Conecta con nosotros

Especiales

NBA Avanzada: Harry Giles, la apuesta “Real”

Harry Giles ha debutado en la Summer League y visto sus primeros minutos acá te traemos un análisis completo.

Harry Hiles la apuesta de los Kings

Scott Ripley (The Wing)

El mundo ha cambiado bastante desde que Harry Giles era catalogado por ESPN como el prospecto número uno del “high school” allá por el 2015. Sus problemas físicos y el “one an done” con Duke fueron suficientes para hacerlo volar hasta el puesto número 20 del “NBA Draft” 2017.

Tras un año en el “dique seco” californiano, el pívot juega sus primeros minutos como profesional y acá te traemos un análisis completo de uno de los proyectos más intrigantes de la liga.

 

Harry Giles: problemas físicos vs potencialidad

El chico nacido en Winstom-Salem estuvo bajo la lupa de pequeño, ya en sus primeros años de secundaria era de los más notables jugadores U16 del país, junto a Jayson Tatum. Ambos dejaron su talento plasmado en tierras uruguayas en el año 2013, dónde justamente Giles, sufriría su primera lesión grave.

Corría el 2015 y tras haber superado la rotura de ligamentos cruzados el nombre de Chris Webber era el que más sonaba junto al de Harry Giles. La comparación de los scauteadores no guardaba nada, el chico prometía ser como el de Michigan, pero otra vez la rodilla (esta vez la derecha) ponía un mundo de dudas por delante del jugador.

Su compromiso con Duke no fue afectado (pese a tener que hacerse una artroscopia más en 2016). El mar de dudas llegaría a su fin en diciembre de ese año cuando por fin pudo ver acción con los Blue Devils. Con movilidad limitada por una aparatosa rodillera y el tiempo perdido para evolucionar su juego tras las lesiones Harry Giles caía en los “mocks” estrepitosamente y se planteaba permanecer un año más en la universidad.

Su tremendo motor y agilidad era lo que le había colocado en el mapa de los mejores “prospects” a nivel nacional y ahora esto era afectado por las lesiones y el tiempo madurativo de juego perdido durante las recuperaciones.

Su año universitario no fue de lo mejor, teniendo que ponerse a punto durante la competencia y lidiando con resignar minutos ante el pívot senior.

Pese a las pocas perspectivas decidió presentarse al “Draft” con la promesa de ser elegido en la parte baja de la primera ronda, como finalmente sucedió.

 

 

Los Sacramento Kings intercambiaron su ronda 10 con los Portland Trail Blazers (Zach Collins) por la 15 (Justin Jackson) y la 20 que sería la posición de Harry Giles. La apuesta de los californianos era clara, riesgo relativo y alta compensación en el tiempo, si la apuesta es correspondida. ¿Y por qué es y no era? Porque esto recién comienza.

 

La apuesta de los Kings

Si algo ha caracterizado a la franquicia de Vivek Ranadivé son las decisiones poco convencionales, polémicas y muchas veces sin sentido. Desde la llegada de Vlade Divac a la gerencia y control de operaciones, las cosas han mejorado paulatinamente.

Había que tomar una decisión con respecto a Harry Giles y ésta fue la mejor posible. Sin ningún tipo de apuro teniendo en cuenta los objetivos deportivos de la franquicia, había que otorgarle al jugador un año de “red shirt” para que pudiera recuperar el tiempo perdido y tratar sus rodillas lo mejor posible.

El plan de los Kings contaba de una doble estrategia, por un lado, un tratamiento médico complementado con ejercicios para fortalecer las articulaciones ligamentarias de sus rodillas y por otro, ir trabajando los aspectos del juego que necesitaba mejorar.

A mediados de temporada se supo que el jugador estaba completamente sano y que recobraba movilidad, velocidad y explosión. Los puntos fuertes de su juego iban reapareciendo con los trabajos médicos y los entrenamientos, posibilitándole adosarle cosas nuevas a su repertorio como el tiro de larga distancia.

Finalmente, los Kings anunciaron que el jugador iba a participar en los entrenamientos pero que no iba a disputar minutos competitivos en pro de una mejora definitiva y un acercamiento físico a las exigencias de la NBA.

