Conecta con nosotros

NBA

Minnesota Timberwolves cae ante Houston: ¿#FireTom?

Los Wolves caen ante los Rockets poniendo punto y final a su temporada de regreso a los Playoffs.

tom thibodeau

Los Minnesota Timberwolves han visto como los Houston Rockets se han deshecho de ellos por la vía rápida y han puesto el 4-1 en la eliminatoria. Una serie que no ha sido especialmente igualada y en la que los tejanos fueron superiores en todo momento. Si veías la eliminatoria antes de que arrancase es posible que te viniese a la cabeza una barrida de Houston. James Harden y sus compañeros venían de hacer una ‘RS’ para enmarcar y superaron el umbral de las 60 victorias. Además, a esto había que sumarle que los Wolves se habían clasificado a Playoffs con muchos problemas y sin terminar de convencer.

Un 4-1, sin duda, es un resultado muy abultado para este momento de la temporada. Lo que es innegable es que, los dos equipos, llegaban en situaciones muy dispares y la diferencia se hizo notar desde el minuto uno. El primer partido estuvo marcado por la igualdad entre las dos franquicias. Los Rockets arrancaron mal los Playoffs y estuvieron un escalón por debajo de lo acostumbrado. Los constantes errores desde la línea de tres puntos dieron vida a unos Wolves que no supieron aprovechar la oportunidad, un hecho que, de haber sido distinto habría cambiado mucho la eliminatoria. Tras la derrota, algunos fans, ya han pedido la cabeza de Tom Thibodeau, la pregunta es: ¿hay motivos para ello?

 

Minnesota Timberwolves, una camada muy verde

Si en estos Playoffs ha quedado algo claro ha sido que los Minnesota Timberwolves son un conjunto que está muy verde. Más incluso de lo que se podía esperar en un primer instante. Los Wolves han visto como su juventud ha sido castigada en este periodo de la temporada y han pagado por “estar en pañales”. Tras una prórroga dramática ante los Nuggets entraban a una post-temporada 14 años después. Desde el año 2003 los de Mineápolis no se veían envueltos en una situación como esta, desde esa fecha han ocurrido una infinidad de cosas, pero lo consiguieron. Una hazaña que justificó la llegada de Jimmy Butler que ejerció de líder de un conjunto que su gran base estaba formada por jóvenes y sin experiencia en este tipo de encuentros.

Martín Santana (The Wing)

La lista de jugadores que no habían pisado un partido de Playoffs era muy alta: Andrew Wiggins, Karl-Anthony Towns, Gorgui Dieng, Tyus Jones, Nemanja Bjelica, Justin Patton, Marcus Georges-Hunt, Anthony Brown y Amile Jefferson. Es decir, tan solo siete (de los 16 que estaban en el ‘roster’) sabían lo que era jugar un partido de post-temporada. Una situación difícil de llevar y que acabaron pagando muy caro. Principalmente porque su faro en la pintura ha hecho unos primeros partidos más que decepcionantes y su segunda gran promesa, Andrew Wiggins, no ha estado especialmente brillante. Unas situaciones más que compresibles debido a la edad que tienen, pero que deben ir limando de cara al futuro. 

A sus 22 años, Karl-Anthony Towns, se vio obligado a comandar a los Minnesota Timberwolves en los Playoffs de 2018. Este hecho se le ha quedado grande y ha visto como Clint Capela se lo ha comido en los dos lados de la cancha. El ’32’ de los Wolves se vio superado tanto físicamente como psicológicamente por un Capela que se confirmó como la gran revelación de esta campaña y claro candidato al MIP (con permiso de Oladipo). Tras haber sido All-Star promediando 21.3 puntos, 12.3 rebotes y 2.4 asistencias. Towns ha visto como sus estadísticas es estos cinco últimos partidos han caído a los 15.2 puntos, 13.4 rebotes y 2.2 asistencias. Números que muchos achacan a su 22% USG y al poco rendimiento que le ha sacado Tom. Aunque… si te pones a ver los dos primeros partidos de esta serie, muy probablemente, entiendas mejor estos números. Tom Thibodeau arrancaba la rueda de prensa del ‘GAME 2’ explicando el motivo por el cual, Karl-Anthony Towns, no había podido asumir tantos tiros como de costumbre.

Los dos contra uno que platearon al poste la pizarra de Michael D’Antoni fueron una pesadilla para unos Wolves que no supieron contrarrestar esa situación. Además, Towns no se mostró especialmente enérgico para encontrar una posición cómoda al poste y superar a su defensor, Clint Capela. Cuando él estaba en cancha los Wolves anotaban 106 puntos por cada 100 posesiones, números (que pese a ser de ‘RS’) contrastan mucho con el 127 de ORtg que obtuvo en el tramo de ‘regular season’. Además, en defensa no se le vio del todo correcto y sus transiciones defensivas dejaron mucho que desear. Un hecho que llevó a Tom Thibodeau a pedirle que diese un paso más.

 

Jimmy Butler no estaba al 100%

Solo había que ver el partido unos minutos para darse cuenta que Jimmy Butler estaba muy lejos de su estado óptimo de forma. De este modo, Tom Thibodeau, se veía obligado a tener que sobrevivir sin que su estrella estuviese al máximo nivel. Esto fue algo que ocurrió durante la ‘regular season’ y que llevó a los Wolves a pasar de estar en los puestos arriba de la Conferencia Oeste a los suburbios de la lucha por el octavo puesto. Una lesión que cortó una racha impresionante de un equipo que iba directo a estar entre los cuatro primeros, pero que sin Jimmy Butler demostró que son mucho menos. 

ABC Television Group (CC)

Como acostumbra el ’23’ de los Minnesota Timberwolves no falló y estuvo con su equipo en la recta final de la temporada. Muy seguramente el abismo al que se precipitaba su equipo sin él, lo haya forzado a volver sin haber estado del todo bien. Además, a sus problemas de rodillas había que sumarle dolores en la muñeca (que lo impidieron desarrollar su juego cómodamente) y una torcedura de tobillo. En definitiva, como se dice vulgarmente, estaba hecho unos zorros. Sin embargo, siguió jugando e intentando ayudar a su equipo en todo momento. Eso si, no fue suficiente para evitar caer ante los Rockets.

Y precisamente sea Jimmy Butler uno de los principales motivos para no despedir a Tom Thibodeau. El escolta siempre lo ha tenido en gran estima y su figura en el vestuario puede ser una gran baza de cara a renovarlo cuando acabe contrato. Juntos han vivido grandes momentos y costaría pensar que, de primeras, se decidiese cortar con esta relación. Pese a la derrota, el objetivo Playoffs fue conseguido y los Wolves han conseguido, sin brillar, salvar la temporada. La próxima contarán con más experiencia y quién sabe si será el salto de calidad definitivo. La última vez que el ex-técnico de los Bulls cayó en Playoffs fue despedido y salió por la puerta de atrás del United Center.

La decisión de renovar a Wiggins por la millonada que ha hecho será muy cuestionada y los resultados no son para tirar cohetes. Pese a esto, el entrenador cuenta con un proyecto de futuro y posiblemente la temporada próxima estén más arriba. Para ello es esencial que se muevan bien en verano y que sus jóvenes se sigan desarrollando. Especialmente el canadiense que empieza a dar sensación de estancamiento. Salvo sorpresa no se decidirá despedir a un Tom que, el año que viene, afrontará su tercer año al mando de los de Minnesota.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This