Conecta con nosotros

NBA

Los mejores Sacramento Kings de la historia

Recordamos el mejor equipo de Sacramento Kings, un grupo que sorprendió a todo el mundo y casi consigue la gloria.

Chris Webber era uno de los jugadores clave de aquellos Sacramento Kings

inboundpass (CC)

Hoy vamos a hablar de uno de los mejores equipos sin anillo, o incluso el mejor, de las últimas dos décadas, un conjunto que enamoró a los espectadores y provocó que muchos aficionados empezaran a seguir la NBA solo para ver sus partidos. Estamos hablando de los Sacramento Kings y el último equipo realmente competitivo del que disfrutaron en la capital californiana, un equipo que dio mucho espectáculo en el paso del siglo XX al XXI.

 

Origen y ascenso del equipo

Desde su llegada a la ciudad de Sacramento en el año 1985, los Sacramento Kings solo habían conseguido acceso a “PlayOffs” dos veces en 13 temporadas. La estrella de este equipo, Mitch Richmond, no conseguía comandar de manera exitosa un proyecto abocado a la mediocridad más absoluta. Todo esto cambió en 1998, cuando el equipo cambió totalmente de rumbo y adquirió piezas que se convertirían en las claves del posterior éxito de la franquicia.

Como primer cambio, Rick Adelman se puso al mando del equipo, lo cual ya significó un cambio de estilo brutal. Se tomó una decisión que fue muy criticada y acabó cambiando el rumbo del equipo; Mitch Richmond y Otis Thorpe fueron traspasados a Golden State Warriors a cambio de Chris Webber. Además, se consiguió la llegada de Vlade Divac, anteriormente en Charlotte Hornets, en la Agencia Libre, conformando una de las parejas interiores con más expectativas de la liga. Dos “rookies” vital importancia llegaron también ese verano. Desde el PAOK griego llegó Peja Stojakovic, elegido dos años antes en el “Draft”. También llegó uno de los bases más creativos y con mejor manejo de la historia de la NBA, Jason Williams.

Estos movimientos convirtieron a los Kings en uno de los equipos más divertidos de ver, además de afianzarles en la élite de la Conferencia Oeste. Tras dos años dubitativos en los que el proyecto subía, pero no era aún candidato, la temporada en la que cambiamos de siglo, se produjo la explosión del equipo. Las llegadas de grandes jugadores de rotación entre 1998 y 2000, la adquisición de un especialista defensivo como Doug Christie y la elección de Hedo Turkoglu terminaron de definir un equipo que se presentaba como candidato a destronar a Los Angeles Lakers de Shaquille O’Neal y Kobe Bryant. En el año 2000, el duelo californiano de primera ronda se saldó con una victoria oro y púrpura por 3-2, en una temporada en la que ganarían el anillo. En el 2001, los Kings volvían a ganar una eliminatoria de PlayOffs 20 años después, pero se encontraban de nuevo con la apisonadora angelina y no pudieron ganar ningún encuentro a los que a la postre serían campeones de la NBA por segundo año consecutivo. Tras dos años cayendo ante los grandes dominadores de la liga, los cuatro enfrentamientos anuales entre ambas franquicias eran partidos muy bonitos a la par que tensos, ya que ambos sabían que el otro era su principal obstáculo a superar para conseguir ser campeón de la NBA.

 

La mejor temporada de Sacramento Kings

Lo que se pudo ver en el año baloncestístico 2001-2002 en California fue a uno de los equipos mejor planteados de las últimas décadas, probablemente el mejor de los que no tienen corona. Con el traspaso de Jason Williams llegó Mike Bibby, que formaba junto con Doug Christie, Peja Stojakovic, Chris Webber y Vlade Divac un gran quinteto titular. Desde el banquillo, Hedo Turkoglu, Bobby Jackson, Lawrence Funderburke y Scott Pollard aportaban lo suficiente para convertir al equipo en candidato al anillo.