 

Harry Giles, primeras impresiones

Después de prácticamente un año de esperar el debut del “power forward”,  el ex Duke iba a poder ver acción en el torneo organizado por Sacramento (California Classic) y así lo presentaba la franquicia en los entrenamientos previos a dicho torneo:

 

 

De parte del jugador había muchas ganas por poder demostrar cuál había sido su progreso durante un año largo de enfocarse en su salud y en mejorar su juego.

La cuestión física no puede menospreciarse cuando se habla de un basquetbolista como Harry Giles, ya que sus fortalezas en la cancha van aparejadas de la explosividad y el motor que tiene. Si la base corporal no está al 100% su desempeño en cancha merma mucho, ya que no posee todavía el talento para crearse sus propios tiros, ni poder detener a sus rivales con fortaleza física.

Esto decía el jugador previo a su debut en la “Summer League”:

 

“Solo hay que ser paciente, tomarse el tiempo y dejar que las cosas encajen». «Estoy tratando de salir y conseguir encontrar un ritmo para jugar. Creo que todo lo demás se solucionará solo”.

«No puedo tomarme un descanso demasiado largo. No tengo tiempo para descansar «.»Todavía tengo mucho que demostrar. Estoy en una misión. Tengo un trabajo por delante».

“Mi momento es ahora y tengo que ir por él”.

 

Con una confianza a prueba de balas, como bien demuestran sus palabras, hizo aparición en el parquet del “Golden 1 center” logrando 13 pts y 3 reb, mostrando una pequeña muestra de lo que su esfuerzo y dedicación habían logrado.

Tanto en Sacramento como luego en Las Vegas, se pudo ver un jugador con una motivación y carácter muy altos, que puede servirle para imprimir competitividad a sus compañeros, sobre todo en el apartado defensivo, donde se ven sus puntos más fuertes.

Cuando hablamos de Harry Giles hablamos de potencialidad pura y dura, es un jugador que si permanece sano tiene las herramientas para convertirse en un defensor de élite, con un buen complemento en ofensiva.

 

Analizando a Harry Giles

Sabíamos de las fortalezas del #20, un jugador móvil, con largo alcance de brazos (2.21 mts envergadura), buen juego de transición (61% de acierto en estas situaciones), buen capturador de “alley oops” y un potencial de protección de aro (incipiente).

Sus puntos más flojos estaban dados por su limitación en ataque, sobre todo para generarse sus propios tiros, falta de drible sólido, carencia de rango de tiro y poca lectura al momento de tomar decisiones en defensa (sobre todo en el pick and roll).

 

 

Las primeras imágenes nos devolvían a un Harry Giles con alta movilidad, lo que era ya un paso delante de lo mostrado en su tiempo en Duke, donde se lo vio con desplazamientos toscos y sobre todo con una protección en la rodilla que le limitaba y mucho.

Las fortalezas en su juego se replicaron y fueron destacando más a medida que fue avanzando en minutos y pasando de Sacramento a Las Vegas.

La potencialidad de convertirse en un “power forward” que destaque en ambos costados de la cancha está ahí, más que nada si ponemos el ojo en sus herramientas físicas que le ayudan a explotar transiciones defensa/ataque generadas por su buen tino para el robo, el bloqueo de tiros o el forzar correcciones de lanzamientos a sus rivales.

 

El trabajo del “rookie” tiene que hacerse de atrás hacia adelante. Está claro que sus aspectos más positivos están en el apartado defensivo, por lo que tiene que comenzar de ese punto para lograr impacto inmediato, en un equipo en que la defensa interior no destaca.

Sus 2.21 mts de envergadura son los utensilios que van a darle de comer hasta que pueda fortalecer otros aspectos del juego. Con su movilidad y alcance debería forzar a jugadores más rápidos y móviles a tomar malos lanzamientos y contestarle disparos a aquellos internos  que viven más en el perímetro que en el poste bajo.

