Conecta con nosotros

Especiales

NBA Avanzada: Golden State Warriors y el pase como bandera

Los Warriors dominan la NBA desde hace unos años a base de talento, pero también con el pase y la asistencia como estandartes.

Los Golden State Warriors y el pase

Nadie duda: de nuevo los Golden State Warriors son los favoritos al título | James Gordon Patterson

Los Golden State Warriors son el equipo más rico de la liga en cuanto a talento individual, en esto no hay discusión alguna, pero su mayor valor está potenciado por un sistema en el que el pase es su mayor activo.

La NBA se ha caracterizado a través de la historia por presentar a fantásticos atletas con capacidades para el desequilibrio individual. Durante muchos años se han destacado jugadores que gracias a sus habilidades podían doblegar cualquier defensa por talento propio. Los Golden State Warriors de estos años llevaron el listón más arriba potenciando valores individuales fuera del común con el andamiaje colectivo.

Steve Kerr pasó sus últimos años de carrera profesional y los más cercanos a su actividad como entrenador, en cercanías de Greg Popovich este hecho que parece anecdótico no lo es tanto si prestamos atención a su insistencia en la importancia del conjunto por sobre el individuo.

Por aquellos tiempos, los San Antonio Spurs basaban su juego en complejos sistemas de ataque con infinidad de variantes en las que encontrar al hombre mejor ubicado era su objetivo primordial. La intención de Popovich era poder acceder a tiros de alto rendimiento producidos por el corrimiento de un sistema en el que Tim Duncan era el referente, pero no el último beneficiado del mismo.

Steve Kerr, por entonces un jugador de rol, veía en su participación dentro del sistema la importancia que volcaba el entrenador a jugadores de perfil secundario como él, Bruce Bowen, Robert Horry o quien fuese. No importaba como se llamase o el peso especifico que tenga dentro de la liga, cada pieza en el sistema era tan importante como la estrella del equipo.

En su primera experiencia como “coach”, el nacido en Líbano, no podía dejar de verse influenciado por sus últimas sensaciones dentro de una cancha de básquet, y así, trató de replicarlo en un ambiente en el que el talento individual estaba más desarrollado que nunca.

Si con Popovich mamó la importancia del conjunto, con Phil Jackson aprendió el manejo de los egos. De la conjunción de ambos estilos, nacieron estos Golden State Warriors en los que podemos ver un sistema ofensivo plural y generoso con una optimización de la utilización del talento.

 

Golden State Warriors y el valor del pase

Se ha hablado mucho del sistema de ataque de los Warriors: utilización del “pace and space”, aceleración de los tiempos, maximización de la versatilidad y explotación de los valores individuales en el conjunto.

Aquí nos centraremos en un solo aspecto que es el hilo conductor de todos los demás, porque si «el pase» lo que hace es conectar, es la excusa perfecta para tratarlo en profundidad.

Como bien sabemos, estos Warriors viven del vértigo: defensas asfixiantes, recuperación de pelota y transición a la ofensiva temprana con el triple y el ataque al aro como bandera. El ganar territorio es fundamental para lograrlo y nunca la pelota recorre mayor distancia y espacio que mediante el pase.

A Steve Kerr NO le interesa quien inicie las ofensivas, lo importante es la misión: encontrar al hombre que ataca el espacio. Como veremos a continuación a Patrick MacCaw acelerando el tiempo y entregando el doble fácil a Omri Casspi.

 

Muchas veces observamos a los de Oakland capturar el rebote y salir disparados para tomar triples en transición. Cuando el ataque en cuestión es con una defensiva establecida, no impide que la ejecución se realice en los segundos iniciales si la ventaja ya ha sido producida. Esto se debe al gran caudal de talento que encierra el equipo, sobre todo, en el trío Curry, Thompson, Durant.

 

 

La adición de Kevin Durant y su adaptación a un sistema coral como el de los Warriors ha sido increíble. El ex OKC dejó de lado cualquier tipo de egoísmos al momento de involucrarse en una ofensiva que ya funcionaba casi a la perfección y que difería muchísimo de la que venía usufructuando a lo largo de toda su carrera.

El ex Thunder se ha imbuido en la filosofía del entrenador y muchas veces deja de lado posesiones ventajosas para si mismo en pos de un compañero mejor ubicado o que tiene un mejor tiro, como vemos aquí que renuncia a un “miss match” de altura en favor de un MaCaw abierto en el triple.

 

La grandeza de los Warriors está en buscar al que mejor esté posicionado sin importar que sea un jugador estrella o de rotación. Más allá del fallo de MaCaw la intención está implícita y se puede apreciar en la continuación de la jugada, cuando Iguodala lee perfectamente la ventaja que se generó para el tiro de esquina de Curry.

Con jugadas largas, como veremos en el siguiente video, el pase está por encima de todo y la obtención de la ventaja tiene que ser producida por mucho movimiento sin pelota y fundamentalmente por los bloqueos.

 

 

Artículo de interés: la defensa de élite de los Golden State Warriors, explicada. Mucho más que el mejor ataque.

 

La importancia del bloqueo es directamente proporcional a la efectividad del pase. Sin buenos bloqueos los movimientos no serán lo suficientemente efectivos para que el pase se pueda concretar. Por lo tanto, la buena ejecución del bloqueador es tan fundamental como el movimiento del que va a usufructuarlo.

Iguodala produce el espacio suficiente en dos oportunidades para que la ventaja sea aprovechada por Curry. Más allá de que no es limpia del todo logra su objetivo, crear la suficiente separación para que el pase llegue y pueda lanzar sin oposición.

 

La utilización de Draymond Green desde el poste alto como pasador ya es archiconocida por toda la liga. Steve Kerr con la introducción de Kevin Durant como “playmaker” ha obtenido variantes a esto volviendo hasta al mismísimo Pachulia una herramienta de asistencias.

 

En la mayoría de los casos los discípulos de Kerr sacan ventajas que se producen por el temor que provocan los “mismatch” de Kevin Durant. Su enorme envergadura, sumadA a su talento de anotación, hacen sobre-reaccionar a las defensas que no se dan cuenta que el mayor peligro se producirá con una jugada secundaria: en este caso Thompson es el beneficiario inmediato.

 

 

Conclusión

Los Golden State Warriors no tienen ninguna necesidad de desplegar un sistema de pases para poder sacar ventajas. Tienen el talento individual suficiente para poder doblegar a cualquier defensa, pero dejan de lado esto en función de la integración de todos en el sistema y la obtención del tiro correcto, volviéndolos mucho más difíciles de contener.

El continuo movimiento y la sensación que cualquiera puede hacer daño, es lo que termina por colapsar a las defensas rivales en el tiempo. Se necesita de mucha versatilidad y concentración para poder contener a un sistema con tanto talento y propensión al beneficio colectivo.

El pase le ha dado un valor extra a la dominación aplastante de los Warriors en estos años y por suerte nos permite disfrutar de un basquet más generoso y divertido.

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This