Conecta con nosotros

Especiales

NBA Avanzada: Chicago Bulls, la pesadilla antitanking

Los Chicago Bulls reman contra la corriente de una liga que favorece el tanking como medio para la reconstrucción de las franquicias

Chicago Bulls la pesadilla antitanking

Guillermo Mayol (The Wing)

Los Chicago Bulls están dando que hablar. El conjunto de Fred Hoiberg, tras un comienzo de acuerdo a las expectativas, cambió su rumbo rotundamente mostrando que las conveniencias del “front office” van en contraposición de su espíritu de competencia.

De un inicio 3-20, peleas en los vestuarios (mandíbulas rotas mediante) y mucho olor a “tanking”, a un 14-8 que ilusiona por juego pero que preocupa por futuro a largo plazo. Estos Chicago Bulls ciclotímicos son una intriga constante y un caso digno de prestar atención, sobre todo por su  gran despliegue ofensivo.

Los de Illinois parecían apuntar todos los cañones a obtener la elección número uno del próximo NBA Draft , pero desde la vuelta de Nikola Mirotic su mancomunión en cancha con su némesis  Bobby Portis y el alto nivel mostrado por los recién llegados Kris Dunn y Zach LaVine, todo ha mutado.

 

¿Qué ocurrió para que los Bulls cambien tanto?

Las explicaciones que podemos dar son de variada índole, pero nos vamos a concentrar en el ataque de los Toros que se transformó completamente con la vuelta de Niko Mirotic.

Desde el fondo de la eficiencia de la liga en los primeros 23 partidos (99.3% de offensive rating 28/30) los Chicago Bulls ya mostraban que iban forjando una idea, que no se replicaba en resultados ni en estadísticas, pero que era la simiente de lo que estaba por venir.

El concepto del entrenador era claro, correr en cuanto se pueda la transición, la ofensiva temprana como una segunda opción y el motion offfense” en los momentos en que no queda otra que jugar en estacionado.

Cuando el talento no sobra, la mejor idea siempre es aumentar el “pace”  para ganar cantidad de posiciones, atacar a defensas que no están establecidas y a las cuales sería más difícil vulnerar. Y por últimos, moverse constantemente para desplazar a la defensiva y generar los espacios con la utilización de bloqueos y continuaciones dinámicas.

El plantel de los Chicago Bulls es muy joven, salvo por un par de excepciones, por lo que el correr tenía que estar en la hoja de ruta por obligación. El problema surge en como recuperar el balón para poder salir disparados en velocidad.

Su 101.7 de “defensive rating” (26 de 30 equipos) deja claro que lo suyo no es la defensa, pero dentro de sus características más destacables en lo malo de su desempeño es que suelen cortar bien líneas de pase o en algunos casos (Dunn generalmente) robar balones.

 

 

 

Kris Dunn es quién más alimenta a la transición de los Bulls, debido a que su instinto para anticipar a sus marcadores le permite cortar líneas de pase, desviar un balón o como vimos en los videos anteriores simplemente robar la pelota.

Si el ex Wolves patrulla el perímetro, su otra ancla defensiva es el bueno de Robin López que, aunque muchas veces queda expuesto ante pívots agiles y rápidos, sigue aportando rebote e intimidación para poder recuperar el útil.

Los Chicago Bulls son terceros en recobres defensivo de la liga tomando el 81.1 de ellos en su tablero, lo que le otorga otra vía para el contragolpe o la ofensiva temprana.

 

 

La primera unidad del conjunto de Hoigberg está integrada por Dunn, Holiday, LaVine, Markkanen y López. Como podrán ver, una alineación con mucha dinámica y con un solo center tradicional que le permite salir disparada ni bien recupera el útil para correr la transición con cualquiera de los jugadores exceptuando a López.

Las versatilidades de estos jóvenes toros le otorgan la chance de tomar el balón y correr las tres calles al contragolpe con variantes en la posición de conductor, desde Dunn a Markkanen sin inconvenientes.

 

 

Otra de las armas utilizadas y una de las jugadas mas recurrentes en ofensiva temprana es el triple de esquina de Holiday. Dunn tiene una visión de cancha excelente y encuentra en repetidas oportunidades al tirador, tanto en el costado izquierdo como en el derecho, con un gran índice asertívo.

 

 

 

La utilización del pick and pop con Lauri Markkanen o las pantallas falsas para liberar al rookie es otra de las estrategias de Hoigberg. Markkanen es utilizado como “bloqueador señuelo”, ya que la jugada parece ser que va en dirección al jugador bloqueado, pero la intensión es confundir a la defensa para liberar al ex Arizona (esta jugada era utilizada muchas veces por los Celtics para Kelly Olynyk o Al Horford).

 

 

Si no se puede concretar una transición rápida el juego en estacionado se basa en mucho movimiento de pelota y jugadores, utilizando continuamente a López fuera de la pintura como bloqueador directo (es uno de lo mejores de la liga generando espacios). Las variantes van desde la penetración del perimetral, la usufructuación de la caída del “pick and roll” del pívot o una descarga al lado débil de la defensa.

 

 

El “hand off” es parte integral del sistema ofensivo, los Chicago Bulls son de los que más utilizan este tipo de jugada en la liga (séptimos en frecuencia) moviéndose en el perímetro dejando el balón, bloqueando y continuando el “motion” para liberar espacios al tirador o encontrando el “miss match” adecuado.

