Conecta con nosotros

NBA

La NBA actúa por la salud mental de sus jugadores

Varios jugadores han afirmado pasar por procesos depresivos o de ansiedad y la NBA quiere ponerle remedio.

Keith Allison (CC) (modificado por Alex Güell)

Este mes de marzo del 2018 podría ser recordado como el mes dónde los deportistas gritaron al mundo entero de que más allá de su talento son personas como todos y, quizás, unas que están obligadan a resistir una presión desorbitada que ni los millones de dólares en pagas pueden remediar. Y los jugadores NBA no son una excepción, todos con su foco particular en una de las ligas más globales del mundo y siendo exigidos a niveles, a veces, injustos.

El primer NBA en admitir recientemente sus problemas provocados por la exigencia mental fue DeMar DeRozan en una entrevista para el medio canadiense The Star donde admitía estar pasando, en su mejor temporada estadística y conjunta, momentos de soledad, ansiedad y, lo más llamativo, depresión. Pero el gran altavoz que han tenido los problemas mentales han sido a través del artículo escrito por Kevin Love en The Players Tribune dónde admitía, entre otras cosas, que había sufrido un ataque de pánico durante un partido con los Cleveland Cavaliers.

Resulta muy fácil no creerse estas emociones en personas que tienen profesiones deseadas por millones de personas. Viven de practicar su deporte favorito, ganando millones de dólares, tienen maravillosas casas, los mejores coches, lo último en tecnología… Pero la realidad es que, hagas el trabajo que hagas, el mayor peligro eres tú mismo, la auto-exigencia y cómo te afectan las críticas que vienen del exterior; porque una vez se ponen la equipación, la mayoría aspiran a ser los mejores sin mirar su cuenta bancaria, sufren cuando las cosas no van bien y deben lidiar con una presión que les puede superar.

 

La NBA, a la cabeza en esta nueva lucha

Alex Güell (The Wing)

Justo estos artículos llegan cuando la liga y la Asociación de jugadores (NBPA) están trabajando en un programa sobre bienestar mental para sus deportistas, un programa independiente financiado por ambos estamentos y que, tras muchos meses de discusiones, está cerca de nombrar al primer Director de Salud Mental. Una medida de estas pretensiones es una total novedad en las grandes ligas y servirá para dar apoyo, tratamiento y asesoramientos de manera individual a aquellos jugadores que así lo pidan si consideran que las herramientas de su franquicia no son suficientes para salir de ese bache mental.

Todo esto, y mucho más, ya se ha encargado la propia NBA de explicarlo todo lo detallademente que podían.

No hay que olvidar que la NBA es una de las ligas que más esfuerzos destina a qué sus rostros tengan una vida modélica y sepan convivir con lo que significa ser un jugador de la mejor competición de baloncesto del mundo. Los programas para rookies o el Plan de Asistencia al Jugador son algunos de los ejemplos de las acciones que ya realizan.

 

La salud mental, un problema más visible

El aspecto psicológico era uno de los menos trabajados por los deportistas de cualquier ámbito hasta los últimos años, cuando los coaches y los psicólogos especializados en el ámbito deportivo se hicieron una figura más habitual. Primero de manera individual y particular y, poco a poco, cada vez más institucionalizados hasta el punto que varios grandes clubes de varias disciplinas cuentan con su propio equipo de psicólogos.

Y es que la presión, a veces propia y a veces exterior, no deja salir a la mejor versión del deportista que, si nunca logra entender su problema, se mete en un bucle de malas sensaciones del que no es capaz de salir porque, simplemente, no entiende en qué está fallando para que las cosas le estén yendo mal. A más de uno y a más de dos esto le ha provocado vivir en un auténtico infierno practicando el deporte que más amaban. Porque, a veces, los sueños se convierten en pesadillas en un abrir y cerrar de ojos.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This