Conecta con nosotros

Especiales

NBA avanzada: la marcación de zona, de moda

La NBA está experimentando cambios tácticos radicales en los últimos tiempos, los entrenadores buscan en la defensa zonal una solución a sus problemas

Miami Heat uno de los referentes de la marcación zonal en la NBA
Scott Gillig (The Wing)

 

El básquet va evolucionando a velocidad supersónica y la NBA es de las ligas que más rápidamente realiza ajustes a medida que el contexto de juego cambia. El pace and space ha llevado a que los cambios de marcación y las alineaciones móviles sean moneda corriente. Ante la proliferación de penetradores y la utilización de la explotación de los miss match está resurgiendo la marcación d zona como respuesta, en una competición donde dicha estrategia es considerada casi una aberración.

 

 

Desde cuando y por qué de la marcación de zona

Corría el año 2001 y la NBA estaba enfrentando una de sus mayores crisis de juego e interés de los últimos tiempos. La proliferación del juego uno contra uno, la poca implicación de la totalidad de los jugadores, partidos prácticamente soporíferos para el televidente, llevaron a que una junta de especialistas tomara cartas en el asunto.

Se implementó, entre otras cosas, la marcación en zona (los hombres se posicionan en el campo ocupando espacios y no a una designación particular). Este tipo de estrategia, que en el mundo FIBA es moneda corriente, no lo ha sido en la NBA por cuestiones de espectáculo, ya que la acumulación de cuerpos en la pintura atentaba contra la espectacularidad y las penetraciones al canasto.

La utilización del juego uno contra uno, como vimos, llevó a un desinterés por el juego a nivel local e internacional, por lo que se replantearon introducir la zona como solución a este tipo de ataque, pero con la variante de no poder permanecer en la pintura por más de tres segundos sin estar en contacto directo con un defensor.

 

 

 

 

Esta solución fue parte de varias medidas que se tomaron a partir de la temporada 2002, aunque fueron pocos los que abrazaron esta estrategia, que tiene tantas variantes como lugares se quieran proteger de la defensa.

Sus dibujos varían del 2-1-2 al 1-3-1, 1-4, rombo, triángulo y 2, match up, etc, etc, etc. Las intenciones son claras para su puesta en práctica: limitar los puntos en la pintura, asegurar el rebote y correr el contragolpe como primeras medidas.

En la actualidad los entrenadores la utilizan para confundir al equipo contrario intercambiando el sistema defensivo (muchos lo implementan después de un tiempo muerto para romper la jugada pactada por el equipo rival) o, simplemente, para detener la proliferación del pick and roll (ya llegaremos a esto) o a los jugadores que son muy diferenciales con su penetración hacia el aro.

La pregunta que viene inmediatamente es por qué, tras la modificación, pocos equipos abrazaron a la zona como parte de su arsenal destructivo. Las razones van desde el descreimiento por parte de los coach, los peligros a la exposición del tiro exterior y a su poca factibilidad en tiempo prologando.

 

La marcación de zona en la NBA de hoy

Si, como vimos, los motivos principales para no utilizar este tipo de defensa es la exposición al tiro exterior, ¿por qué se usa más ahora que antes, cuando la NBA se ha vuelto un juego donde el lanzamiento desde 7.25 mts es cada vez de mayor volumen y efectividad?

Romper las dinámicas de ataque es la razón principal de ello. Intercalar defensas hombre a hombre con zonales dificulta la lectura y saca de ritmo al equipo contrario.

La cuestión con la defensa en zona es no implementarla en pasajes prolongados, ya que los rivales ajustarán tras un tiempo y empezarán a dañarte desde el perímetro o con los ataques a los puntos ciegos producidos por el movimiento de balón.

Esto decía Dwyane Wade sobre como Erick Spoelstra ha sacado provecho de esta herramienta y cómo hay que hacerlo de manera dosificada:

 

“Creo que no hay que abusar de ello (la zona). Lo hemos estado haciendo en diferentes partidos dependiendo del rival y en el momento adecuado para sacar de balance a los equipos. No es un secreto que utilizamos marcación hombre a hombre y zonal indistintamente: lo hemos hecho ya por un tiempo prolongado”.