La temporada regular fue fantástica, con un récord de 61 victorias y 21 derrotas, liderando el Oeste por primera vez desde 1979. Chris Webber fue elegido en el Segundo Mejor Quinteto de la NBA además de ir junto con Peja Stojakovic al “All-Star”. Doug Christie fue reconocido como uno de los mejores defensores de la liga, entrando en el Segundo Quinteto Defensivo. En PlayOffs, los californianos despacharon sin excesivos problemas a Utah Jazz (3-1) y Dallas Mavericks (4-1), llegando a las Finales de Conferencia con la oportunidad de evitar el “threepeat” de Los Angeles Lakers, además de vengarse por las dos eliminaciones sufridas en temporadas anteriores. Sin duda, estamos ante una de las eliminatorias más controvertidas de la historia de la NBA.

Tras dividir las victorias en los dos estadios y poner la eliminatoria con un igualadísimo 2-2, los Kings ganaron un apurado quinto partido, por lo que se encontraban ante la oportunidad de pasar a las Finales de la NBA, que serían contra New Jersey Nets. El sexto partido en el Staples Center es uno de los más polémicos que se recuerdan. El partido había discurrido sin grandes incidencias. El marcador estaba igualado al inicio del último cuarto, cuando empezó el festival de despropósitos. En los últimos 12 minutos, la franquicia angelina disfrutó de 27 tiros libres, convirtiendo 21 de ellos, sumando solo cinco tiros de campo. Divac y Pollard fueron expulsados por hacer seis faltas cada uno, alguna de ellas muy dudosa. Los propios periodistas de Los Angeles Lakers reconocen que contaron casi una decena de errores de bulto en contra de Sacramento Kings solo en el último cuarto, lo cual sin duda decantó la eliminatoria, que acabaría de la peor manera para los pupilos de Adelman, con una derrota muy igualada en su casa en el séptimo partido.

En 2008, Tim Donaghy, árbitro expulsado de la NBA por un escándalo con las apuestas en 2007, presentó un informe en el que se acusaba a dos de los árbitros de ese partido de seguir órdenes directas de la NBA para forzar un séptimo partido. Aquí, alegaba que la liga quería aumentar las cifras televisivas y económicas derivadas de esa serie, una de las mejores que se recuerdan. También se ha dicho en varias ocasiones que unas Finales entre Sacramento Kings y New Jersey Nets no habrían tenido tanta repercusión mundial, positiva para la globalización de la liga, como el tercer anillo consecutivo de una franquicia histórica que contaba en sus filas con Shaquille O’Neal y Kobe Bryant, dos de los jugadores más mediáticos del momento. La NBA declaró que el arbitraje había sido pésimo, pero no vio pruebas de amaño.

 

El inicio del fin

Las dos siguientes temporadas fueron muy similares, siendo Sacramento Kings uno de los mejores equipos en temporada regular. En ambos casos superaron la primera ronda con facilidad y empezaron la segunda con buen pie, pero ambas se truncaron. En 2003, una dura lesión de rodilla de Chris Webber que le tuvo apartado ocho meses de las canchas truncó los sueños ese año y acabaron perdiendo contra Dallas en siete partidos. También fueron siete los partidos que necesitó Minnesota para ganar las Semifinales de Conferencia, en un momento que significaría un antes y un después.

Los dos años posteriores, pese a contar con gente de calidad, supusieron el final de un sueño que nunca alcanzó su máxima cota. Pese a seguir haciendo buen papel y llegando a la postemporada, se marcharon Vlade Divac, Doug Christie, Bobby Jackson, Chris Webber, Peja Stojakovic y Rick Adelman, véase, el núcleo de aquellos aspirantes al título. Esto era 2006, cuando iniciaron un proceso de reconstrucción que 11 años después aún no ha dado sus frutos, ya que no han vuelto a entrar en Playoffs.

 


 

 

Este gran equipo de Sacramento Kings, que sufrió derrotas muy duras por culpa de diversos factores, era un grupo de puro talento que se unió para hacer las delicias de los espectadores durante más de un lustro, y es seguro que será recordado durante años con tristeza por ser uno de los más famosos reyes sin corona.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This