Conecta con nosotros

NBA

Jordan, Nike y las Air Jordan que nunca fueron prohibidas

La historia de las zapatillas más famosas de la historia de la NBA no es exactamente como nos la contaron…

Michael Jordan en el concurso de mates de 1988 con las Nike Air Jordan I | Kip-koech (CC)

Michael Jordan en el concurso de mates de 1988 con las Nike Air Jordan I | Kip-koech (CC)

La rumorología hace el mito, y los mitos forjan las leyendas. Y con él, con Michael Jordan, todo es mucho más grande. La historia de las zapatillas prohibidas por la NBA agigantaron para siempre la fábula del mejor jugador de todos los tiempos. Conocida por todos, de generación en generación ha circulado el relato de cómo Jordan desafió a la NBA luciendo unos sneakers prohibidos por David Stern. ¿El motivo? Un color distinto a la equipación de Chicago. Y la normativa era clara:

“A player must wear shoes that not only matched their
uniforms, but matched the shoes worn by their teammates” 

El calzado de un jugador debía ir, cuando la norma era vigente, a conjunto con el uniforme y los zapatos del resto de sus compañeros. Por aquel entonces, el color usado por la mayoría de jugadores NBA era el blanco con tintes del color de la franquicia. En el caso de los Bulls de 1984, rojo, blanco y negro. Las zapatillas de Jordan eran solo rojas y negras: las Air Jordan I serían las primeras de una dinastía de sneakers de colores donde el blanco era un color residual, demasiado habitual para romper el mercado.

Decididos a apostar por Mike como el hombre franquicia, fue Nike quien se ofreció voluntariamente a pagar la sanción que la NBA le impondría al jugador por usar zapatos negros y rojos: serían $5000 por partido. La campaña sirvió para lanzar a la fama el calzado de Jordan, incluso como rookie, y en alguna ocasión han sido llamadas las zapatillas más famosas de la historia de la NBA. Michael Jordan gana, Nike gana y la NBA se embolsa el dinero de la sanción. Triple victoria.

Salvo que la historia, la de verdad, es muy distinta.

La verdad detrás del mito

El 18 de Octubre de 1984, todavía en pre-temporada, Michael Jordan debuta en el Madison Square Garden con Chicago. Es el sexto partido partido de los Bulls, con un balance de 4-1 hasta la fecha. El segundo en un pabellón NBA tras el disputado en el ya en desuso Milwaukee Arena y el primero en un gran escenario. El rival, los Knicks de Bernard King y Hubie Brown que venían de forzar un séptimo contra los Celtics en los playoffs del año anterior. Escenario propicio para empezar una historia así, y una campaña de marketing.

Aquella noche sería la primera vez que Jordan jugaría con las Air Jordan I rojas y negras. O algo parecido. No hay vídeos íntegros del partido [sí alguna foto], pero sí un fragmento del entrenamiento previo y una entrevista que finaliza con una sola jugada: Jordan anotando delante de King. Pero lo importante no fue deportivo; ese día Jordan despertó la atención de la liga, no solo con por los 21 puntos, si no por los sneakers usados en la velada. En el vídeo se puede ver la jugada de Jordan a partir del 1:18.

Esa noche, al contrario de lo que dice la historia oficial, Jordan jugó con unas Air Ship negras. “Estaban coloreadas de una manera que parecieran las nuevas Air Jordan que saldrían en Noviembre” decía Peter Moore, diseñador de Nike. “Estaba hecho de una manera que solo una persona que hubiera visto y tenido ambas en sus manos, podría apreciar la diferencia”. Para la liga y para el mundo, Mike vestía unas Air Jordan I negras. Para Nike era solo ganar tiempo.

Tras poner en jaque a la liga, las oficinas de la NBA llamaron a los Bulls y a Nike al mismo tiempo y se comentó la situación: Jordan no podía vestir zapatillas negras por ir contra la normativa, sin importar si eran un modelo u otro. Las reglas eran para todos, fuera Michael Jordan o el último jugador de rotación de los New Jersey Nets: las botas de los jugadores de los Bulls tenían que ser rojas, blancas y negras y el modelo usado por Jordan no tenía blanco.

Con el miedo de meterse en un problema con la liga incluso antes de debutar oficialmente, Nike y Jordan tomaron la decisión de buscar un modelo que la liga aceptara. Para el debut en temporada regular, en el Chicago Stadium y ante los Washington Bullets, Jordan apostó por un sneaker aceptado por la liga: las Air Ship blancas y rojas. Son las que vistió para casi toda la campaña 1984/85, su año rookie. No hay una sola imagen de Jordan en 1984/85 en un partido oficial vistiendo las Air Jordan I negras. Ni en temporada regular, ni en playoffs.

Contra los Spurs en su noveno partido en la NBA, su primera gran noche (45 puntos, 10 rebotes) en la liga o la primera vez visito a los Lakers de Magic en el Forum, el 2 de Diciembre de 1984. Siempre con las botas rojas y blancas, a conjunto con la equipación de los Bulls y el resto de sus compañeros. Durante cada partido – y hasta que una imagen demuestre lo contrario –, Jordan vistió las Air Ship, perfectamente legales [aquí el vídeo contra los Lakers en el Forum]. Aunque Nike contara que pagó 5.000 dólares por partido para pagar la sanción.

