Conecta con nosotros

Especiales

NBA Avanzada: El próximo paso de Giannis Antetokounmpo

Giannis Antetokounmpo es el jugador llamado a dominar la NBA en los próximos años, pero necesita mejorar algunos aspectos para lograrlo definitivamente

Giannis Antetokounmpo el próximo paso

Guillermo Mayol (The Wing)

De vender artículos en las calles de Atenas, a ser rescatado por un cazatalentos, de llegar a profesional, a ser “drafteado” por la liga más competitiva del mundo y dominarla en el corto plazo. La espiral ascendente de Giannis Antetokounmpo no tiene límite y solo puede determinar hasta dónde llegará, según su contexto o su propio deseo.

 

Recorrido breve de Giannis Antetokounmpo

Hijo de inmigrantes nigerianos, “The Greek Freak” ganó su ciudadanía helénica a fuerza de suerte, talento y trabajo, en ese orden. Encontrado por un reclutador, de pura casualidad (pueden seguir su recorrido en el gran trabajo que hicieron Gonzalo Vazquez y Andres Monje en el Reverso”) y transformado en uno de los proyectos más interesantes del básquet moderno.

Luego de un paso breve por la segunda división griega y competir por la selección balcánica, fue detectado por el radar americano tras su participación en el FIBA Europa U20 y dejar cositas como éstas ante la atenta mirada de varios “General Managers” de la NBA.

 

Tras firmar un contrato por cuatro años con el Zaragoza, el cual incluía una cláusula de salida para el “Draft” de ese año (que se haría efectiva) la llegada de Giannis Antetokounmpo a la NBA estaba cerrada. Los Milwaukee Bucks no dudaron ni un momento y al ver el potencial encerrado que había en esos 6 pies 9 pulgadas y 196 libras (2,06 mts. 88 kgs) se lanzaron de cabeza.

 

Danny Ainge (GM de los Boston Celtics) contaba recientemente a Steve Bulpett del Herald sobre por qué motivo no escogieron a Giannis en el Draft 2013 (los Celtics subieron hasta la posición 13 por Kelly Olynyk) y nos dará una pauta de cuáles eran los «peros» del momento.

 

Giannis era un talento realmente brillante”. “Él era muy joven (18 años) jugaba en un equipo profesional de la B en Grecia, y lo vi practicar en vivo”. “Me encontré con él y era muy flaco”. “Pensé que era un proyecto absolutamente valioso, pero nunca, en un millón de años, pensé que se convertiría en un posible MVP de la NBA”. “Vimos su potencial como un posible “buen jugador” porque podía manejar la pelota, y era largo, pero él era realmente, realmente flaco, y creo que tenía unas dos o tres pulgadas menos de lo que mide ahora”.

 

El futuro crecimiento (físico y de juego) estaba ahí, se podía ver incipientemente, pero nadie, ni si quiera los propios Bucks pensaban en que se convertiría en el prototipo del jugador moderno y en un candidato seguro a jugador más valioso de la NBA.

Desde su llegada a la máxima competencia internacional el #34 solo ha crecido estadísticamente. Año a año el “point all”, como lo llamó Jayson Kidd, mejora a pasos agigantados.

El ya ex entrenador de los Bucks, tiene mucho que ver con su salto cualitativo. Desde que lo colocara como organizador en una competición que viaja hacia las habilidades y no a los encasillamientos tradicionales, su nivel ha sido exorbitante dejando a todos boquiabiertos.

 

«Giannis tiene la altura que yo siempre desee tener para la posición de organizador»

 

 

Sus cualidades físicas, su control de pelota, su visión de juego han sido remarcadas una y otra vez, pero ¿cuál es el siguiente paso para que se convierta en el jugador más dominante de la liga? ¿De quién depende más, del propio jugador o de cómo se lo rodee? Aquí trataremos de encontrar los puntos mínimos a progresar y algunos indicios.

 

¿Cuál es el camino a seguir?

El nivel de impacto global pocas veces se ha visto un jugador con tanto peso en apartados diversos, su combinación de velocidad, control, visión y explosividad, sumado a un molde físico casi sobrenatural, lo vuelven imparable, como bien expresaba Brad Stevens en los pasados “Playoffs”:

 

Si tomamos en cuenta que en sí mismo es un “miss match” continuo, tanto en velocidad como en altura, el añadirle un tiro respetable puede transformarlo inmediatamente en el mejor jugador de este deporte. El inconveniente radica en que esto no depende de él solo, si no también de que el contexto de equipo le facilite el trabajo. Como “Jerry Maguire” le diría a “Rod Tidwell”: “AYUDAME A AYUDARTE”

Los Boston Celtics en la pasada postemporada tuvieron que crear una defensa escalonada asfixiante y llevarlo a posiciones alejadas del aro para forzarlo a que tirase lo más lejos posible de la zona pintada, así y todo “The Greek Freak” se las arregló para promediar 25.7 pts y un 57% de acierto global.

