Conecta con nosotros

Especiales

NBA Avanzada: la búsqueda del “mismatch”

En NBA avanzada traemos un análisis de la utilización del «mismatch» como referencia en los ataques de Final de Conferencia.

La utilización del "miss match"

Guillermo Mayol (The Wing)

El básquet es un deporte en que las diferencias físicas marcan el camino, y la NBA, siendo la mejor liga del mundo no puede escapar a esta sentencia. Los entrenadores pasan más tiempo pensando en atacar ventajas y minimizar debilidades propias que otra cosa y de eso hablaremos en este artículo, más específicamente, de la búsqueda del “mismatch”.

 

¿Qué es el “mismatch”?

El dichoso “mismatch” es ni más ni menos que un desajuste defensivo producido por la injerencia del ataque contrario que, mediante bloqueos, cortes o movimientos sin pelota, deja al atacante en una posición de ventaja con respecto a su defensor.

Este tipo de desequilibrio pueden ser: de estatura (un pívot con un base o escolta), de velocidad un perimetral con un interno, de agilidad, de reacción etc. Lo importante, es entender que una acción generada por el ataque lleva a que la defensa se vuelva permeable.

Como todos sabrán, la liga está mutando a jugadores que pueden defender múltiples posiciones y ser lo suficientemente versátiles para emparejar velocidades no acordes a su tamaño. La acción del “pick and roll” (bloqueo y continuación) a llevado a que cada vez se busquen prototipos móviles y con reacción elevada.

El ejemplo de los pívots modernos es el más elocuente, ya que vemos a internos que superan los siete pies de altura (2.13 mts) intercambiar asignaciones defensivas con perimetrales mucho más bajos que ellos.

Esta búsqueda de características físicas versátiles y móviles tiene por objetivo llevar al mínimo el concepto del “mismatch”, que es combatido casi con exclusividad con los cambios defensivos.

Si se tiene jugadores con las características anteriormente nombradas podrán intercambiar su asignación defensiva sin ningún tipo de problemas y, de esta manera, minimizar el impacto del desajuste producido por dicho intercambio.

 

La versatilidad en la NBA no elimina el “mismatch”

Si observamos el biotipo del jugador actual y lo comparamos con el de hace seis o siete años, veremos que ha mutado a las características que venimos marcando. Esto llevó a que los “mismatch” sean cada vez más difíciles de encontrar, pero no por ello han desaparecido.

Lo que antes se lograba con un buen bloqueo, dejando emparejado un grande con un chico, ahora se ve complicada con la proliferación de perfiles multiutilitarios que dificultan el encontrar la ventaja.

¿Quiere decir que ya no hay emparejamientos desiguales? No, simplemente que es más difícil hallarlos.

Estas finales de conferencia nos están mostrando la tarea, por momentos titánica, de los entrenadores para poder alcanzar el “mismatch” deseado. A continuación, veremos varios ejemplos para poder graficar lo que venimos hablando.

 

La búsqueda del “mismatch” en las Finales de Conferencia

Habíamos dicho que en la actual NBA es cada vez más difícil encontrar ventajas en los emparejamientos. En la serie de Cavs vs Celtics, los de Ohio tienen que ingeniárselas para atacar los pocos puntos débiles que presenta la mejor defensiva de la liga.

Los Boston Celtics han llegado a esta altura del torneo a caballo de su granítica defensa, basada en mucha velocidad de reacción ante cualquier tipo de ventaja que intenta producir su rival. Terry Rozier es el punto más débil del sofisticado engranaje defensivo verde, ante esto, los Cavaliers se las tienen que arreglar atacando los cambios defensivos y los reemplazos de los mismos con la suficiente rapidez para desprenderse del balón y dificultar el reposicionamiento de las ayudas.

Veamos como LeBron James pasa el balón en en el momento justo en que Baynes está cambiando la asignación con el base; éste queda alejado del reposicionamiento en la esquina contraria. Thompson corta hacia el aro para dar otra opción y liberar de marcadores cercanos a los tiradores abiertos del lado ciego. El ex Louisville no solo no llega a la esquina, si no que se equivoca en el reemplazo tras la velocidad de pases.

Alta complejidad para encontrar una ventaja, el “mismatch” está ahí, pero el que saca rédito se encuentra del lado débil. Cuando se cuenta con el mejor jugador del mundo y este sabe leer el juego como pocos, se facilita la tarea ofensiva.

 

 

En esta acción podrán ver el esfuerzo defensivo de los Celtics por tratar de tapar los agujeros que se van produciendo, primero por un error propio y luego por la inteligencia de James. Aunque Al Horford va subsanando los colapsos, no puede hacer nada cuando LeBron va en busca del cambio con Rozier, ya los reemplazos iniciales lo dejaron muy lejos y cuando quiere cambiar con el base, queda lejos del #23.

 

Los Celtics trabajan su ofensiva bajo los preceptos del “read and react”, esto quiere decir que según lo que vean los jugadores en ese momento, actúan en consecuencia para sacar ventajas o correr un sistema.

En este caso, Jaylen Brown se percata de que Kyle Korver es su asignación y trata de llevarlo hacia el poste bajo donde puede sacar diferencias físicas. Una vez que logra el colapso con las ayudas secundarias, revierte la pelota al perímetro para que Marcus Morris tome un tiro liberado.