¿De dónde sale la leyenda?

Un poco de aquí, un poco de allá. Para Noviembre, exactamente el día 17, las AJ I ya son una realidad y Jordan usaba las prohibidas zapatillas cada vez que tenía la oportunidad, sabiendo que solo tenía que quitárselas para los partidos oficiales de la liga. ¿El mejor escaparate? El All Star de la NBA de 1985. Michael participa [y pierde la final] en aquel concurso de mates usando las Air Jordan I negras y rojas dejando una icónica imagen con las zapatillas en el poster. La campaña de marketing era monstruosa.

Es tras ese concurso que la NBA envía la carta a Nike: la liga prohibía rotundamente a Michael Jordan usar la zapatillas que vistió el 18 de Octubre (o alrededor de esa fecha). No hay alusión al All Star Game, no hay alusión a una multa y sí a unas conversaciones previas, las mencionadas tras la preseason. Es, ahora sí, el primer aviso oficial sobre las Air Jordan I negras, la joya de la corona de Nike.

Hay más: las portadas de Slam e Insider Magazine, esta con Pat Ewing, el verano de 1985 también fueron con las famosas zapatillas. Nike había apostado al máximo por su jugador estrella y por un diseño novedoso, y la campaña de marketing salió perfecta. Y la rumorología solo hizo que acrecentar la historia, rumores creados y esparcidos por Nike, que nunca ha dejado pasar una oportunidad así de grande (Colin Kaepernick y Serena Williams, los últimos casos).

Pero no. Las bambas no habían salido el 15 de Septiembre (salieron en Noviembre). Y mucho menos, la NBA las prohibió, ya que Jordan, como hemos dejado claro más arriba, nunca las llegó a vestir en un partido. En los últimos días he revisado más de 20 partidos de Jordan de temporada regular en su año rookieademás de todos los que jugó en playoffs y el All Star Game de 1985, su primer partido de las estrellas. Nunca usó las Air Jordan I, aunque nunca quisimos ver la diferencia.

La lengüeta es distinta, la parte posterior de la zapatilla es de colores distintos y la punta igual. Pero como las AJ I eran todavía una idea en la mente de Moore, nadie podía percartarse de esta jugada de Nike. Son, literalmente, distintos zapatos.

 Comparativa entre las dos zapatillas | YouTube – Elaborado por Alejandro Gaitán

Comparativa entre las dos zapatillas | YouTube y Nike – Elaborado por Alejandro Gaitán

 

La herencia de las Air Jordan I

Con la firma de Jordan, Nike volvió al mercado. Converse había firmado a Bird y Magic y el gigante americano, rezagado en las estrellas, firmó al mejor de siempre. Con Mike cambió el mercado: fue el primer jugador-marca de la liga, creando su propio logo, el famoso Air Jordan que a día de hoy representa –Nike al margen– a 14 jugadores NBA: Jimmy Butler, Chris Paul, Blake Griffin o Russell Westbrook. Air Jordan representa, en un acuerdo innovador, a un club de fútbol (Paris Saint Germain) o tiene acuerdos con la MLB, NFL o la NASCAR.

El año pasado, la marca Air Jordan per se valía 3.1 billones de dólares americanos, un 9.25% del total de Nike. La compañía vendió 2.25 millones de dólares en zapatillas… casi ocho veces más que el siguiente, LeBron James, también de Nike. Bloomberg calificó la idea de crear la marca Air Jordan como la #45 entre las 85 ideas más disruptivas de la historia de los negocios, por delante de Facebook, la Super Bowl o Starbucks. Air Jordan, como marca, representa un estilo de vida. Y el logo, el propio Michael Jordan, significa baloncesto.

Por solo 65 dólares, cualquier ciudadano americano podía vestir las mismas zapatillas que el Rookie of the Year, las que la NBA de la mano de David Stern prohibió y que Nike decidió pagar la multa para que Jordan pudiera seguir vistiendo. Las zapatillas de la campaña de marketing más grande de la historia, basada, eso sí, en una mentira.

Michael Jordan con las nuevas Air Jordan

Michael Jordan presenta unas nuevas Air Jordan | Bryan Horowitz (CC) – (modificada por Alex Güell)


UPDATE – También hay un vídeo de Michael Jordan en su tercer partido de pre-temporada, antes de su año rookie, vistiendo las Air Jordan I negras y rojas. Es posible que las usara durante toda la preseason antes de que la NBA decidiera tomar cartas en el asunto. También es posible que solo las llevara en esos dos partidos. Pero como se puede ver en la carta de la NBA a Nike, fue el partido del día 18 en el Madison el que les hizo realmente saltar las alarmas. Aquí el vídeo (segundo 0:10). En el primero partido con los Bulls, el 8 de Octubre, también las usó. Aquí el video (segundo 2:48).

NdA. Gracias a Javier Bógalo por la ayuda a la hora de conseguir vídeos completos de los partidos de Micheal Jordan en su temporada rookie y a Emilio Cobos por la ayuda a la hora de hablar de sneakers, un tema del que domina más que nadie y que para un servidor era absolutamente nuevo.

Bibliografia. Basketball-Reference, Yahoo, SoleCollector, Chicago Tribune, ESPN, YouTube, Bloomberg, Forbes, Rutracker.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This