 

Se puede observar que durante este tiempo en que solo estuvo avocado a las prácticas, puso el foco en ampliar su rango de tiro. Si en la universidad se lo podía ver tomando algún que otro disparo desde posiciones de cuatro o cinco metros, ahora incrementó éste hasta el triple y solidificó su mecánica haciéndola más rápida y efectiva.

 

 

Será fundamental que pueda replicar durante temporada regular el trabajo del “pick and pop”  siendo una amenaza exterior, porque si logra esto, no solo va a beneficiarse con la versatilidad si no también ayudará a Fox a encontrar más espacio en la pintura para las penetraciones.

Al complemento de juego de “pick and pop”  tiene que adicionarle la variante en la caída. Harry Giles es un buen jugador de “pick and roll”, el problema radica en que no es un excelente bloqueador y eso limita mucho su nivel de asertividad en este tipo de situaciones. Su lenguaje corporal a la hora de bloquear es, por decirlo bonito,  poco aconsejable.

Necesita mejorar mucho en el posicionamiento frente al jugador que va a bloquear, no moverse antes de “enganchar” al rival y darle el espacio al porta balón a sacar la ventaja. Si puede realizar esto efectivamente, su nivel de eficiencia se puede elevar hasta las nubes ya que es un gran capturador de “alley oops”.

Si su punto más alto es la defensa,  esto no quiere decir que sea ya un defensor de élite. Su nivel de lectura en situaciones de contención del pick and roll/pop son bastante precarias. Se distrae, pierde a su hombre, no recupera lo suficiente y muchas veces equivoca el cambio defensivo por no saber comunicarse con su compañero.  Es muy joven todavía y tiene mucho que aprender, pero no puede quedar de espaldas a la pelota (como ocurre en algunas oportunidades) o perder su marca de vista (son cuestiones básicas del deporte).

 

En ofensiva, más allá de su mejora en el rango de tiro, se han podido ver algunas adiciones a su juego como el “fade away” en el poste,  y la utilización del giro para sacarse a su marcador de encima cuando va hacia el aro.

Su gancho es una marca registrada y su punto más sólido en situaciones cercanas a la pintura, su extensión de brazos y buen “touch”  lo ayudan a sacar ventajas. La utilización de ambas manos es un punto a favor a la hora de complicar al defensor y otra herramienta más en la caja de habilidades.

Se puede ver una primigenia lectura al poste para alimentar a compañeros y un buen «timing» para sacar provecho a segundas oportunidades en el tablero ajeno.

 

 

Como se ve en el video anterior hay una base con la que trabajar, los movimientos están ahí, pero necesita mejorar en fortaleza ya que sufre ante pivots tradicionales que lo mueven de la posición y sacan de situaciones en las que puede ser más efectivo.

Esa debilidad física ante «centers» más pesados lo vuelve sangrante en el mano a mano en defensa ya que lo arrastran hasta abajo del aro y lo hacen pagar.

El rebote es uno de sus puntos fuertes, hace correctamente el “box out” y va muy arriba con su extensión de brazos para capturarlos, muchas veces anticipa a su defensor y le gana la posición sacando ventajas en el tablero ajeno.  El inconveniente radica en los puntos a trabajar que sacamos a la luz (la falta de peso y las distracciones) estas son las que más le cuestan volumen reboteador, pero más allá de esto es uno bueno.

 

Conclusiones

Harry Giles es un trozo de carbón que puede ser transformado en diamante, pero como vemos necesita de mucho trabajo tanto en su físico como en su repertorio de habilidades. Será fundamental que pueda lograr fortaleza física, esquivar las lesiones de gravedad y adicionar mayor repertorio a su juego ofensivo, sobre todo en el drible y toma de decisiones.

Es un jugador con una potencialidad enorme en ambos costados de la cancha, pero didon va a tener impacto desde un comienzo es en el sector defensivo, allí sus herramientas se adaptan a la perfección.

 

 

La apuesta de los Kings es sin duda de un beneficio gigante, si logran alejarlo de las lesiones y rodearlo de un contexto competitivo que potencie su gran motor, está a la vista que, Harry giles pasará de la incertidumbre a ser “una apuesta real”.

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This