 

 

Si algo queda claro es que si el equipo tiene que enfrentarse a una defensa que se encuentra estacionada la primera opción siempre es el movimiento continuo para encontrar los espacios a atacar. El constante fluir de jugadores y pelota por el frente de ataque genera los espacios suficientes para que pueda encontrarse la ventaja para atacar el aro.

El “motion offense” fue concebido como una ofensiva de tipo flexible, que utiliza un alto grado de movilidad y apertura de cancha. A esto, hay que sumarle una gran cantidad de bloqueos y continuos pases en busca de la ventaja.

El inventor de este tipo de ofensiva es Henry Iba de la universidad de Oklahoma State, pero quien la puso en los primeros planos fue el mediático y archiconocido Bobby Knight (el entrenador de “los malos” en “Blue chip”) y triple ganador de la NCAA con los Hoosiers de Indiana.

 

 

¿Cómo insertan las individualidades en el sistema?

Hablamos mucho de los Chicago Bulls como un conjunto, pero hay jugadores que destacan dentro de un andamiaje pensado más para lo colectivo. La idea de este tipo de sistemas ofensivos es paliar la falta de talento con la acción integradora y eso se refleja en la alta tasa de asistencia que tiene el equipo (quintos en la NBA con 23.7).

Otra de las funcionalidades de esto, es poner a los mejores jugadores en las situaciones más propensas para que saquen ventaja y ahí es donde el sistema maximiza las virtudes individuales.

 

Kris Dunn y la conducción

El ex base de Providence, poco a poco está mostrando todo lo que se esperaba al momento de su llegada a la liga. Buena defensa, visión de campo y rompimientos hacia el aro de calidad.

El cambio del frio de Minnesota al viento de Illinois parece que le ha venido de lujo, sobre todo porque tiene que liderar a un grupo relativamente joven en donde la inexperiencia no es un problema (hello Thibs).

Hoigberg le ha dejado claro el papel que quiere y el base parece estar replicando en cancha los deseos del coach: 13.7 puntos, 4.6 rebotes y 6.4 asistencias en 29 minutos.

Aunque el tiro siga siendo una cuenta pendiente, la conducción y el liderazgo está a la altura de lo esperado y los seguidores de Chicago Bulls pueden quedarse tranquilos que tienen armador para el futuro.

 

Nikola Mirotic: futuro incierto

No pintaba bien el año para el hispano/montenegrino: rumores de traspaso en el verano, pelea con Portis y lesión mediante, rendimiento en picada en los últimos meses.

Pero cuando se llega al fondo, solo se puede subir, y vaya que ha subido el ex Madrid. Está haciendo los números de su carrera: 17.7 puntos y 6.8 rebotes con un 45.7% en triples.

Su matrimonio disfuncional con Bobby Portis es fundamental para aportar defensa y anotación a una segunda unidad que necesitaba de la calidad de ambos para cosechar victorias.

Mirotic le da esa cota de goleo a un equipo que, hasta la vuelta de LaVine, no tenía quien pudiese generarse sus propios lanzamientos con consistencia.  Está marcando “carrer high” en todos los rubros estadísticos y teniendo en cuenta que no encaja temporalmente con este proyecto, lo normal y lógico sería verlo partir pronto.

 

 

Zach LaVine y la oportunidad de su carrera

El atlético ex UCLA ha salido de la sombra de Wiggins, se encuentra en un contexto favorable para poder demostrar que no es solo un volcador y solo queda que pueda aprovechar la oportunidad.

Todo es muy incipiente y está volviendo de una lesión grave, pero el escolta tiene el talento suficiente para cargar con la ofensiva de los Chicago Bulls cuando Mirotic migre a otra franquicia.

Su capacidad para driblear hacia el aro y un buen tiro tras bote, le puede aportar una vía de gol fuera del contexto del sistema al equipo. Sus características de generador de goleo por cuenta propia serán necesarias cuando los caminos se cierren en estacionado.

Tendrá que evolucionar en muchos aspectos de su juego, sobre todo en el apartado defensivo, pero tiene con que logarlo. Veremos como el entrenador puede sacar provecho de un jugador que ha pasado por debajo del radar, pero que puede llegar a explotar un potencial gigante.

 

 

Lauri Markkanen no es lo que parece

El rookie de los Chicago Bulls está sorprendiendo cada día más. Es el jugador más joven en haber llegado a los 100 triples anotados en menos tiempo, pero eso no es todo en su juego.

El ex Arizona no es el típico siete pies blanco que abre la cancha pero que rehúsa al contacto. Mucho mas fuerte de lo que su aspecto indica, suele ganar en ofensiva muchas oportunidades de dos más uno.

Su juego de pies y drible son muy superiores para un jugador de su envergadura, y su excelente tiro de larga distancia, lo vuelve un peligro para las defensas rivales.

Tendrá que pulir el manejo de su mano inhábil, trabajar su cuerpo para aguantar el contacto en el uno contra uno y la defensa en sistema (normal en un rookie) pero la elección parece más acertada que nunca, para un estilo de jugador que está reinando en la liga.

 

 

Conclusión

Los Chicago Bulls están forjando un espíritu de competencia que es muy sano para una liga en la que el “tanking” está a la orden del día.  El “front office” seguramente tome decisiones en el corto plazo para ir en busca de una elección alta en el próximo Draft, pero tendrá que afrontar las consecuencias de contar con un núcleo de jugadores y un técnico que parecen ir en la dirección contraria.

Formar jugadores en un ambiente de competitividad ganadora está muy subestimado, pero desde este rincón del mundo, apoyamos “la pesadilla antitanking”.

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This