencia libre restringida, si NO desea esperar a que se complete su segundo vinculo con su empleador puede avisar que no va a continuar en la franquicia, o pedir/forzar el traspaso como hizo Kyrie Irving con los CAVS, esto que está de moda recientemente, Jaylen Rose y los amigos de The Ringer lo llamaron Pre-Agency.

Kyrie Irving estuvo bajo el tutelaje de LeBron James mucho tiempo y aprendió de primea mano cómo los jugadores pueden forjar su camino , pero una cosa es que las decisiones las tome uno y otra muy distinta si esta afecta tu futuro inmediato, esto decía el de Akron ante el pedido de traspaso de Irving:

 

«Al chico (Kyrie) aún le quedaban dos años de contrato. No tuvieron que renunciar a él. Podría haber sido reparada la situación entonces. Tráelo, veamos que pasa. No creo que sus acciones disminuyan si aún viene a Cleveland, vean qué sucede y en la fecha límite de intercambio si no funciona, todavía podrían hacerlo «.

 

«Has lo que digo y no lo que hago» parece ser lo esgrimido por las declaraciones del ex Miami Heat. «La Pre-agency» tiene otras implicaciones que el bueno de Enrique García explicaba muy bien en un artículo reciente para los amigos de «KIA en zona»:

 

“La NBA introdujo modificaciones en el convenio colectivo actual para tratar de incentivar a las estrellas a que se queden en sus franquicias. No podemos decir que los resultados hayan sido los esperados. Paul George y Kawhi Leonard, por ejemplo, renunciaron a la opción de firmar con sus franquicias por la Designated Player Veteran Extension, algo que les hizo dejarse potencialmente hasta $70 millones asegurados por el camino”.

“En la NBA los contratos tienden a ser cada vez más cortos. Esto es negativo para la seguridad a largo plazo de los jugadores, pero lo compensan con cantidades mayores que las de antaño gracias a la subida del límite salarial y con un mayor poder de decisión a la hora de elegir sus destinos” (la segunda negrita es mía).

 

Para muchos la estrategia de la «Pre-agency» tiene varias aristas, una cosa es ir e informar que te querés ir o no seguir de manera silenciosa y tratando que tu empleador pueda sacar algo de tu partida, y otra muy distinta, es hacerlo públicamente o filtrarlo por la prensa, diezmando el valor de mercado y dejando a tu empleador en una situación difícil frente a las futuras negociaciones.

En definitiva, todo se remite a cuestiones de tipo ético y en algunos casos de empatía con aquellos que te dieron cobijo durante años la fidelidad, seguro aparecerá tu cuenta de Twitter nombrada junto a tu apellido y un par de insultos… como en el caso que veremos a continuación.

 

La agencia libre NBA:

Kevin Durant el paradigma de la agencia libre NBA

Guillermo Mayol (The Wing)

 

Si estas dos maneras de actuar son grises o grietas encontradas por los jugadores en el tablero de poder de la liga, la Agencia Libre, es el momento en que el protagonista tiene las armas legales y éticas para poder tomar una decisión 100% personal de continuar o no en la franquicia. Paradójicamente suele ser la que más odios y desamores genera en el público que sigue anclado en el paradigma anterior, sin darse cuenta de esta nueva coyuntura que estamos describiendo, véase el caso de LeBron a Heat o el más polémico Kevin Durant a Golden State.

La palabra fidelidad, fiel exponente del viejo sistema de creencias de la NBA, aparece siempre ligada a esta decisión y pocas veces se tiene en cuenta que el jugador es la primera vez que podrá ejercer su derecho de controlar su destino… si antes no aplicó algunas de las alternativas que mencionamos anteriormente.

 

Conclusiones:

Como hemos visto, los jugadores han tomado el control de su futuro incluso en situaciones en las que antes parecían no controlar. Varias de las causas que nombramos son particularidades de los tiempos actuales en los que la información y las coyunturas propias del mundo actual variaron de lo que estábamos acostumbrados, y otras, simplemente son una decantación de la evolución de la propia liga que ha fomentado el poder del jugador.

Lo que queda claro es que estamos atravesando un nuevo paradigma en el cual las franquicias tendrán que generar nuevas estrategias si quieren volver a tomar el control o simplemente deberán adaptarse a esta nueva realidad.

 

 


Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This