Como verán el “mismatch” es el que rompe el sistema defensivo de los Cavs, que tratan de subsanar la ventaja de Brown con ayudas, pero estas no son lo suficientemente rápidas como para contestar el tiro final.

 

Hasta el momento hemos visto “mismatch” tradicionales en que dos jugadores de diferente envergadura, peso o altura quedan emparejados posibilitando la ventaja inicial o definitiva para atacar.

En esta ocasión, Al Horford va a buscar el emparejamiento con Kevin Love, jugador que tiene prácticamente sus mismas aptitudes físicas, pero cuya ventaja se encuentra en las carencias defensivas del de Cleveland.

El dominicano dominó este duelo prácticamente toda la serie y ha tenido que forzar a Tyronn Lue a romper con su mejor quinteto ofensivo, introduciendo a Tristan Thompson para detener la sangría. Esto no ha impedido que Brad Stevens halle los caminos para colocar al #42 frente a Love.

Forzar a Thompson a cambiar la marcación con Love, poniendo a Morris/Baynes en situaciones de bloqueos con el de Puerto Plata, ha sido la solución en este tipo de jugadas.

 

 

¿Qué pasa en la costa Oeste?

Rockets y Warriors están llevando la versatilidad y la utilización de formatos bajos al extremo. El cambio defensivo constante y la proliferación de formaciones poco tradicionales es una constante que hemos visto desde el comienzo de la serie.

Los texanos han podido tomar el control del enfrentamiento utilizando una rotación corta con la introducción de 5 perimetrales (tres escoltas y dos aleros).

Si es difícil encontrar fisuras en defensas más tradicionales como la de Celtics, en el caso de Golden State y Houston nos encontramos con otra dimensión. En formatos más pequeños y rápidos esto es más complicado por lo que el “mismatch” no es tan claro teniendo en cuenta las características de los jugadores.

La sensación que tenemos al ver el enfrentamiento entre estos dos equipos es la de un ejército tratando de entrar en un castillo inexpugnable. Pero si el “Abismo de Helm” tenía un punto débil, las defensas de estos dos conjuntos también.

Los Warriors se ha caracterizado por ser un equipo que mueve el balón, para encontrar los mejores tiros, en las mejores posiciones y con los mejores tiradores. Nada de esto ha ocurrido, los Rockets cerraron los caminos cortando constantemente líneas de pase y siendo agresivos con el “ballhandler”, forzando a los californianos a jugar más aclarados que nunca.

En esta situación vemos a Durant postear a un jugador al cual le saca una gran ventaja física. Son pocas las situaciones en la que vemos tomar estos aclarados de mucha ventaja. Los dirigidos por D’Antoni, mediante cambios y salteos en defensa pudieron por el momento palear estas situaciones, pero como veremos, Kevin Durant es un “mismatch”en si mismo.

 

Los de Steve Kerr son un gran equipo defensivo, salvo Steph Curry, casi todos pueden intercambiar su marca y hacer un papel de contención exitoso.

Klay Thompson es el mejor defensor perimetral y la misión número uno para los Rockets es tratar de sacarlo de circulación. Su segundo objetivo, es intentar mediante bloqueo encontrar a Curry para que pueda ser atacado por Paul o Harden, si esto no se logra, por lo menos dejar a uno de ellos con ventaja de algún tipo.

 

Si la opción Curry falla, siempre hay que ir por una segunda opción de ventaja. Como veremos a continuación, Eric Gordon trata de involucrar a Curry en el cambio de marca, pero no lo logra y es Draymond Green el que queda frente a “la barba” (no es la opción ideal, Green es un gran defensor) pero no tiene la suficiente explosividad para contener al #13, la ventaja ya está generada, el resto está a la vista.

 

Durante el quinto partido y ante las alineaciones bajas introducidas por Mike D´Antoni, los Warriors pusieron en circulación a David West. La intención era tratar de tener ventaja interna, más rebote y un poco más de movilidad que con un interno del perfil Zaza Pachulia.

Este cambio táctico no pasó desapercibido para Chris Paul, que durante el tiempo en que el ex Indiana estuvo en cancha fue su victima predilecta. Observen cuantos bloqueos tiene que buscar Paul hasta encontrar el cambio con West. Una vez logrado el enfrentamiento, el “mismatch” de velocidad está concretado.

 

Para ejemplificar ha sido suficiente, la idea como habrán visto es buscar las ventajas mediante el movimiento, corte o bloqueo de los compañeros y así encontrar el emparejamiento deseado, muchas veces la concreción es directa por el jugador que tiene el “mismatch”, otras veces es usufructuado por un compañero que saca ventaja de ese desequilibrio incial.

Lo que queda claro, es que cada vez es más complejo encontrar las ventajas. Si antes se lograba fácilmente con un bloqueo o un cambio de marca incorrecto, ahora lleva un alto nivel de movilidad y de implicación de actores secundarios mucho más alto.

El “mismatch” es como el “santo grial” en el básquet y el que encuentre la ruta hacia él, podrá recoger las ganancias. Solo hay que saber cómo hallarlo.

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This