 

El lanzamiento fuera de la zona pintada

La transición es su ambiente natural, el lugar en que «la fiera» es indetenible, pero cuando el equipo rival lo fuerza a jugar estacionado y se repliega sobre la zona, solo un juego de conjunto que abra la cancha o un buen tiro puede darle soluciones.

Giannis Antetokounmpo no se caracteriza por su eficiencia al momento de disparar tras bote o en acciones evasivas de una defensa que le fuerza a cambiar el lanzamiento en zonas distantes al área restringida.

El “jump shot” y el “fadeaway” son sus dos tiros más ineficientes, 33% del primero y 43% del segundo (baja frecuencia). Para que se den una idea, intentó volcar el balón más veces que tiros en retirada (171 contra 100).

Brad Stevens conocedor de estas cuestiones como pocos, en los últimos “Playoffs” colocó a Semi Ojeleye (defensor muy fuerte y móvil) para que forzara al griego a tener que ejecutar en lugares alejados del área restringida. Hay que tener en cuenta que su nivel de acierto pasa del 70% al 35% en promedio en recorridos cada vez más alejados del aro. El resultado fue positivo para el jugador de los Boston Celtics que logró mermar el nivel de incidencia del “point forward”.

 

 

Trabajar en este tipo de lanzamientos parece una obviedad insoslayable, pero por más que la sea, no quiere decir que no carezca de importancia. La pregunta que varios especialistas de hacen es si Giannis Antetokounmpo tiene las cualidades físicas para desarrollar un tiro confiable.

Su gran envergadura de mano, sumado a sus largos brazos no son las características ideales para un tirador eficiente, esto no indica que no lo pueda hacer, simplemente que es más difícil de conseguir.

Su mecánica no es mala, lo que es un punto a favor, pero existen otras preocupaciones al momento de ver si puede dar un paso adelante en este sentido.

Recientemente se ha visto que ha ganado mucho volumen físico, lo que genera dudas en aquellos especialistas, como Kevin O´Connor (The Ringer) que plantea una relación directa entre musculatura voluminosa y bajo porcentaje de efectividad por pérdida de motricidad fina.

 

Los interrogantes están en el tapete, no ha conseguido una gran evolución en sus lanzamientos desde que llegó a la liga, la visión optimista es que no necesita ser un tirador de élite para lograr llevar su juego a otra dimensión (el ejemplo de LeBron James es la referencia), pero es algo que debe perfeccionar sí o sí al momento de volverse completamente indefendible. Drew Hanlen (entrenador de habilidades y uno de los gurú del momento) comentó en un «podcast» para «Hoops Hype» que uno de sus sueños sería trabajar con él, así que ya sabe el bueno de Giannis, solo tiene que levantar el teléfono.

 

La toma de decisiones y el contexto:

El otro gran punto que tocar es el de la toma de decisiones. Muchas veces el griego confía demasiado en su capacidad física y lo lleva a forzar situaciones que no son las acordes para sacar provecho en estacionado.

 

Acá se presenta una doble arista del problema, por un lado, esta su nivel de lectura/ejecución y por otro, las posibilidades que le brindan sus compañeros.

Por el lado del #34 se sabe que su IQ es excelente y que entiende de «read and react», salvo las situaciones planteadas con anterioridad, las cuales se pueden aprender con trabajos de “pick and roll” y de juego en pareja (algo que se hace frecuentemente con parte del «statff» técnico en sesiones privadas).

La otra parte de la historia es que sus compañeros no le brindan el nivel de asertividad que necesita su desequilibrio continuo. Son frecuentes las jugadas en que produce el colapso defensivo, pero al momento de descargar no se concreta la situación por falta de talento en el receptor, efectividad o inteligencia (Hello Thon Maker!!).

Los Bucks son de los equipos que menos lanzamientos de tres intenta y de los que menos convierte (35%). Si tomamos en consideración que Giannis Antetokounmpo fuerza doblajes en la zona y libera compañeros todo el tiempo, esto es un PROBLEMA.

 

La llegada de un entrenador como Mike Budenholzer, sumado a la adquisición de un pívot que abre la cancha como Brook Lopez y tiradores “off ball” como Donte DiVincenzo y Ersan Ilyasova generarán un contexto más acorde a los requerimientos y las cualidades del jugador.

El ex ayudante técnico de Popovich, se caracteriza por sacar provecho de las habilidades de sus jugadores y exprimirlas al máximo (es la primera vez que Giannnis Antetokounmpo tendrá un «coach» de renombre) por lo que se descuenta que el juego colectivo mejore (una de las carencias más grandes) y los demás den un salto en lo individual para ayudar al ateniense.

Evidentemente hay muchos más aspectos a mejorar, pero con la ayuda de un perfeccionamiento en estos dos apartados, podremos ver un salto cualitativo gigante en Giannis Antetokounmpo.

Por primera vez en su carrera, se compaginan temporalmente maduración, con un entrenador capaz y probado, junto a un ecosistema más adecuado. Solo resta ver que nos depara para este año “The Greek freak”.

 

Fuentes estadísticas: NBA stats

 

 

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This