 

 

Para tener una idea de como se ha incrementado la utilización de la defensa zonal solo hay que recurrir al dato global que indica, según Synergy, que en la temporada regular pasada se la ejecutó en 718 posesiones, mientras en lo que va del actual campeonato se han superado las 1176 a lo largo y ancho de los pabellones NBA.

 

Quiénes las utilizan y contra quién

Históricamente Greg Popovich, Rick Carlisle (más cuando Casey era su coordinador defensivo) y Don Nelson la utilizaron de manera regular. En la actualidad, el mismo entrenador de Dallas la ha ejecutado en ciertas circunstancias, pero quienes ya lo hacen como una estrategia recurrente son Erick Spoelstra, Kenny Atkinson, Brad Stevens y en algunos casos particulares Nick Nurse y otros alrededor de la liga.

Brad Stevens desde su primer año en los Boston Celtics ha explotado dicha estrategia. En un primer momento para defender salidas laterales o línea de fondo, y posteriormente ya como una estrategia durante los juegos con variantes como: 2-1-2, 2-3 bajo conceptos tradicionales o match up.

 

 

 

La variante 2-3 (dos jugadores defienden el perímetro y tres la zona) es la más utilizada en la NBA actual, con Miami Heat a la cabeza (más de 200 posesiones). La idea es asegurar el rebote y evitar las penetraciones, con oportunidades para realizar atrapes sobre los laterales si es necesario.

El que más ha experimentado con este tipo de estrategia es Kenny Atkinson, con una sólida formación en el básquet FIBA que le ha permitido experimentar con variaciones de zona en su paso por Europa.

El entrenador de los Nets suele implementarla contra equipos que tienen un jugador dominante en el perímetro y que basa toda su estrategia ofensiva en el desequilibrio provocado por dicho jugador y el alto volumen de ejecución del pick and roll.

Este año lo ha realizado tanto versus James Harden como contra Kemba Walker con éxito rotundo en una variante de zona hibrida 1-4, haciendo persecución toda la cancha al jugador en cuestión mientras los demás permanecen en zona.

Los Knicks de David Fizdale son, después de Miami, el conjunto que más usufructúa este tipo de esquema táctico. Vienen por detrás de los de la Florida en cantidad de posesiones. Esto decía sobre el tema el coach de los Neoyorkinos.

 

“Es familiar para este grupo porque la mitad de ellos jugaban en zona hace aproximadamente un año. Estuve pensando un poco y dije que probemos algo que está un poco más en su zona de confort. La mezcla de la zona definitivamente los ha ayudado a encontrar algo de comodidad”.

 

A nivel global cada vez más equipos están apostando por intercalar la marcación hombre a hombre con la zonal. El el fin es sacar de ritmo al rival y, durante pasajes cortos de tiempo, lograr cambiar el timing y el tono del partido. Está claro que es un recurso que no se puede utilizar durante tiempo sostenido debido a que los ajustes se producen automáticamente en los tiempos muertos y pueden hacer mucho daño, sobre todo desde la línea de tres puntos.

Más allá de esto, vemos como el nivel de ajustes tácticos por parte de los entrenadores no se quedan solo en variantes conocidas o más conservadoras sino que durante la temporada regular se están animando a probar esquemas más arriesgados como los que experimenta Atkinson.

La marcación zonal como recurso es un hecho y ha venido para quedarse. La mayoría de los equipos no practica contra este tipo de esquema, por lo que seguirá siendo efectiva hasta que como siempre aparezca el contra ajuste.

 

 

 

 

Brad Stevens ya ha corrido sistemas en contra de la zona, dando una pauta que los entrenadores han tomado nota de esta nueva tendencia y están trabajando para contrarrestarlas.

La NBA cada día se abre más a la experimentación táctica y ha de tratar de sacar ventajas hasta de la más mínima posesión. La búsqueda de nuevas formas para contrarrestar la era del pick and roll y la de los bases determinantes enfrenta un nuevo desafío.

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This